Desafíos de la ciencia en este siglo están vinculados con salud, clima y calidad de vida

Compartir

Líderes científicos esbozan lo que viene en investigación. Comité ejecutivo de la Red Global de Academias de Ciencias se reunió en Chile para discutir cómo fortalecer el vínculo con la sociedad y los gobiernos.

Por Richard García

Probablemente nunca se habían reunido tantos científicos extranjeros en el salón de honor de la Academia Chilena de Ciencias como la semana pasada. Aunque la lengua oficial fue el inglés, el recinto acogió a investigadores procedentes de países tan diversos como Malasia, Sudán, Francia, China, Estados Unidos, Reino Unido e India.

Celebraron la asamblea del comité ejecutivo de la Red Global de Academias de Ciencias (IAP), organismo que agrupa a 104 de estas entidades.

Busca una mejor cooperación internacional entre ellos y también un vínculo más estrecho con la sociedad y los gobiernos, ya que los principales problemas del planeta hoy tienen que ver con temas científicos.

La reunión también fue una inmejorable oportunidad para tomarle el pulso al rumbo de la ciencia, aprovechando la diversidad de representantes.

Para Lorna Casselton, secretaria de asuntos exteriores de The Royal Society, los mayores retos que la ciencia debe enfrentar están vinculados directamente con el bienestar del ser humano: la seguridad alimentaria, las regulaciones de las enfermedades, el acceso al agua, las alternativas energéticas y el cambio climático.

“No podemos planificar el desarrollo de la ciencia, pero sí podemos decir que para la sociedad humana hay problemas importantes en la vida diaria como el agua y el clima”, dice el astrobiólogo Pierre Lena, representante de la Académie des Sciences de Francia. “Estos problemas requieren mucha investigación para comprender aspectos fundamentales de ellos”, afirma.

Mike Klegg, secretario internacional de la National Academy of Sciences de EE.UU, coincide con Lena en cuanto a que no hay que descuidar la investigación básica. Que la física, por ejemplo está siendo transformada radicalmente por el descubrimiento de la materia y la energía oscura y habrá que abordar eso en profundidad.

Para Whang Zhenyu, director de la división de organizaciones internacionales de la Academia de Ciencias China, la clave está en abordar áreas de frontera. “El desarrollo de materiales avanzados, la nanotecnología, la siguiente generación de tecnologías de la información, la tecnología espacial, las energías renovables”, detalla.

Juan Asenjo, presidente de la Academia Chilena de Ciencias dice que lo que viene es la medicina personalizada, la exploración del espacio y de las partículas subelementales, la predicción de los terremotos y la vida sintética.

En el caso chileno dice que se debe enfatizar el financiamiento de la investigación en salud, en energía, biocombustibles, biotecnología y física experimental. “A esta última tienen que darle más importancia, es esencial para cualquier desarrollo tecnológico que haya buenos físicos y buenos ingenieros”.

Fuente: El Mercurio – 8 Noviembre 2010

Comentarios de Facebook