Cáncer a la vejiga casi se cuadruplicó en los últimos 30 años en Antofagasta

Compartir

Efectos del arsénico en el agua potable. Estudio de U. de Los Andes revela riesgo para 400 mil personas que vivieron o nacieron en la zona entre 1955 y 1989.

Por Alejandro Rojas M.

Durante cuatro décadas 400 mil habitantes de esta ciudad estuvieron expuestos a altas concentraciones de arsénico, químico presente en la naturaleza y altamente nocivo para la salud humana, que contenían las aguas captadas desde la aducción Toconce, que surtían a la población local.

Para doctores y científicos las generaciones entre los años cincuenta y los noventa tienen mayor propensión a contraer cáncer. Ahora se sabe que el arsénico tiene una gran responsabilidad en la explosiva aparición de diversos tipos de cáncer, especialmente, el de vejiga.

Un reciente estudio de la Universidad de Los Andes reveló que en los últimos 30 años casi se cuadruplicó la tasa de mortalidad de hombres con cáncer a la vejiga. En el caso de las mujeres la cifra se triplicó.

Pese a que desde la década de los noventa los niveles de arsénico en el agua potable bajaron drásticamente -lo que se acentuó desde 2003 con la puesta en marcha de una planta desalinizadora de agua de mar-, la investigación estableció que el daño se mantuvo en personas que nacieron en la zona y cuyas madres consumieron durante el embarazo, hasta 1989, agua con arsénico.

El estudio indica, por ejemplo, que entre 1955 y 1977 las muertes en hombres se duplicaron (de 3 a 6% de los casos tratados) y se triplicó en mujeres (2 a 6%). En los años ochenta, los índices se mantuvieron estables, pero en las últimas dos décadas se produjo en alza explosiva a 22% (hombres) y 18% (mujeres).

Cómo prevenir

El doctor Hugo Benítez, vicepresidente del Colegio Médico, dijo que el riesgo de contraer cáncer a la vejiga en Antofagasta es entre seis a siete veces mayor que en el resto del país.

Cifra que avalan estadísticas del servicio de patología del Hospital Regional y recintos asistenciales privados, que indican 72 casos de cáncer a la vejiga en 2008; 67 en 2009 y 42 durante los seis primeros meses de 2010.

La doctora Catterina Ferreccio, epidemióloga del departamento de salud pública de la PUC, explicó que evitar la comida chatarra (privilegiando alimentos antioxidantes como frutas y verduras), el cigarrillo y el sedentarismo es indispensable para prevenir la enfermedad.

“Un 30% del cáncer puede disminuir con prácticas saludables”, indicó.

A fines de la década de los cincuenta, el agua captada desde Toconce, en la precordillera de la Región de Antofagasta, tenía 800 microgramos por litro de arsénico.

Hoy el agua que consumen los antofagastinos cumple con la normativa de la Organización Mundial de la Salud, de un máximo de 10 microgramos por litro.

Fuente: El Mercurio – 21 Junio 2010

Comentarios de Facebook