Declaración pública ANIP sobre la reestructuración de Becas Chile

Compartir

El pasado 28 de marzo el diario La Tercera publicó el reportaje titulado “Lavín y la reforma a un proyecto estelar de Bachelet”. Dicho reportaje habla sobre una modificación a las Becas Chile, incluyendo una reforma general al financiamiento de la educación superior. En el caso particular de las becas de postgrado en el extranjero, se habla de reemplazar el sistema actual de becas por créditos, “dada la alta rentabilidad privada” de estos estudios. La introducción de créditos incluye además el poder financiar los últimos años de carreras de pregrado “rentables” como Medicina o Ingeniería.

Estas ideas, impulsadas por uno de los asesores del actual Ministro de Educación, han provocado una serie de críticas tanto positivas como negativas en los medios escritos, lo que ha llevado a ANIP a declarar su postura en el problema contingente.

ANIP declara que el problema generado por la reforma anunciada a las becas Chile es de naturaleza diversa, presentando aristas académicas, sociales, económicas y por lo tanto, políticas. En este contexto, ANIP reconoce que su competencia se asocia principalmente a las áreas académica y social, siendo en ellas donde puede aportar elementos importantes de discusión.

El objetivo de esta declaración es introducir aspectos relevantes para la toma de decisiones sobre las becas Chile que versan sobre la actividad propia del becario. ANIP pretende evidenciar la heterogeneidad del mundo de los postgrados que muchas veces es desconocida para otras entidades y que hasta el momento no se ha considerado con la debida atención.

Dentro de la discusión existen dos temas centrales sobre los que ANIP desea pronunciarse y estos son, por un lado, la posibilidad de reemplazar becas por créditos, y por otro, la determinación de los criterios de adjudicación.

Reemplazo de becas por créditos

ANIP considera que un estudiante de postgrado es un profesional altamente calificado que debe mantener una exhaustiva dedicación a su objeto de investigación. Bajo tales condiciones, es indispensable una abstracción de cualquier problema de índole económica, siendo las becas un mecanismo necesario para su desempeño. En ellas, los montos a ser destinados deben ser tales que busquen incentivar a que los mejores profesionales de nuestro país continúen perfeccionándose sin que esto se traduzca en un desmedro económico.

Por otro lado, un crédito, aún si es considerado “blando”, conlleva fácilmente a una acumulación de deuda que mantendrá al afectado pagando durante años. El sólo conocimiento de esta situación implica una preocupación que no es compatible con la abstracción antes mencionada. Este problema se acentúa en el caso de estudiar en el extranjero, donde los aranceles y la manutención suman costos altamente restrictivos que producirían un endeudamiento que difícilmente justifica el estudio de postgrado, de la misma manera, para los estudiantes del resto de Latinoamérica que llegan a estudiar a nuestro país, los costos locales también son muy elevados y un crédito simplemente no es viable para ellos.

Una situación anexa que impacta en este tema es el costo de los estudios de pregrado, que en su mayoría no son asequibles para gran parte de la población, lo que se traduce en un endeudamiento a través del crédito universitario. Consecuencia de tal situación es que el alumno de postgrado ya está endeudado al momento de ingresar al programa de estudios. Nos parece contraproducente otorgar crédito a personas que previamente poseen deuda y que por su dedicación horaria no están en condiciones de pagar.

