Desde Chile aclaran misterio de estallidos oscuros de rayos gamma

El hallazgo se hizo aplicando un detector óptico e infrarrojo del telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, que se levanta en pleno desierto de Atacama.

Un grupo de astrónomos europeos develó desde un observatorio del norte de nuestro país cómo se hace la luz sobre los estallidos oscuros de rayos gamma, informó hoy el Observatorio Europeo Austral (ESO, por su sigla en inglés).

Según el observatorio, el descubrimiento se hizo aplicando un detector óptico e infrarrojo cercano de rayos gamma, más conocido como GROND, en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, que se levanta en pleno desierto de Atacama.

Es así como en los denominados estallidos oscuros de rayos gamma se ha encontrado estas gigantescas explosiones que son producto de múltiples causas, entre ellas la más importante es la presencia de polvo entre la Tierra y la explosión.

Mientras que todos los estallidos de rayos gamma tienen resplandores crepusculares que emiten rayos X, se reveló que alrededor de la mitad de ellos producen luz visible, en tanto que el resto permanece misteriosamente oscuro, precisa la ESO en su página web.

Sin embargo, algunos astrónomos previeron que estos resplandores oscuros podrían ser parte de una nueva clase de estallidos de rayos gamma, mientras que otros creían que podrían estar muy lejos.

No obstante, estudios realizados anteriormente habían propuesto que el polvo que oscurece que está entre el estallido y la Tierra podría explicar porqué eran tan tenue.

Sobre esto se refiere Jochen Greiner, uno de los investigadores que formaron parte de este estudio, quien dijo que “es vital para promover nuestra comprensión de los objetos que se convierten en estallidos de rayos gamma y lo que nos dicen sobre la formación de estrellas en el universo primitivo”.

Asimismo, en este nuevo estudio los astrónomos mezclaron información del Swift -satélite enviado por la Nasa en 2004- con nuevas observaciones hechas utilizando GROND.

En tanto, lo que hace imprescindible a GROND para el estudio de los resplandores crepusculares es su tiempo de respuesta veloz junto a su habilidad de observar de manera simultánea mediante siete filtros que cubren las partes visibles como infrarrojo cercanas del espectro.

Al juntar la información de GROND con las observaciones de Swift, los científicos pudieron determinar de forma exacta la cantidad de luz emitida por el resplandor crepuscular a longitudes de onda muy diferentes, desde rayos X de alta energía hasta lo infrarrojo cercano.

Del mismo modo, el equipo utilizó una gama de informaciones, además de observaciones realizadas por otros grandes telescopios para estimar las distancias hacia casi todos los estallidos en su muestra.

Hallaron que una proporción importante de estallidos están atenuados hasta alrededor de un 60-80 por ciento de su intensidad original por el polvo que atenúa, este efecto está exagerado en los estallidos muy distantes, dejando que el observador vea sólo un 30-50 por ciento de la luz.

Los científicos espaciales concluyen que gran parte de los estallidos oscuros de rayos gamma son aquellos a los que se les ha despojado completamente de su pequeña cantidad de luz visible antes de llegar a los seres humanos.

FUENTE: La Tercera – 20 de Diciembre 2010

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.