ANIP en la Prensa – El 90% de las firmas que contrata investigadores mejora productividad.

Compartir

Diversos sondeos, entre ellos el Índice de Capacidad Innovadora que anualmente mide el grado de innovación de los países de la OCDE y cómo éste influye sobre la competitividad y productividad, establecen que uno de los factores que permite que las economías eleven su capacidad de I+D, es la incorporación de capital humano avanzado (KHA) en el sector productivo.

La medición reveló en 2011 que mientras los mercados más desarrollados cuentan con 3.600 investigadores por millón de habitantes, Chile sólo tiene cerca de 700, cinco veces menos que los países industrializados. Y un año antes, un informe del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, mostró que en 2010 existía un stock de 6.598 doctores, de los cuales un 99,4% estaba empleado. De éstos, 594 (sólo un 9%), se desempeñaban en el sector productivo y se espera que bajo las condiciones actuales, esa tasa no varíe a 2020, llegando a 1.406 doctores de un total aproximado de 15.626. 

Es este escenario el que ha motivado a organismos públicos como el Ministerio de Educación, a través de su programa Becas Chile, y a la Comisión Nacional de Investigación, Ciencia y Tecnología (Conicyt), a promover la especialización e inserción de profesionales altamente capacitados en las empresas. Más aún, considerando que diversas encuestas realizadas en el marco de este tipo de iniciativas, han revelado que el 90% de las compañías que contratan investigadores de postgrado declara haber incrementado su productividad y obtenido beneficios económicos directos, según informa Conicyt.

Para Carmen Luz Latorre, directora del Programa de Atracción e Inserción de KHA de Conicyt, esto se debe a que “los investigadores, en especial aquellos con formación de doctorado, se encuentran cercanos a las fronteras del saber. Y en una economía globalizada y basada en el conocimiento, contar con talentos de este tipo resulta esencial para mantenerse competitivos”.

Opinión que comparte Claudio Pérez, presidente de la Asociación Nacional de Investigadores de Postgrado (ANIP), al señalar que “la principal característica que tiene el KHA es la capacidad de generar conocimiento por medio de la investigación, lo que permite no sólo producir innovación en sectores o áreas existentes en el mercado, sino también abrir nuevos mercados, incrementando las ventajas competitivas de las empresas y trayendo como consecuencia inequívoca un aumento de la productividad”.

Retorno al país

En el caso de Becas Chile, el programa aumentó en 23% su presupuesto ejecutado entre 2010 y 2011, y actualmente sus principales esfuerzos se centran en promover que los talentos que fueron a capacitarse al extranjero retornen a nuestro país para aplicar esos conocimientos.

Las iniciativas buscan generar una vinculación más fluida entre quienes realizan sus estudios y quienes están desarrollando proyectos de distinta índole en Chile, señala María Isabel Munita, secretaria ejecutiva de este programa. “Estamos trabajando en una plataforma web que realmente permita vincular los distintos actores que están y estarán relacionados en el proceso de retorno de nuestros becarios al país”, dice. “Esta red no sólo servirá como instancia de encuentro entre los becarios, sino también de éstos con la comunidad científica nacional, el sistema público y la empresa, todos ellos potenciales empleadores”, añade.

Proyectos como éstos son claves para Claudio Pérez, ya que “de no cambiar o mejorar las medidas que se han realizado para insertar al nuevo KHA que se ha formado en el extranjero, el stock de doctores aumentará de forma tal que el mercado no será capaz de retenerlos”.

En tal sentido sostiene que, en general, las empresas no realizan muchos esfuerzos de forma voluntaria para incorporar a estos profesionales y que ha sido el Estado el que ha incentivado esta inserción.

Algo que debe revertirse, recalca Pedro Leiva, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, si las compañías quieren continuar siendo competitivas. “Las empresas debieran contactar a quienes estudian en el exterior y asegurarles un cupo en áreas de desarrollo, pero esto será así en la medida que entiendan que esos conocimientos les permitirán generar nuevos negocios”, dice.

Fuente: Diario Financiero, 5 de Septiembre 2012

Comentarios de Facebook