A pesar de esto, existe en el país una importante demanda por créditos para estudios de postgrado, los que son ofrecidos por distintas entidades (CORFO y la banca privada) basándose en las expectativas de sueldo del egresado. En este punto, ANIP desea ser taxativa indicando que es un mito el considerar que los estudios de postgrado proveen genéricamente una alta rentabilidad privada, esto es válido en casos particulares, pero no necesariamente se cumple en las áreas de las humanidades, ciencias naturales y matemáticas. Nuestra asociación considera que este tipo de financiamiento puede ser adecuado en los estudios de MBA y en aquellos postgrados donde el alumno cuenta con el apoyo económico de la empresa a la que pertenece, pues su trabajo posterior podrá retribuir los costos asumidos. Asimismo, los postgrados “semipresenciales” permiten una dedicación horaria que en muchos casos es compatible con el trabajo, lo que, sujeto a evaluación, haría viable el endeudamiento.
Otra consideración importante acerca del sistema de créditos hace referencia a la forma de pago de estos. Según el centro de estudios Libertad y Desarrollo (1), se pueden adoptar modalidades no monetarias, en que el posgraduado puede trabajar un tiempo para el sector público, ONGs, academia, fundaciones sin fines de lucro, etc., mientras el estado paga la deuda a la institución financiera correspondiente. En esta situación, ANIP también podría aceptar la implementación de créditos bajo la condición que sea el estado el que gestione tal puesto de trabajo.

En consecuencia, ANIP reafirma que la modalidad más adecuada de financiamiento de postgrado es a través de un sistema de becas, y no aprueba el reemplazo (ni total, ni parcial) de Becas Chile por un sistema de créditos. El real aporte de una beca no es su rentabilidad monetaria, sino su rentabilidad social; y si en determinada situación, esta no está siendo concretada, el problema ya no es económico, sino de las vías necesarias para hacer efectivo tal aporte social, y en esta tarea, ANIP está dispuesta para transformarse a futuro en una plataforma que facilite la incorporación de los posgraduados en la sociedad.

Criterios de adjudicación

Si bien el objetivo de una beca es entregar un beneficio económico a aquel que lo necesita y no discriminar a los postulantes de menores recursos o deudores del crédito universitario, la población de postulantes a postgrados posee particularidades que deben ser consideradas con detención. El caso en discusión supone lo siguiente:

-Los postulantes tienen la edad suficiente para considerarse independientes de sus padres, es decir, son un grupo etario capaz de trabajar y mantener una familia.

-Pese a poder trabajar y optar a una mejor situación económica, los postulantes eligen continuar estudios, privándose de la posibilidad de obtener un salario para asumir costos de manutención.

Bajo estos supuestos se puede decir que los postulantes en general se encuentran en un estrato socioeconómico similar y por lo tanto el argumento de asignar la beca al más desposeído carece de mayor significación, a diferencia de lo que ocurre con las becas de pregrado, donde los postulantes son dependientes de sus padres y por lo tanto tienen orígenes socioeconómicos dispares. Desde este punto de vista, la interpretación del dato publicado por Libertad y Desarrollo (1) que dice que “el 51% de los postulantes pertenece al 10% más rico de la población” nos parece imprecisa. Bajo esta premisa, ANIP considera que el principal criterio de adjudicación debe ser la excelencia académica.

Debe considerarse que dichos supuestos pueden ser eventualmente discutidos, como en el caso de los postulantes que acarrean deuda por el crédito de pregrado, pues ellos no poseen la misma libertad de elegir entre ingresar al mundo laboral o continuar perfeccionándose, por lo que el costo alternativo de entrar en un postgrado es mayor, luego debiera considerarse algún grado de bonificación para los postulantes en esta condición.

Además existen otros aspectos que se relacionan con la universidad y el programa de destino del postulante. ANIP espera que el financiamiento para postgrados en el extranjero dé preferencia a universidades y facultades de calidad evidentemente superior a las chilenas, así como programas que sean prioridad para el estado o que no estén siendo impartidos en el país, por ejemplo, Vulcanología (inexistente en Chile) versus Biología Molecular (4 programas de alto nivel en distintas universidades nacionales), sin perjuicio que en estos casos puedan otorgarse becas de pasantías cortas en el extranjero.

En resumen

ANIP declara que la beca es el instrumento más adecuado para apoyar estudios de postgrado, sin embargo, acepta la existencia de la modalidad de crédito bajo condiciones especiales. Si se asignan becas o créditos utilizando criterios que no tomen en cuenta la heterogeneidad de los programas de postgrado, se puede caer en una estandarización que resultaría perjudicial para muchas áreas del conocimiento que actualmente proveen una rentabilidad social importante y que no son prescindibles para el país.

