Crónicas de la Teletón en postgrado

Compartir

A pocos días de realizarse la XXIII Teletón en Chile, nada mejor como contar la experiencia de dos investigadores, pacientes del Instituto de Rehabilitación Teletón que han querido compartir sus historias con nosotros.

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”

Por Fernando Valiente-Echeverría, PhD.

Soy Fernando Valiente-Echeverría, tengo 29 años y a los 7 meses de edad me diagnosticaron Sarcoma de Ewing en la rodilla derecha. La única opción fue la amputación de la extremidad. Desde ese momento la Teletón me acogió y entrego toda la ayuda, tanto técnica como sicológica. Con el gran apoyo de mi familia, aprendí a caminar con mi prótesis a los dos años y medio, fui al colegio, jugué a la pelota, básquetbol, anduve en bicicleta, no tuve ningún tipo de limitaciones. Siempre fui (y lo sigo siendo) muy inquieto. Debido a mis logros académicos, entré al Instituto Nacional, lo cual fue clave en mi formación personal, por todo lo que implica ser un “Institutano”. Cuando me preguntaban que quería estudiar, mi respuesta siempre fue: “Medicina”. Pero luego de una conversación muy fructífera con mi madre, me di cuenta que en realidad quería seguir la carrera científica, por lo cual entré a estudiar Bioquímica a la Universidad de Santiago de Chile. Cabe mencionar que la Teletón tiene un convenio con esta casa de estudio, el cual cubre el arancel completo de la carrera elegida. En mi caso dicho beneficio solo lo utilicé el último semestre de mi carrera, ya que por las buenas notas del colegio, obtuve la Beca Gómez Millas al inicio de ésta.

Gracias a las herramientas entregadas por los profesores e investigadores durante la carrera de pregrado, decidí seguir el Doctorado en Microbiología que dicta la Universidad de Santiago de Chile en conjunto con la Universidad de Chile. Este fue un proceso extremadamente exigente que conllevó varios sacrificios, pero también trajo un sinnúmero de satisfacciones. Actualmente me encuentro realizando un postdoctorado sobre la evasión de la respuesta a estrés por HIV-1, en el Lady Davis Institute for Medical Research perteneciente a la Universidad de McGill en Montreal, Canadá.

Durante todo este proceso, mi discapacidad física (60% según el COMPIN) no fue impedimento para desarrollarme profesionalmente. A pesar de esto, no puedo dejar de mencionar que otras personas con otro tipo de discapacidades lo puedan tener. El transporte hacia la Universidad, las entradas a los edificios, el acceso a las salas de clases, a los baños, el acceso y diseño de los laboratorios son temas que no se han discutido profundamente. Pero debo rescatar una cosa: La USACH cada vez se está comprometiendo más en este tema.

No por esto uno debe “echarse a morir”. Hay que seguir adelante e involucrarse en los problemas para que se puedan solucionar, trabajar en conjunto con otros discapacitados y con las autoridades para que estos temas entren en discusión y todos tengan la oportunidad de acceder a la Educación Superior. En este sentido, tanto la integración de la discapacidad a la educación y la ciencia tienen algo en común, como dijo Sir Winston Churchill: “El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Por último, debo decir que soy un agradecido de la vida, casado con una tremenda mujer, y que además ésta historia ha servido para motivar a los chilenos en Montreal a participar este año, por primera vez, en un acto a beneficio de la Teletón. Acá les dejo el link del video promocional:

Haz click aquí para la Versión Francés

“El camino de la ciencia no es sencillo, debe tomarse con mucha tenacidad y entereza”

Por Jorge Castro Ponce, PhD

El mundo de la ciencia siempre ha sido un desafío fascinante para mí. El descubrir cómo funcionan los procesos biológicos es una incógnita que muchos estamos dispuestos a indagar, sobre todo si esto contribuye a la salud humana o al mejoramiento de nuestra calidad de vida. Soy Jorge Castro Ponce y tengo 32 años, hace poco más de una semana obtuve el grado de Doctor en Biotecnología en la Universidad de Santiago de Chile, un logro que me enorgullece al igual que a toda mi familia y amigos. Este camino, sin embargo, no ha sido fácil. La discapacidad que me aqueja es artrogriposis , que me genera una discapacidad de un 70% según la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (COMPIN). Sin embargo el instituto de rehabilitación infantil Teletón, en el cual he recibido atención desde que nací, me ha enseñado otra cosa, que las discapacidades están en la mente y no en un impedimento físico que con un poco de ingenio y voluntad puede minimizarse e incluso sobrepasarse.

