Los héroes caídos de la exploración espacial

Compartir

El ser humano tiene la necesidad de explorar, de no quedarse quieto, de seguir adelante. Desde mediados de la década pasada volteamos al cielo a expandir nuestras fronteras y explorar el espacio. Toda exploración tiene riesgos y muchas de estas exploraciones han cobrado vidas; la exploración espacial no es la excepción.

challenger-accidente

 

Explosión del Transbordador Espacial Challenger el 28 de enero de 1986. Cobró la vida de los astronautas: Jarvis, McAuliffe, McNair, Onizuka, Resnik, Smith y Scobee. (Cortesía: NASA)

 

Ya han pasado poco más de 11 años desde el último gran accidente de la exploración espacial: la desintegración durante la reentrada a la Tierra del Transbordador Espacial Columbia el 1 de febrero de 2003. La primera semana de febrero de cada año NASA la usa para recordar la muerte de 17 de sus astronautas de y un total de 30 fatalidades de exploradores del espacio en sus vehículos o en entrenamientos para convertirse en astronautas. Hablemos de estos accidentes que han tomado la vida de estas personas, que recordamos como héroes al arriesgar su vida para ir más allá de las fronteras de nuestro propio planeta.

El primer caído fue Vladimir Komarov, cosmonauta ruso que falleció en el fatídico viaje inaugural de la cápsula Soyuz en la misión Soyuz-1 un 24 de abril de 1967. El paracaídas de su cápsula no abrió y se impactó cual meteoro contra la superficie del planeta. Los también cosmonautas rusos Dobrovolsky, Patasyev y Volkov fallecieron en 1971 durante la misión Soyuz-11 que se mantuvo 22 días en el espacio y se acopló con la estación espacial Salyut-1. Durante su reingreso a la Tierra la cápsula tuvo una despresurización fatal y los tres cosmonautas se asfixiaron 40 segundos después de su desorbitación. Los Rusos aprendieron de sus errores con las cápsulas Soyuz convirtiéndola en la más usada y más segura del mundo, con más de 1,700 lanzamientos sólo ha fallado en 23 ocasiones con sólo 4 muertos, con poco menos 2% de posibilidades de morir con los Rusos.

Los Estados Unidos han tenido una buena parte de pérdidas también. Es posible recordar el fallido lanzamiento del Transbordador Espacial Challenger que cobró las vidas de 7 astronautas: Comandante Dick Scobee, el piloto Smith, Resnik, Jarvis, McNair, Onizuka y la maestra Christa McAuliffe. La explosión se atribuye a un error de diseño de la extinta compañía Morton Thiokol que ahora es parte de Alliant Techsystems (ATK), vapores calientes de los Cohetes de Combustible Sólido escaparon de tal forma que calentaron el tanque externo que finalmente explotó 72 segundos después de su lanzamiento el 28 de enero de 1986.

El otro accidente importante que se recuerda es la desintegración durante la reentrada del Transbordador Espacial Columbia, el 1 de febrero de 2003. La pérdida de varios mosaicos térmicos en áreas críticas supercalentó el vehículo y su estructura se terminó colapsando por la fuerza de su reingreso a nuestro planeta. Ese día el comandante Rick Husband, el piloto McCool y los astronautas Brown, Anderson, Clark, la hindú-americana Kalpana Chawla y el primer astronauta Israelí Illian Ramon perdieron la vida de una de las formas más catastróficas que se pueden recordar.

Además, en Tierra otros tantos accidentes han perdido la vida durante el entrenamiento. La primera fatalidad fue del cosmonauta ruso Vladimir Bondarenko en 1961 quien murió en una cámara de entrenamiento durante un incendió por una chispa eléctrica. Su muerte dio lugar a eliminar la utilización de oxígeno puro dentro de todas las cápsulas rusas a una mezcla de oxígeno y nitrógeno para evitar esas explosiones. Un accidente muy similar ocurrió durante el ensayo del lanzamiento del Apolo 1, que se incendió por una chispa en el pad de lanzamiento y cobró las vidas del legendario Gus Grimson, el también reconocido Ed White, y el novato Roger Chaffee un 27 de enero de 1967.

El avión entrenador por excelencia de NASA, el T-38, ha cobrado la vida de 4 astronautas. Thedore Freeman en 1964, no pudo escapar a tiempo de su avión después de que el impacto de un ganso rompió su cabina y pedazos del plexiglás incendiaron ambos motores. See y Bassett se estrellaron en Missouri en 1966 cuando el mal tiempo les impidió alcanzar la pista de aterrizaje de la fábrica del extinto productor McDonnell Douglas. Finalmente Clifton C. Williams quien por un problema técnico perdió control de su avión y se estrelló en una plantación en Florida.

Caso muy especial es el del piloto del avión cohete X-15 de North American, Michael J. Adams quien volando por encima de la línea imaginaria que limita la Tierra del espacio (para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos es 80 km, para la Federación Internacional de Aviación es 100 km) perdió el control de su vehículo volando a más de Mach 5 y se desintegró en su caída. Durante su entrenamiento, quien sería el primer astronauta afroamericano Robert H. Lawrence cuando perdió el control de su F-104 Starfighter al momento de aterrizar; el paracaídas de su asiento eyectable no se abrió y murió por el impacto en el piso. Ambos perdieron su vida en 1967.

El caso más raro de todos las muertes fue la pérdida en entrenamiento del Cosmonauta ruso Sergei Yuriyevich quien se ahogó durante un entrenamiento de recuperación acuática en el Mar Negro. Su muerte es la más reciente en la historia rusa sucediendo el 11 de julio de 1993.

Para finalizar esta lista de héroes caídos tenemos al primer hombre en viajar al espacio. El siempre reconocido Yuri Gagarin, quien viajó en la misión Vostok-1 dando una órbita a la Tierra el 12 de abril de 1961, perdió su vida en un vuelo de entrenamiento para la misión Soyuz-3. Volando en su avión entrenador MIG-15 se le dio información incorrecta sobre el clima a donde debía volar y finalmente perdió el control de su aeronave. En aquel entonces, el gobierno Soviético encubrió su muerte diciendo que volaba un avión secreto que fue impactado por un pájaro para no quedar en ridículo.

Tomemos un momento para recordar a estos héroes quienes dieron su vida para continuar la exploración espacial y seguir con nuestra expansión fuera de la frontera de nuestro planeta. Sus muertes han significado crecimiento tanto tecnológico como en el conocimiento del universo y en última instancia de nosotros mismos.

Acerca de Genaro Grajeda

autor

Estudiante de Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de Texas en Arlington; 28 años. Desde muy joven me he interesado en temas de ciencia y tecnología, especialmente en Física y Astronomía; sus aplicaciones y los spinoffs tecnológicos que obtenemos de las diversas investigaciones del pasado. Me agrada compartir la ciencia de manera comprensible y quitar el término ficción a la ciencia ficción.

Twitter: @Astro_Gee

Artículo original: http://isopixel.net/archivo/2013/02/los-heroes-caidos-de-la-exploracion-espacial/

 

Comentarios de Facebook