Escolares no relacionan carreras de salud y tecnología con la ciencia

Compartir

Estudio de Conicyt entre alumnos de enseñanza media en Santiago. Quieren ser ingenieros y doctoras, pero dicen que nos les interesa el trabajo científico. La imagen que tienen de esta área es que es demasiado difícil y sólo apta para genios.

Por Pamela Elgueda T.

El 94% de los estudiantes de enseñanza media desea seguir estudiando al egresar del colegio. Una cifra alta, según constató el Estudio Percepción de los Jóvenes sobre la Ciencia y Profesiones científicas encargado por Conicyt al Observatorio Social de la Universidad Alberto Hurtado.

Su claridad en ese punto, sin embargo, se diluye cuando se trata de nombrar las asignaturas que más les gustan y las que menos. Matemática, con el 15,7% de las menciones, y Lenguaje, con el 15,3%, aparecen como los ramos favoritos. Y también como los menos queridos, con el 32,8% y el 18,8% de las menciones, respectivamente.

Algo parecido les pasó a los 3.705 alumnos encuestados, todos de establecimientos de Santiago, cuando les preguntaron acerca de las carreras que deseaban estudiar. La tecnología y la salud aparecen como las áreas favoritas. Y las humanidades y las ciencias como las menos.

“Parece haber un poco de confusión, porque ellos dicen que no quieren estudiar nada relacionado con la ciencia. Pero las carreras específicas que les gustan tienen mucho que ver con esta área”, reflexiona Alejandra Reyes, economista del Departamento de Estudios y Planificación Estratégica de Conicyt.

Buenos alumnos

Conicyt encargó este estudio como parte de un proyecto a nivel sudamericano, que quiere conocer la percepción que existe del trabajo científico entre los escolares de la región. De hecho, pudieron hacer una comparación con lo que respondieron los estudiantes argentinos.

Así, los profesionales de la entidad pudieron saber que quienes se interesan por el área científica son los alumnos con promedios más altos y mayormente de colegios particulares pagados. Los hombres se interesan por la tecnología (el 56% quiere ser ingeniero) y las carreras de la salud son las preferidas de las niñas (42,5% le gustaría ser doctora).

Otro dato interesante de la encuesta es que los estudiantes tienen una alta percepción acerca de los beneficios que la ciencia y la tecnología le trae a la sociedad (86% cree que son muchos o bastantes). Una idea más positiva, incluso, que la que tienen sus pares argentinos, de los cuales el 79% opina que los aspectos positivos son hartos.

Lo curioso es que casi igual de alta es su idea de que los riesgos que conllevan estas áreas son muchos o bastantes: 62% de los chilenos opina eso, versus el 54% de los argentinos.

“Tenemos que ver qué tipo de información les está llegando, quizás son solamente desastres nucleares o ambientales”, dice Alejandra Reyes.

Quizás ese conocimiento parcial no sólo está influyendo en que no reconozcan sus carreras predilectas como del área de las ciencias, sino que también en que se inclinen a pensar que el científico es un ser más cercano al doctor Frankenstein que a Steve Jobs, el dueño de Apple.

“Hay harta del estereotipo del científico como un ser muy solitario”, agrega la economista. “Y también la visión de que se trata de un trabajo de alta exigencia, muy difícil, como de que solamente los muy inteligentes pueden ejercerlo”, agrega Carmen Luz Sánchez, investigadora del Observatorio de la UAH y que trabajó en el estudio junto a Daniel Leyton y Pamela Ugalde.

El trabajo, ahora, es aprovechar estos datos para transformar la imagen que los escolares tienen del trabajo científico. “Sentimos que hay que apuntalar más la relación de la ciencia con aquello que les llama la atención, que vean que detrás de sus videojuegos favoritos, de la tecnología que les gusta, hubo alguien que hizo investigación científica”, concluye Alejandra Reyes.

EN CIFRAS
84,1% de los encuestados dice que el trabajo científico es de observación y experimentación en laboratorios.
47,5% opina que es una actividad estable.
57,2% piensa que es una tarea con efectos prácticos en la vida de las personas y la sociedad.

Candidatos serios

Hombres, de promedio igual o superior a 5,6, de colegio particular pagado, con alto capital cultural. Ese es el prototipo de más serio candidato a dedicarse a una carrera científica, según pudo determinar el estudio de Conicyt.

Porque esas son las características de los estudiantes secundarios que expresan mayor interés por ramos científicos, especialmente matemática y biología.

Paradójicamente, la razón que muchos esgrimen para declarar a la matemática como su asignatura menos querida: “A pesar de que me cuesta (es difícil), igual es entretenida cuando entiendo”, declaró uno de los encuestados.

Fuente: El Mercurio – 18 Octubre 2010

Comentarios de Facebook