Desde que estaba en el colegio de mi ciudad natal, Santa Cruz, tuve cercanía con el mundo de la ciencia. En los laboratorios de microscopía del Instituto Regional Federico Errázuriz comenzó este camino que me deparaba una gran cantidad de sorpresas. Cuando terminé el colegio y estaba realizando la rehabilitación de una cirugía de columna en la Teletón, me enteré que la Universidad de Santiago ofrecía una beca para estudiantes con discapacidad que se atendieran en este centro, por lo cual decidí tomar esta oportunidad para ingresar a Bachillerato en Ciencias y Humanidades de esta casa de estudios, lo que posteriormente me llevó a ingresar a la carrera de Licenciatura en Bioquímica. Fue aquí en donde encontré mi verdadera vocación, además de una gran cantidad de amigos y lo más importante de mi vida, a mi querida esposa Jeannette. Ella ha sido parte fundamental en mi vida, ya que me ha dado la fuerza para enfrentarme a los obstáculos que se pueden encontrar diariamente en una sociedad que aún está lejos de lograr la integración de las personas con discapacidad. El camino de la ciencia no es sencillo, debe tomarse con mucha tenacidad y entereza, ya que muchas veces los resultados esperados difieren enormemente de lo que se obtiene experimentalmente, pero esto es algo que aprendí hace mucho tiempo y que fue fundamental para mi rehabilitación, ya que esta es la misma incertidumbre que enfrenté antes de obtener mi independencia física.

El mundo científico al igual que otras disciplinas aún no está totalmente preparado para la integración de todo tipo de personas. En general los elementos de laboratorio debido a su costo son difíciles de modificar, generando incluso problemas para zurdos. Considerando esto, no es mucho lo que podemos esperar para personas con discapacidades visuales, auditivas u otras, por lo que hasta ahora solo nos queda adaptarnos. Sin embargo, es importante señalar el importante esfuerzo que realizan profesores, ayudantes y alumnos de integrar a pares que presentan alguna discapacidad. En mi caso particular he sentido que cada una de las personas que he conocido en la Universidad de Santiago han contribuido a mi integración, tratándome como un estudiante más pero con gran disponibilidad a ayudar cuando se presenta alguna limitante. Gracias a esto es que considero que las puertas de esta casa de estudios están abiertas acoger a toda persona que tenga las ganas y el empuje para aprender.

Hoy, ya con mi postgrado, me encuentro en Antofagasta trabajando en la empresa de biotecnología Aguamarina, en donde soy valorado por mi trabajo y no se hace distinción alguna por mi condición física. Aquí espero desarrollarme de la mejor forma como científico y aportar al desarrollo de nuevas tecnologías para el mejoramiento de una de las áreas más importantes de la economía en Chile, la minería.

Con esta reflexión invito a que cualquier persona que desee integrarse al mundo de la ciencia que lo haga, es un mundo que en nuestro país todavía tiene mucho para desarrollar e invito especialmente a los discapacitados a que consideren que las puertas de esta y otras disciplinas están abiertas para todos.

Comentarios de Facebook

7 comentarios sobre «Crónicas de la Teletón en postgrado»

  1. Felicitaciones Jorge por tu entrevista, por tu título, por tu vida y tu experiencia, eres un gran ejemplo para todos nosotros.
    Conoces las verdaderas herramientas para triunfar, tienes a tu lado a una tremenda mujer, con quien el mundo se hace feliz.
    Un abrazo y gracias.
    Myriam

  2. Por supuesto que he sido testigo de la tenacidad de estos dos grandes cientificos: Fernando y Jorge y por supuesto hay que reconocer que sus esposas a quienes también conozco han jugado un papel importantisimo en los logros que ambos han tenido. FELICITACIONES chicos. Un abrazo a ambos.

  3. Felicidades chicos! me da gusto que salgan sus historias de superacion en esta página. Ojala aparezcan mas testimonios, no solo de la USACH
    saludos

  4. Dr. Jorge que emoción me da leer sobre usted en las noticias. Muchos saludos a la Dra. Jeannette. Fue todo un gusto haberles conocido en el lab y haber compartido tantos buenos momentos. Espero verlos durante las vacaciones.

  5. Estoy tan orgullosa de mi esposo, Jorge. Su esfuerzo y tenacidad para superar los obstáculos que la vida le presenta son un ejemplo para quienes compartimos este camino con él. Estoy feliz e invito a todos a abrir sus corazones… !!!

  6. Jorge…realmente te felicito por todos tus logos amigo de verdad te deseo lo mejor de esta vida junto a tu amada y querida jeannette.
    CRISTINA VALENZUELA
    usach.

Los comentarios están cerrados.