Pensamos que el principal criterio de adjudicación de becas en el extranjero es la excelencia académica, salvo casos especiales donde el aspecto socioeconómico es insoslayable. Asimismo creemos que debe darse prioridad a universidades mejores que las chilenas y a programas que no se encuentren en el país.

Esta declaración corresponde a un esfuerzo de ANIP por expresar de la mejor manera posible las inquietudes de la población que representamos, manteniendo siempre como objetivo final el mejoramiento y fortalecimiento constante del postgrado en Chile, así como también la calidad de vida de sus estudiantes.

1. Libertad y Desarrollo, 2010. Becas Chile, una propuesta alternativa. Revista Libertad y Desarrollo, Número 204, Marzo, páginas: 16-19.

Foro

La participación de la comunidad universitaria en la posible reestructuración a Becas Chile es fundamental. Somos los becarios de postgrado actuales quienes mejor conocemos la realidad del programa de Becas Chile, con sus fortalezas y falencias. Además, los estudiantes de pregrado deben también expresar sus aspiraciones como futuros becarios. Con esta convicción, es que ANIP en conjunto con FEUC trabajan actualmente en la realización de un foro ciudadano donde podamos conocer la real postura de las actuales autoridades de gobierno sobre Becas Chile y el financiamiento del postgrado.

Te invitamos a contestar una pequeña Encuesta

Asociación Nacional de Investigadores en Postgrado.

Comentarios de Facebook

12 comentarios sobre «Declaración pública ANIP sobre la reestructuración de Becas Chile»

  1. Me parece acertada, descriptiva y comprometida la visión de ANIP, pretendo realizar estudios de post grado en el extranjero y las BECAS CHILE, son una gran alternativa para mí. Creo que mercantilizar el tema y quitar valor al recurso humano (capital social) es un error estratégico, táctico y operacional que solo agudizará los problemas de gestión e implementación que hoy tiene el sistema (entendible por lo novel).
    El camino a las soluciones, los han y están entregando las Universidades extranjeras con su crítica a la Implementación y la mirada, a mi juicio, acabada del tema Gestión, que manifiesta ANIF. Finalmente, si se aprueban cambios como los intencionados desde el gobierno, se perderá el sentido original del sistema BECAS CHILE, dejando de ser el respiro que otorgaba al “torturador” sistema crediticio, del cual él que escribe es uno de sus numerosos hijos.

  2. Claudio: los ùnico que “devuelven” la beca, son los beneficiario s de la beca Presidente de la Repùblica, pero ese sistema ya no existe porque fue reemplazado por las Becas Chile.
    Le “devolución” a la que se refiere la Beca Presidente de la Rep. es a la “obligación” que tiene el beneficiario de trabajar en el sistema públio o de educacion en Chile, pero esa persona es remunerada por su trabajo.

    Chicos, quedó muy bueno el boletín.

  3. Cuando dicen que le darían los criterios de selección a cada institución lo dicen en base al exitoso modelo de selección que hizo la UNIACC con las becas Valech?

    No entiendo porqué esa institución es tan respetada si al menos en este artículo tiene errores groseros de interpretación de estadísticas… tomarán en cuenta que el 51% que dicen ellos que accede a las becas de postgrado y que estarían en condiciones de pagar el programa de postgrado, mantiene deudas con los créditos universitarios de pre-grado? tomarán en cuenta que para llegar al nivel del 10% ese porcentaje de alumnos tuvo que sacar créditos e hipotecar sueldos familiares para sacar el pre-grado adelante?

    Lo único que justifica el análisis de LyD es que lo hicieron no usando la razón y con el signo $ en los ojos. El objetivo no era mejorar la distribución o la educación de Chile, sino cómo las universidades privadas y la banca privada puede ganar aún más dinero con la educación.

