Chile procura invertir 2 por ciento del PIB en investigación y desarrollo

Compartir

El gobierno chileno pretende aumentar la inversión en investigación y desarrollo (I+D) del actual 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), a 2 por ciento en los próximos ocho años.

Esta meta está incluida en el programa de cuatro años de la actual administración del presidente chileno Sebastián Piñera, quien indicó recientemente que aumentará los recursos destinados a I+D para acercarlos a niveles del mundo desarrollado.

En 2006 se creó el Fondo de Innovación para la Competitividad, con recursos provenientes del “royalty” (impuesto especial) minero, los cuales han multiplicado por tres el dinero destinado a investigación en el periodo 2006-2010, cifra que equivale a 700 millones de dólares en cuatro años sólo en inversión pública.

Sin embargo, la inversión privada en esta materia ha sido relativamente baja y el gobierno buscará la forma para incentivarla.

En la actualidad la inversión anual en I+D alcanza 0,7 por ciento del PIB, mientras que en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, a la que Chile ingresó en diciembre pasado, es cercana a 2,3 por ciento.

Expertos locales han señalado que Chile necesita incentivar la instalación de empresas extranjeras en el país, apoyar el desarrollo de compañías a nivel local, fortalecer y hacer cumplir las leyes de propiedad intelectual y desarrollar el capital humano.

Por su naturaleza, la I+D, en especial la innovación tecnológica, tiene un intensivo consumo de capital y requiere de bancos y capital de riesgo dispuestos a apostar en este campo.

Muchas empresas, especialmente las más pequeñas y medianas, a menudo expresan que, a pesar de los altos retornos asociados a la inversión en proyectos de investigación y desarrollo, los riesgos potenciales son mayores que los beneficios, por lo que el financiamiento es escaso.

La estatal Corporación de Fomento (Corfo) anunció esta semana que tomará medidas para mitigar ese riesgo y ofrecer garantías a los bancos para incentivar el otorgamiento de créditos a pymes.

En tanto, el ministerio de Economía trabaja en un proyecto de ley para otorgar a las empresas incentivos tributarios a la investigación y el desarrollo.

La baja inflación, la estabilidad macroeconómica y la apertura de Chile lo hacen uno de los tres destinos más atractivos para la inversión en América Latina, junto a Brasil y Perú.

Pese a la crisis económica global, en los últimos años, Chile se ha convertido en uno de los líderes de la región en I+D.

Los recursos públicos destinados a Ciencia, Tecnología e Innovación contaron con un alza de 19 por ciento en el presupuesto para el año 2010, lo que es inédito en un escenario de crisis global.

No obstante, existe consenso para incentivar la participación privada a partir de la generación de los incentivos adecuados que estimulen la I+D al interior de las empresas, así como consolidar una institucionalidad moderna y eficiente al servicio de investigadores, académicos y para el país en general.

La tarea inmediata de las autoridades consiste en estimular la participación del sector privado en I+D, con la finalidad de que Chile alcance estándares similares a los de países desarrollados.

Con ese mismo objetivo, el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad, conformado por académicos, investigadores y empresarios, impulsa instrumentos y programas de colaboración con los consorcios tecnológicos empresariales, universidades y empresas.

Aunque el país está abocado a la reconstrucción de la catástrofe dejada por el sismo del pasado 27 de febrero, el gobierno chileno parece decidido a profundizar los avances en materia de Investigación y Desarrollo, lo cual es vital para retomar su crecimiento económico y avanzar en el desarrollo sustentable.

Fuente: PeopleDaily.com.cn – 5 Mayo 2010

Comentarios de Facebook