Cómo ganarse el Premio Nobel

Compartir

Hace pocos días atrás salió en un periódico de circulación nacional los “consejos” de varios premios Nobel de cómo hacer buena ciencia. Una de las cosas que más me llamó la atención de este reportaje es que hablaban de que lo que más nos falta como científicos, es poder comunicarnos con el medio que no está en nuestra área. En esto tienen toda la razón, recordemos uno de los casos más emblemáticos en Chile: el famoso artículo que salió en 2008 sobre un posible terremoto que afectaría la zona sur entre 8,0 y 8,5º Richter y, que por supuesto, todos nos enteramos de él a la semana siguiente del terremoto.

¿Qué podemos hacer para solucionar esto? Según ellos, el primer paso es explicarles a nuestras familias en qué estamos trabajando, de modo que todo nuestro entorno entienda algo de ciencia y qué se hace en los laboratorios; cada uno de nosotros podríamos animarnos a hacerlo y no tener que esperar que se enteren el día que vayan a vernos en la defensa pública de nuestras tesis.

Los otros “consejos” los deben juzgar ustedes mismos. Lo primero es trabajar los fines de semana, cuando el laboratorio está más tranquilo, puesto que hay poca gente trabajando. Creo que todos los que estamos en esta área, sabemos que muchas veces nos ha tocado o nos tocará ir al laboratorio en el futuro, aunque personalmente no me gusta mucho y creo que nunca me gustará, pero con correcciones de papers que siempre son “para ayer”, es necesario hacerlo. En los últimos meses tuve que ir casi todos los fines de semana porque estaba terminando mi tesis doctoral. No creo que sea algo que recomendaría, porque trabajar sola y creer que eso es lo mejor, habla de qué tan egoístas somos y que tan enajenado del mundo podemos llegar a estar.

Por su puesto que varios de los “consejos” incluyen tener una pareja que comprenda qué significa ser un científico y entenderlo… ¿qué hay que entender? ¿Qué vivimos para trabajar y satisfacer nuestros egos con publicaciones y dejar de lado a nuestras familias y parejas? ¿De qué sirve tener una pareja comprensible y si no tendremos tiempo para compartir con ellos? Me imagino que para estos grandes personajes (que sin duda sí lo son) tener hijos no es una prioridad y no está en los planes. ¡¡Françoise Barré-Sinoussi (Premio Nobel de Medicina 2008) dijo que su marido la tuvo que llamar para que se fuera a la iglesia donde se casarían porque estaba trabajando ese día!! No es que firmar un papel sea lo más importante del mundo, pero creo que es un paso importante en la vida de una persona como para que te lo tengan que recordar…

No cuestiono a estos grandes científicos mundiales, sin embargo, creo que no es como me gustaría vivir mi vida ni ver que mis amigos lo hicieran. Una de ellas me comentó “creo que nunca me ganaré un Nobel, porque desde que nació mi hijo, ya no voy a trabajar los fines de semana”. No sé si esa es la actitud que hay que tener, sin embargo, a mí me parece la correcta. Aún así, insisto: juzgue usted mismo.

Autor:

Carolina Muñoz
Químico, mención Industrial, PUC
Doctora en Química, PUC

Comentarios de Facebook

7 comentarios sobre «Cómo ganarse el Premio Nobel»

  1. Estimados, gracias a los que se han dado el tiempo de comentar esta columna.

    Por los comentarios, creo que jamás se llegará a un consenso de cuanto es el tiempo que se le debe dedicar a la investigación o si es la calidad lo que importa, o simplemente llegar a la mejor relación tiempo/calidad.

    Sin lugar a dudas el aporte de los premios Nobel son indiscutibles, son geniales y no pongo en duda que se lo merecen por una larga trayectoria, por investigaciones potentes o el calificativo que más les guste.

    Yo no creo haber hecho un doctorado tormentoso, de hecho, me apasionó mi tema de tesis y en mis vacaciones andaba recolectando muestras de algas!! No creo que tener una publicación te haga ser mejor persona, ni mejor científico ni que por ella te puedan juzgar como persona. Sin embargo, el transfondo de esta columna es lo que se ha generado aquí, discusión sin descalificación, sin enojos y con altura de miras, donde cada uno exponga su punto de vista.