  4. Nicolas, creo que el problema de elegir universidades por ranking es que no se sabe que ranking validar, digo esto porque si es escogen los actuales que utiliza becas chile, estos sólo consideran los papers que se redactan en ingles, y que pasa con los paises de mucho avance cientifico que redactan en sus propias revistas nacionales y que no escriben en ingles como Alemania, pues bien, ellos aparecen muy mal rankeados en el Ránking Shanghai y el Times Higher Education, lo mismo que le ocurre a universidades francesas.

  5. Buen aporte, Eduardo. Esa es la idea, que los mismos becarios e investigadores en postgrado puedan participar de las mejoras a los sistemas de becas mediante contribuciones desde la experiencia y que no sea un grupo sesgado ideológicamente el que las determine.

  6. Muchas de las afirmaciones del articulo me parecen atendibles, especialmente aquellas que dicen relacion con la Universidad y el programa de estudio. Actualmente existen muchos becarios estudiando en Unversidades que ni siquiera figuran dentro de las 500 mejores del mundo. Personalmente he escuchado varios ejecutivos del conicyt que aseguran que muchos becarios estan descontentos con sus universidades. En tal sentido pienso que las becas en el extranjero deberian esta destinadas solo a aquellos que estudien en una universidad rankeada al menos dentro de las 100 mejores del mundo o en su defecto, alguna universidad cuyo programa tenga un prestigio internacional que justifique estudiarlo fuera de Chile. Ademas creo que se deberian crear mas becas para posgrados en Chile, pues eso permitiria que mas becas sean ofrecidas y a la vez seria una medida indirecta de incentivar la investigacion en Universidades Chilenas.

  7. Hola,

    Soy un becario de Becas Chile y quisiera agregar que aunque dos programas de doctorado se llamen de Biologia Molecular no significa que tengan el mismo enfoque ni tampoco que forman a profesionales similares. Por ejemplo, yo estoy cursando un doctorado en Biologia, asi nomas, en Biologia como deben haber mas de 10 en Chile, sin embargo sali de Chile porque lo que estoy aprendiendo ahora no existe en Chile, lo cual es super importante para el pais, es decir importar conocimiento y lineas de investigacion aun inexistentes.

    Otro punto importante es que el implementar creditos en vez de becas desincentiva al profesional joven, sobre todo de escasos recursos, a seguir estudios de postgrado. Por que estudiar un postgrado y hacer ciencia basica si en vez de eso puedo trabajar en una empresa privada, salvar mi pellejo y ayudar a enriquecer a unos pocos? Cabe destacar que en Biologia los futuros doctores no seran personas acomodadas como lo seran un MBA o un profesional vinculado a negocios. Mas bien, sera una persona que le costara mucho integrarse al sistema academico, con suerte en una universidad respetable y luchara toda su vida para conseguir financiamiento para sus investigaciones, etc

    A proposito, cual es el problema con el sistema actual? o es la simple necesidad de regalarle terreno a la banca para que siga haciendo negocio? es eso lo mas importa en nuestro pais?

    Eduardo

  8. Estamos trabajando para que cierta parte de la población cambie su idea errónea sobre quiénes tenemos Becas para realizar nuestros postgrados.
    No estamos tomando el sol en una playa del Caribe….trabajamos muchísimo más de 40 horas a la semana (también los fines de semana y muchos hemos pasado periodos estivales sin tomar ni un solo día de vacaciones), generamos una tremenda producción para el país en términos de material científico, realizamos difusión (seguro que no es la suficiente), aún un buen porcentaje de los becados de CONICYT no tenemos el pago para un seguro de salud, no tenemos contrato de trabajo DURANTE 4 años (en el caso del doctorado) y además invertimos parte de nuestro “tiempo libre” en ayudar a construir una mejor sociedad…muchos de nosotros tenemos proyectos relacionados con ayuda social…y aunque suene raro, “algunas” nos “atrevemos” a dejar descendencia, sin contar con acceso a sala cuna gratuita y con un permiso pre y posnatal que NO contempla que nuestros hijos se puedan enfermar….Y PARA QUÉ DECIR QUE NUESTROS HONORARIOS SON BASTANTE BAJOS…
    Y AÚN HAY QUIÉNES PIENSAN QUE YO DEBO “PAGAR” POR ESTO!!! O SACRIFICAR MI LIBERTAD A DECIDIR DÓNDE TRABAJAR EL DÍA DE MAÑANA??? A ESOS PERSONAJES LOS INVITO A EXPLICARME (FRENTE A FRENTE) POR QUÉ DEBIESE HACERLO… PRÓXIMAMENTE TENDRÁN ESA OPORTUNIDAD…

