Contraloría: Becas de postgrado Conicyt de 2009 fueron entregadas al margen de la ley

Compartir

Ente fiscalizador abrió sumario para dar con los responsables de la irregularidad. También instruyó investigaciones por “falta de exigencia y control de los antecedentes y documentos” en programas de becas concursables y por “pagos no estipulados” en otros convenios.

Un sumario administrativo para dar con los responsables de la entrega de becas de postgrado y beneficios sin contar con requisitos mínimos pedidos por la ley abrió Contraloría, tras auditar Conicyt durante el último año de la gestión del gobierno anterior.

El origen del problema se explica porque la normativa para entregar estas ayudas del Estado —para el período auditado los beneficios alcanzaron los $38 mil millones— estableció que las nuevas becas para 2009 “se regirán en todo” por un decreto que debía dictar el Ministerio de Educación en diciembre 2008, el que también debía suscribir el Ministerio de Hacienda.

El tan necesario decreto recién fue enviado a la Contraloría para que dijese si era legal en diciembre… pero de 2009. Y para colmo, un mes y medio después el organismo lo devolvió sin tramitar, “atendido el incumplimiento de la normativa sobre la materia”.

“De este modo, la gestión de las Becas Nacionales de Posgtrado asignadas por la Conicyt para el año 2009 se realizó sin contar con el marco regulatorio de los procesos que exige la ley… (y) no se tomaron los resguardos necesarios para garantizar la legalidad del programa”, reprocha Contraloría, la que decidió abrir bajo su propio alero un sumario por esta anomalía.

En su respuesta, el organismo indagado se defendió señalando que a fines de 2008 comenzó a elaborar el hoy inexistente decreto, el que no logró concretar oportunamente por responsabilidad de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda y del Ministerio de Educación.

Casi no hay responsables que perseguir

Pero además Contraloría decidió realizar otros sumarios (ver recuadro), en parte debido a fallas como que los antecedentes proporcionados por los postulantes a las becas son registrados en una planilla excel, los que “no cuentan con las medidas de seguridad… al admitir que éstos se eliminen y modifiquen sin que queden rastros de lo realizado”.
El informe agrega que, “si bien existe una aplicación en línea para efectos de evaluación, ésta no posee los controles de acceso que garanticen el resguardo e integridad de la información, toda vez que la comisión fiscalizadora ingresó libremente a 12 sesiones de usuarios…”.

Así, concluye que “las situaciones descritas incrementan el riesgo de integridad, confiabilidad, confidencialidad y accesibilidad de la información, lo que adquiere relevancia atendida la envergadura de los montos involucrados”.

Y además, si se producen fallas, casi no hay responsables que perseguir, porque al 30 de marzo de 2010 se verificó que de los 47 funcionarios de la Unidad Programa de Capital Humano Avanzado (a cargo de las becas de postgrado), 40 son contratados a honorarios; es decir, no responden administrativamente por sus faltas. Hasta el director y el subdirector del programa estaban bajo esa modalidad.

El ente fiscalizador agrega que Conicyt desoyó alertas internas: “El departamento de auditoría interna (del Conicyt) elaboró un informe. Sin embargo, no se advierte que haya sido considerado para corregir las observaciones descritas en el mismo, toda vez que, en general, ellas se asemejan a las señaladas en el presente informe (del organismo contralor)”.

RUT inexistentes y beneficiados que no cumplen todos los requisitos

Asimismo, Contraloría determinó que Conicyt aceptó entre los postulantes a supuestas personas con RUT inexistentes. En un muestreo se determinó al menos 193 situaciones de ese tipo.

La entidad argumentó que el ingreso del RUT al sistema es de “exclusiva responsabilidad del becario” y que su sistema “tiene la seguridad de no aceptar un RUT no válido”.

Contraloría no aceptó la explicación, pues no sólo Conicyt no se refirió a los casos de la muestra, “los que pudieran corresponder a becarios también inexistentes”, sino que también afirmó que “el sistema admite datos erróneos y para demostrar aquello enrostró 18 casos de becados nacionales e internacionales que figuraban con un RUT equivocado en su dígito verificador.

Además numerosas carpetas de beneficiados tampoco contenían la totalidad de los requisitos requeridos para ganarse las becas.

También se consideró como un atentado directo a la transparencia en el proceso de adjudicación de beneficios el que se detectasen inconsistencias entre los puntajes registrados en la planilla excel de docenas de postulantes a becas y el acta de adjudicación.

Conicyt se limitó a responder que ello era falso, enviando un nuevo archivo excel, pero “sin documentación de respaldo ni de análisis de los respectivos becados”.

Pagos de más

Una asignación de US$500 por persona no contemplada ni en la base de los concursos, ni en los convenios firmados por los becarios, entregó Conicyt a los beneficiarios del Doctorado DEA y de Máster 2 Investigación.

Por ello Contraloría abrió un sumario administrativo amén de solicitar el reintegro de los pagos.

También se percató que se seguían entregando fondos a personas que no habían realizado rendición de gastos y ordenó un último sumario por “la falta de exigencia y control de los antecedentes y documentos que dan cumplimiento a los requisitos de los programas de Becas Concursables”. O sea, por becas entregadas sin que se acredite que su ganador la merecía.

Fuente: La Segunda – 20 Julio 2010

Comentarios de Facebook