    Creo que nuestras investigaciones son de y para la sociedad, debemos salir de nuestros laboratorios y revertir la percepción de la gente que en Chile no se hace ciencia y no son importantes los científicos. ¿Eso es tarea de unos pocos geniales o de todos?

    Carola Muñoz

  2. Estimada Carolina,

    El tema respecto de que es ser un buen cientifico, que significa ser un cientifico reconocido o que se necesita para realizar un trabajo hermoso que sea aplaudido por tus pares es recurrente. Desde mi punto de vista no se necesita hacer NADA. No hay forma de que puedas hacer algo que transforme ideas mediocres en ideas geniales, no hay nada que pueda reemplazar la obsecion compulsiva por resolver un problema si detenerse ante nada. Eso, intuyo, es lo que hace la diferencia entre un cientifico que llegara lejos de otro que no pasara de ser solo bueno. No estamos hablando de que te hace ser mejor persona, pues eso no tiene nada que ver. No podriamos juzgar que hace feliz a otro, si ver el resultado de una vida de trabajo en torno a una inquietud que surgio en tu niñez te hace tan feliz como casarte o tener hijos es un pelo de la cola, pues pueden ser eventos igualmente reconfortantes.
    Claro que trabajar los fines de semana es mejor que no trabajar el fin de semana. Siempre hay algo que hacer en relacion al laboratorio, como podria uno negar este hecho? imposible, pues 1) deseas que llegue el fin, por eso estas enfocado en responder algo, te quita el sueño, esa intranquilidad del problema no resuleto funciona como un motor que te impulsa a olvidarte del resto y trabajar en la solucion de tu problema. 2) la estructura del trabajo es asi, hasta hace unos 150 años, solo podias ser cientifico si tenias mucho dinero, hoy debes ganarlo mediante concursos que no ganaras sino publicas lo suficiente y sin experimentos no hay publicaciones. Esto ultimo es malo solo desde el punto de vista que mucho de lo que se publica habria quedado mejor si es que hubiese mas tiempo para complementar con experimentos mas elegantes.
    Por ultimo, si estas en la carrera del Nobel, es porque comenzaste sin la idea de ganarlo y estabas tan obsecionado/enamorado de tu pregunta que trabajaste incansablemente durante años situqacion que te llevo a ser considerado por tus pares como un experto merecedor de un premio…no hay mas vuelta.
    Muchos de nosotros que tenemos familia y nos dedicamos a ella, dificilmente estamos o estaremos en carrera por un gran premio. Pero perfectamente entendemos que es lo que significa y no esta mal que sea asi pues finalmente no hay mejor investigador que el que investiga 24/7. Personalmente nunca me quejaria de un sistema injusto, pues la alternativa seria la de siempre…bajar los estandares para que los que no alcanzan y eso esta mal. Los estandares de calidad en ciencia a todo nivel siempre deben aumentar, exigir mas a todo nivel nada malo va a producir, muy por el contrario, mejorara nuestra produccion cientifica. Quizas este sea el camino para que ayudemos a formar a un futuro premio Nobel.

  3. Querida Carolina, veo que eres una de las cientos de personas que viven una parte de su vida haciendo un tormentoso doctorado y terminan pensando como otros que nunca ganaran nada, un paper es un gran triunfo y un reconocimineto para ti mismo, ya has ganado algo. Hablar de un premio Nobel son palabras mayores, pero no hay que olvidar que muchos de esos premios han sido experimentos sencillos y que bastaba solo de una mente clarificadora, la vida de un cientifico es esa, buscar la sencillez en la dinamica de las cosas. No estoy de acuerdo en que los cientificos no tenemos vida, habria que verlos en sus casas, con sus amigos y con su familia para entender que somos seres sociables y de carne y hueso. La mayoria nos ve como bichos raros encerrados en sus laboratorios u oficinas o paseando distraidos, pero para entender una idea hay que impregnarse de los preceptos, como decia nicolas el ocio creativo es realmente importante y a veces es necesario aislarse para entenderlos. El amor a la ciencia se lleva en la sangre y no la podemos disociar del resto de nuestras vidas, lo importante es saberla llevar de manera armonica, yo puedo jugar a la pelota con mi hijo de 3 años y pensar en los experimentos de la semana que se me viene, no es disociativo sino todo lo contrario. Es verdad que un doctorado es duro, muchas veces dificil, te vuelves un poco loco, pero frustante en lo absoluto, aunque me gusto mucho el video de “me hago doctor” me identifico con esa transformacion pero cuando ya logras tu grado y te dedicas por completo a la contemplacion y al diseño de experimentos para resolver tus preguntas te das cuenta que valio la pena. La ciencias es mas hermosa de lo que tu crees.
    Rara vez firmo como PhD o Dr ya que no necesito demostralo.
    Patricio Iturriaga
    Universidad de Chile.