  9. Yo Creo que todo el dinero que el Estado invierte para los estudios de postgrado debería ser en forma de Becas.

    Esto lo concluyo al responder una pregunta más fundamental, que debería ser, a mi juicio, el necesario origen de las reflexiones acerca del ¿Cómo? en postgrado. Esta pregunta es el ¿Para que?. Para que quiere el Estado, que un porcentaje de la población se convierta en: “Capital Humano avanzado”

    Creo que existe un consenso en cuanto a que el Objetivo principal de Chile en el mediano plazo es alcanzar el Desarrollo. Esta tarea es multidimensional, pero probablemente el mayor problema de nuestro país para alcanzar dicho objetivo es la desigualdad. Es Otra idea también muy extendida la que dice que la solución a la pobreza, entre manos la desigualdad, es la educación. Así, el Estado proporciona educación gratuita básica y media y entrega Becas y Créditos para la educación Superior, pues al menos en Chile, para ganar un buen sueldo debes tener educación superior. De esta manera el plan del gobierno es superar la pobreza, y disminuir la desigualdad beneficiando particularmente a los individuos (y sus futuras familias), con un futuro trabajo mejor remunerado, debido a estudiar un carrera Técnica o Universitaria. De esta forma no tiene sentido becar a alguien que al estudiar no mejorará su estatus socioeconómico.

    En mi opinión el caso del posgrado es muy distinto, pues en este punto el estudiante ya podría tener una condición socioeconómica, en general, buena. Pero lamentablemente para nuestro país aparte de acabar con la desigualdad social, el Desarrollo implica además diversificar y generar nuevas fuentes de ingreso para el país(mediante desarrollo tecnológico), aumentar la calidad y la cantidad de conocimiento Científico(Ciencias sociales, naturales y formales), aumentar y diversificar la expresión cultural, entre seguramente otras prioridades que yo no alcanzo a ver.

    Para realizar estas tareas hacia el desarrollo el estado necesariamente debe tener un plan de desarrollo y dentro de ese plan, el capital humano avanzado que las desarrollará. Es importante notar que aquí que los individuos que estudien el posgrado serán utilizados por el Estado para alcanzar sus objetivos, osea que a diferencia del caso de pregrado, los estudiantes no son, para el Estado, un fin en sí mismos, sino que son los medios. Lo que esta más menos implícito en eso del “Capital Humano Avanzado”. En fin, en este contexto me parece errado traspasar esta responsabilidad estatal al individuo mediante un crédito, lo que si es correcto es que los becarios vuelvan (en el caso de salir del país) a Chile.

    De esta manera el estado debería tener programas específicos dentro y fuera del país que esta dispuesto a financiar, pero al mismo tiempo dejando un porcentaje de las becas, a estudiantes que por su calidad, puedan hacer el posgrado en lo que se les de la gana con la condición de que vuelvan, pues esta es la única forma de retener en el país a estos singulares personajes que a la postre generarán nuevos campos y necesidades para que otros programas sean financiados en un futuro, sin embargo estas becas libres a la excelencia, deberían ser menor en numero que las que las destinadas a áreas prioritarias.

