El criollo maqui está de moda como antioxidante y suplemento vitamínico

Compartir

Es una superestrella de los productos naturales en EE.UU. En Chile, científicos de la U. Austral lograron desarrollar un extracto 100 veces más potente que la versión natural, y lo están exportando vía Italia al gigante mercado norteamericano.

Por Richard García

Lo presentan como el “superberry”, ocupa minutos de noticiarios y aparece mencionado en los matinales. Incluso estaría entre las preferencias de algunos famosos de Hollywood.

Súmese a eso su encanto como planta medicinal aprovechada por los exóticos mapuches y sus espectaculares propiedades como antioxidante descubiertas recientemente, y no es raro que al buscar en YouTube por maqui, nos bombardeen decenas de videos promocionales de jugos y suplementos vitamínicos.

La promesa del que denominan berry patagónico o chileno también incluiría, según los entusiasmados promotores, la restauración del equilibrio metabólico, recuperación de los niveles de energía y pérdida de peso. Y no sería charlatanería.

Ya en 2002, un equipo de la U. Católica había dado a conocer las espectaculares propiedades de este violáceo fruto nativo, conocido científicamente como Aristotelia chilensis . “No sólo tiene más polifenoles antioxidantes que las moras y las frutillas, sino que son de mejor calidad”, indicaba un estudio.


Desde entonces, la demanda se ha intensificado. Ahora, un grupo de investigadores de la U. Austral desarrolló -con el apoyo de un consorcio tecnológico- un extracto que “aumenta hasta cien veces las propiedades antioxidantes del fruto natural”, según destaca Rafael Burgos, farmacólogo de esa casa de estudios. No sólo eso: el mismo equipo acaba de identificar que el fruto posee propiedades inmunológicas. “Eventualmente podría servir para tratar enfermedades metabólicas como la diabetes”, dice.

Al carecer Chile por ahora de la capacidad técnica para desarrollar industrialmente este extracto, se asociaron con una empresa internacional que realiza la tarea en una planta industrial cerca de Milán. Y luego exporta el producto a los Estados Unidos, ya que cuenta con los permisos de la exigente FDA, que vela por la seguridad de los alimentos y fármacos que se venden allá.

“En las primeras partidas compraron extracto por un monto de 600 mil dólares, y esperamos que superen el millón y medio de dólares”, destaca.

Para obtener la materia prima se asociaron también con productores de la Región de Los Ríos.

Cada 29 kilos de fruta fresca se obtiene un kilo de extracto. Esta temporada se espera llegar a las 50 toneladas de fruto fresco recolectadas para obtener 1,5 tonelas de extracto purificado”, dice el farmacéutico. Se vende en envases de kilo, o aún más grandes, a empresas de productos naturales. Uno de los mayores compradores es la compañía del bioquímico Barry Sears, que desarrolla numeros productos para dieta.

Cuenta que en el verano hay muchos estadounidenses que vienen a Chile a comprar la fruta. “El problema es que el maqui que se están llevando es el maqui silvestre”. La idea -dice- es preferir la extracción sustentable a partir de cultivos.

Fuente: El Mercurio – 5 Septiembre 2010

Comentarios de Facebook