  4. De acuerdo con lo que comentan, me parece que la personalidad de un científico es más bien del tipo “limítrofe”, lo que ciertamente lleva a parecer como bien dijo Nicolás, que siempre estuviesen en crisis.
    Si bien es cierto que la ciencia depende mucho de la creatividad, no es menos cierto que también lo es de la auto-disciplina. Yo creo que es posible lograr un adecuado balance y tener una vida “normal”. En lo personal pienso que es una pésima propaganda decir que los científicos no tienen vida. Al final eso es una decisión personal.
    Algunos podrán argumentar que sin noches en vela, o domingos de trabajo no se llegará lejos, claramente la cantidad de trabajo puede aportarnos mayor productividad, pero por sobre todo lo hará la calidad. En ese sentido el modeo que siguen algunos paises europeos es un buen ejemplo.
    Por último, respecto a lo que discuten los laureados nobeles, la falta de comunicación pasa entre otras cosas por la falta de compromiso de los medios de comunicación en dar los espacios y/o fomentarlos (finalmente ellos son los dueños del espacio), y segundo por nuestra voluntad de bajar del olimpo de la ciencia y amalgamarnos con la sociedad. En lo personal para algunos científicos esto pasa por asumir una actitud más humilde frente a la importancia de lo que manejamos, que es el nuevo conocimiento.
    No todo en la vida son papers, citaciones, grants, etc… no olvidar que los que escogieron ser doctores, lo escogieron para transformarse en personas capaces de realizar una investigación original que genere un aporte al conocimiento de la humanidad, y tal definición no combina bien con el ego exacerbado de muchos científicos.
    Si todos fuésemos realmente concientes de lo que significa ser doctores, deberíamos ser más bien algo así como “predicadores” del conocimiento, o sea bueno comunicadores. Y eso no pasa precisamente por horas de encierro en el laboratorio e inmersión en el trabajo. Al científico le falta habilidad social.
    Probablemente ese mismo hecho de concentrar todos nuestros esfuerzos en un trabajo absolutamente racional transforma nuestras mentes mermando ciertas hablilidades requeridas para lograr comunicarnos con el resto de la sociedad.

  5. Lo ideal sería alcanzar un equilibrio… sin embargo, es difícil precisar ese estado sin tomar en cuenta un historial de vida y las costumbres locales. Me acuerdo haber leído que en el antiguo Egipto las semanas eran de diez días, siendo el último de descanso…
    Con respecto al diario de circulación nacional, bueno, creo que se lo dejamos de tarea a nuestros distinguidos periodistas.
    Ricardo

  6. La pasión por investigar no tiene mensuras muy claras; y muchas veces implica pérdidas en la calidad de vida. Pareciera que siempre hay un estado de crisis en algunos investigadores. No es esto necesariamente sano, ni feliz. Pero sí puede serlo. Nibaldo Inestroza defiende mucho el ocio creativo, por ejemplo.

    (Otrosí: el periódico “de circulación nacional”, ¿no sería “El Mercurio”?

  7. Carola,
    creo que ninguno de nosotros ganará el Nobel, pero que “teniendo vida después del trabajo” ganaremos felicidad. No sé si los nóbeles se pueden jactar de eso :D
    saludos y FELICIDADES por haberte doctorado.

    Patricio Flores Morales
    Doctor en Química
    Universidad de Barcelona

Los comentarios están cerrados.