    No abordaré aquí el problema de la selección de lo que es la excelencia, pero quiero terminar diciendo que como se dice en el texto de la ANIP, existen muchos programas de calidad en Chile, mejor rankeados que otros extranjeros, y que debería priorizarse esos otorgando becas de pasantía, ya que es más barato y a que el sólo hecho de que los programas nacionales tengan los mejores estudiantes permite fortalecer el programa.

  10. A que se refiere LyD con este párrafo???? “Otra consideración importante acerca del sistema de créditos hace referencia a la forma de pago de estos. Según el centro de estudios Libertad y Desarrollo (1), se pueden adoptar modalidades no monetarias, en que el posgraduado puede trabajar un tiempo para el sector público, ONGs, academia, fundaciones sin fines de lucro, etc., mientras el estado paga la deuda a la institución financiera correspondiente. En esta situación, ANIP también podría aceptar la implementación de créditos bajo la condición que sea el estado el que gestione tal puesto de trabajo.”

    Corríjanme si me equivoco, pero no es precisamente esa la formula que aplica el Estado para que los becados una vez terminado su post grado, paguen trabajando en el país y lo mejor de todo sin tener que pagarle ni un peso a la banca privada????

    Saludos,

  11. El informe elaborado por LyD tiene muchos desaciertos. Casi todos ellos se deben a que existe un desconocimiento evidente de la realidad de los alumnos en postgrado. Más aun, se desconoce el real aporte que este capital humano avanzado hace al desarrollo cultural, científico y tecnológico de nuestro país.

    Utilizar como modelo los pocos postgrados altamente rentables que existen (MBAs) para generalizar sobre el universo de los programas de Magister y Doctorado nacionales y extranjeros es un reflejo de esto. Del mismo modo, utilizar como único dato la encuesta CASEN del año 2006 para elaborar propuestas de este tipo no tiene sustento.

    En el estudio del CASEN se toman en cuenta postgrados tan dispares en términos de rentabilidad como programas de Magister en áreas de las Ciencias Humanas y los programas de MBA (no creo que nadie afirmaría que es igual de rentable realizar un Magister en Historia que realizar un MBA). Por otro lado no hace distinción sobre remuneraciones al momento de egresar del postgrado o años después ya asentado en su carrera profesional. Todos factores clave a considerar si estamos considerando un sistema de créditos.

    Según los mismos datos del CASEN en la categoría “Profesionales, Científicos e Intelectuales”, la diferencia entre aquellos con educación universitaria completa y aquellos con Postgrado es de sólo 170.000 pesos. ¿De qué altísima rentabilidad estamos hablando? Por otro lado en la categoría “Ocupación no bien especificada” se observa una brecha mucho mas grande. Lamentablemente desconocemos a que se están dedicando estos encuestados. Nuevamente, no contamos con suficiente información

    Bajo todos estos antecedentes, queda claro que el informe elaborado por LyD es incompleto. Hasta que no exista esta información sería una irresponsabilidad enorme tomar decisiones referentes al sistema de becas de postgrado basándose solamente en estos supuestos.

    Por otro lado, el estudio de LyD sostiene que: “Una beca resuelve problemas cuando existe una baja rentabilidad privada y una alta rentabilidad social”.

    Todos sabemos que en el capital humano avanzado se encuentra la clave para el desarrollo cultural, científico y tecnológico y de innovación de nuestro país, por ende tiene una alta rentabilidad social desarrollar estos programas. Por otro lado ya vimos que es incorrecto afirmar, sin más reparos, que realizar un postgrado asegura una alta rentabilidad privada.

    Bajo esta innegable realidad, LyD estaría de acuerdo entonces que las becas es el único mecanismo viable para sustentar la educación terciaria en nuestro país.

    ¿Qué opinan ustedes?

    Los datos de la encuesta CASEN pueden ser analizados en:
    (http://celade.cepal.org/redatam/paises/chl/mideplanii/casen2006/index.html)

Los comentarios están cerrados.