Directores de Centros de Excelencia exigen determinación política para cambiar el panorama científico nacional.

Compartir

“¡Necesitamos crear una institucionalidad de las ciencias en Chile!”. Así de claros y enfáticos son los doctores Alexis Kalergis, Andrés Couve y Ramón Latorre. Los directores de Institutos Milenios de: Inmunología e Inmunoterapia, de Neurociencias Biomédica, y del Centro Interdisciplinario de Neurociencias opinan que “lo importante es generar un programa coherente de políticas públicas, de largo plazo y con un claro programa de desarrollo para la ciencia y la innovación tecnológica”.

Los científicos, dos de ellos integrantes de la Comisión Presidencial para el Desarrollo de Chile (Dres. Kalergis y Couve), esperan que en corto plazo se implemente el proyecto de institucionalidad científica, se incremente el aporte de recursos a la investigación científica y se promueva y valorice aún más, el desarrollo de la ciencia básica y aplicada.

“La estructura actual no es capaz de absorber un aumento significativo de los recursos y por ende se requiere de políticas concretas que promuevan la investigación y un cambio cultural en el panorama científico nacional”, señaló el Dr. Couve, de BNI.

En opinión del Dr. Alexis Kalergis, del IMII “la ciencia debe ser un acelerador del desarrollo cultural y económico de nuestro país, como ocurre en países desarrollados y emergentes. Para conseguir este objetivo, se requiere determinación política y un aumento en el porcentaje de PIB que se invierte en ciencia, el cual continúa siendo muy inferior al promedio de países desarrollados”.

Comisión presidencial de expertos

Esta comisión -integrada por 35 representantes del ámbito científico, académico y profesional, de diversas disciplinas, instituciones y edades- tiene por misión, entre otras tareas, elaborar un informe que de impulso a la ciencia básica y aplicada, así como en materia de innovación y tecnología. El informe debe ser entregado a la Presidenta Bachelet en juniopróximo, para que todos los puntos expuestos sean considerados en la discusión presupuestaria del año 2016.

Para el Dr. Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias y director del CINV, la creación de la Comisión Presidencial para el Desarrollo de las Ciencias, marca un paso fundamental en favor de esta área. “Lo más importante de esta comisión es que, finalmente, se logró crear una instancia para discutir de manera integral, la institucionalidad de la ciencia en Chile”. Asimismo, comenta que la posibilidad de crear un Ministerio de las Ciencias a futuro, sería de gran importancia para el país, permitiendo “hacer visible la ciencia al ciudadano”.

Impulsar la ciencia básica

Para Kalergis, académico de la Universidad Católica, y autor de la primera vacuna contra el virus sincicial, uno de sus principales aportes a este equipo de trabajo, es promover la importancia del desarrollo de la ciencia básica y aplicada en nuestro país, en favor de la biomedicina y la salud. Para ello, señaló que es vital “incrementar la inversión del Estado en estas áreas de investigación y con ello, seguir generando nuevas herramientas de diagnóstico y terapéuticas que puedan beneficiar directamente a los chilenos”.

Su llamado también se debe a que en Chile, la inversión en ciencia es una de las más bajas en todo el continente. Según estadísticas, los recursos destinados a esta área en nuestro país, alcanzan al 0,35% del PIB, situándose por debajo de la media en Latinoamérica – que promedia en el 1%-.

Ramón Latorre, por su parte, opina que ciencia básica y aplicada también son motores de desarrollo, cada cual desde una perspectiva diferente. “Es muy lindo lo que nos dice J.J. Thompson en un discurso dado en 1916 cuando nos habla de la diferencia entre ambas ciencias y nos señala: La ciencia aplicada conduce a reformas; la ciencia básica nos conduce a revoluciones y las revoluciones, ya sean políticas o científicas, son cosas muy poderosas si usted está en lado ganador. Es por eso que debemos apoyar desde los cimientos a esta disciplina”.

Apoyo a Centros de Excelencia Científica

Otra área que destacan los líderes de estas instituciones, es que la nueva visión científica que se está forjando en Chile, permitirá dar continuidad a los proyectos de investigación llevados a cabo tanto por Institutos Milenios, como por otras entidades que reciben fondos públicos para la investigación. De hecho, la propia Presidenta Bachelet, anunció que los centros pertenecientes a la Iniciativa Científica Milenio y a CONICYT, ya no tendrán un límite de financiamiento solo por diez años, sino que éste podrá extenderse por más tiempo, tras evaluaciones que demuestren logros significativos en sus áreas de especialidad.

“El mayor apoyo que se está promoviendo para los centros de excelencia, es fundamental pues permitirá generar una continuidad al largo plazo, y una mayor coherencia interna. Así, estos institutos podrán proyectarse verdaderamente en sus disciplinas y a nivel nacional, generando mayor conocimiento y aportes a la sociedad. Todo este cambio es muy necesario, y constituye una mirada más madura y seria”, enfatiza el Dr. Andrés Couve, director del BNI.

Agenda política para la ciencia nacional

La implementación de la Comisión Presidencial Ciencia para el Desarrollo con metas concretas y plazos bien definidos, es una manifestación del interés en potenciar la ciencia en Chile. Esta Comisión recibió instrucciones directas de la Presidenta en relación a los las mejoras que debe implementar: 1. Financiamiento, 2. Institucionalidad, 3. Impacto en educación y cultura, 4. Impacto en la economía nacional y 5. Inserción de profesionales y técnicos en el desarrollo científico-tecnológico. Según el Dr. Alexis Kalergis, “las señales entregadas el discurso de la Presidenta son muy alentadoras, y sugieren que mejoras en el apoyo político y económico para la ciencia chilena estarían en la agenda del Gobierno”

Por Carolina Todorovic.

Fuente: RedBionova y diario El Mostrador.

Comentarios de Facebook