Apuesta comercial en productos creados con paja del trigo

Compartir

Proyecto de la unidad de desarrollo tecnológico de la U. de Concepción .Uno de los objetivos de esta propuesta es reducir los incendios forestales en el sur e introducir este material como alternativa a la biomasa forestal. La idea es darle una utilidad productiva al millón 300 mil toneladas de paja de trigo que se desechan al año en el país, luego de analizar sus posibilidades con este proyecto que dura hasta 2012.

La demanda por biomasa forestal en Chile ha ido aumentando de manera sostenida. Junto a los usos tradicionales, como madera aserrada, celulosa, tableros y leña, se están estableciendo usos alternativos para este elemento, como la transformación termoquímica, la generación de energía, la producción de biomateriales y la extracción de compuestos químicos de interés.

Aumento de valor

Esto, a mediano plazo, provocará un aumento en el valor de esta materia orgánica en el mercado nacional. Alex Berg, director ejecutivo de la UDT, menciona que “con el valor comercial que se le está dando a la madera, la demanda está por superar a la oferta”.

Bajo estas condiciones, la Unidad de Desarrollo Tecnológico, financiada por el FONDEF, está trabajando en un proyecto llamado “Desarrollo de productos comerciales a partir de paja de trigo”, para el cual se empezó a investigar el año pasado y se espera se finalice el 2012.

En Chile se producen 1,3 millones de toneladas de paja de trigo al año, pero se logra trabajar sólo con el 45% de esta cantidad, ya que el resto se quema.

Qué se busca

Dicho plan tiene como objetivo introducir la paja de trigo como materia prima lignocelulósica (ver recuadro) alternativa a la tradicional biomasa forestal. Ricardo Araneda, investigador del proyecto, cuenta que “queremos que este material tenga un uso más allá del que se le da en Chile”, argumentando que “acá este producto se usa sólo para construir casas de adobe y hacer fogatas. En otras palabras, queremos darle un valor agregado y que no sea prácticamente un desecho”.

Para esto, se debe evaluar los aspectos logísticos, técnicos y económicos asociados a la recolección, transporte y almacenamiento del producto, realizando una evaluación técnico-económica de la tecnología.

También, se requiere contar con un proceso de deslignificación (ver recuadro) tecnológico y simple, idealmente de una sola etapa, y obtener no sólo pulpa de paja de trigo como producto comercial del proceso, sino también lignina y carbohidratos disueltos como suplemento alimentario para bovinos.

Los usos del producto

La presente propuesta asume este desafío y plantea que los tres productos mencionados serán utilizados para producir papel, un biofertilizante nitrogenado y un complemento alimentario para vacunos, respectivamente.

Cecilia Fuentealba, directora alterna del proyecto, afirma que “con lo que estamos llevando a cabo, pretendemos darle uso a una materia prima que no esta siendo valorizada”. También, revela que “este trabajo se había postulado dos veces antes con otros productos, pero la realidad nacional no estaba preparada”.

Empresas asociadas

En esta propuesta participan las empresas Granotop S.A., Bioleche Ltda y Norske Skog Bío Bío Ltda; las dos primeras como productores de la tecnología; Bioleche, adicionalmente, como usuaria de los productos lignina y carbohidratos disueltos, y Norske Sltog como usuaria de pulpa celulósica.

1.3 MILLONES de toneladas de paja de trigo se producen en Chile al año.

3 AÑOS: Duración del proyecto de investigación. Empezó el 15 de diciembre y termina en la misma fecha del 2012.

55%: Porcentaje de paja de trigo que es quemada, por lo que se trabaja con menos de la mitad de este producto.

5: Investigadores que trabajan en el proyecto junto a Alex Berg y Cecilia Fuentealba.

Mano de obra

Para el desarrollo de este proyecto se cuenta con un grupo de investigación que incluye también indagadores jóvenes y estudiantes.

Se trabajará estrechamente con la Universidad Tecnológica de Helsinki, Finlandia, y el Centro Federal de Investigación del Bosque y la Madera, en Hamburgo, Alemania. Dichas instituciones son los líderes indiscutidos en el área de interés a nivel global. A nivel nacional, se contará con la cooperación del Instituto de Investigaciones Agropecuarias Ouilamapu, para la ejecución de ensayos de aplicación del biofertilizante y el alimento animal.

Por otra parte el staff de este proyecto cuenta con cinco investigadores, entre los que destacan Claudia Tramón, ingeniera química, y la doctora Pamela Williams, ambas profesoras de Ingeniería Agrícola y Agronomía, respectivamente, en la sede chillaneja de la Universidad de Concepción.

Apoyo al medio ambiente

La paja de trigo es altamente inflamable: se quema mediante el roce, lo que genera una pérdida considerable de una materia prima utilizable y serios problemas ambientales y riesgos de incendio.

En Chile, se pierden cerca de 50 mil hectáreas al año por incendios forestales. En los últimos 10 años se han registrado, en promedio, cinco mil de ese tipo de catástrofes anualmente.

Al respecto, el director del proyecto, el ya mencionado Alex Berg, afirmó que “una de las grandes ventajas de este trabajo es que, ambientalmente hablando, se reducen las posibilidades de incendios forestales en el sur, algo que es muy favorable para esa zona”. A su vez, el ingeniero químico agregó que “producir paja de trigo cuesta la mitad que hacer lo mismo con la madera”.

Fuente: El Diario de Concepción – 18 Septiembre 2010

Comentarios de Facebook