Becas Chile

Compartir

En el editorial de ayer se comentan los reparos que el Consejo de Rectores de la Universidades Chilenas ha expresado sobre la discriminación entre los montos que se asignan a los becarios nacionales y aquellos del programa Becas Chile para estudios en el extranjero, lo que transforma a este programa en una competencia injusta para los doctorados nacionales. También se señala que nuestros programas de doctorado deben adoptar “estándares internacionales para ser alternativas competitivas en la opción de los estudiantes”.

Al respecto, es necesario recalcar que los programas de doctorado nacionales acreditados son competitivos respecto de la calidad de los profesores y estudiantes participantes, pero tenemos deficiencias serias en cuanto a la infraestructura y equipamiento de primer nivel. Los esfuerzos desplegados por algunos programas, como los del Mecesup, han sido insuficientes en este sentido. Aun más, en el mensaje del 21 de mayo de 2008, la Presidenta Bachelet, al anunciar el ambicioso Fondo Bicentenario de Capital Humano, se comprometió a establecer un programa de equipamiento científico al que se destinarían US$ 30 millones. Sin embargo, este compromiso no se ha cumplido.

La infraestructura de la que disponen los investigadores nacionales es penosa, su equipamiento mediano y mayor no se ha renovado por décadas, y deben recurrir a centros extranjeros para poder publicar los resultados de sus investigaciones en revistas de primer nivel. Alrededor del 60% de las publicaciones nacionales cuentan con coautores extranjeros, muchas de ellas por la falta de equipamiento moderno en nuestro país. Tanto la formación de profesionales en nuestras universidades, como la generación y aplicación del conocimiento, no se lograrán si no renovamos urgentemente la infraestructura científica que el país posee.

Jorge Babul C.
Presidente Consejo de Sociedades Científicas de Chile

Comentarios de Facebook