Ética y Matemática. Alma para la nueva institucionalidad

Compartir

Es importante considerar que en cualquier convivencia, interacción en que intervengan personas,  no siempre el camino más corto entre dos puntos es lo más humano [10]. Para ejemplificar esta frase proponemos una posición-reflexiva para estudiar la relación Ciencia-Comunidad, “Nuestro pasado esta ante nuestros ojos y el futuro a nuestras espaldas”. 

Es sabido que en los informes oficiales como Programme for International Student Assessment (OCDE 2006)[] o los del ministerio de Educación 2006, evidencia el estado actual de las ciencias en Chile, bajo estos estudios es posible “establecer que nuestros alumnos, y en especial aquellos provenientes de los sectores socioeconómicos más vulnerables, no están aprendiendo y no están desarrollando las habilidades fundamentales que les permitirán comprender, valorar e interactuar con su entorno natural y físico.” [4]

Según la Academia Chilena de Ciencias [1]  “En general, la sociedad chilena desconoce la calidad de la ciencia y tecnología que se desarrolla en el país, y esto es particularmente grave en nuestras elites y en las empresas, pues retardan el desarrollo  nacional al no utilizar el conocimiento e investigación acumulada, ni a los científicos de primer nivel que trabajan en Chile y las importantes redes internacionales donde nuestra CyT está integrada.” Esto nos permite plantear una visión desde la labor docente, es decir, desde la formación de ciudadanos.

Cuando se entra a una sala de clases a enseñar matemática, las sensaciones y emociones son infinitas. Se siente un gran desafío intelectual de mostrar a los estudiantes,  lo interesante que son las ideas matemáticas, pero a la vez se intenta expresar, que a través de ellas debemos transmitir valores de convivencia y bien-estar humano. Desde esta perspectiva presentamos la praxis del profesor de matemática, donde la matemática es la herramienta para formar en valores, por ejemplo: El ingeniero utiliza la matemática para aplicarla de acuerdo a su especialidad, el manejo de la aritmética tradicional [3] es necesaria para el comerciante y así en diferentes escenarios, la matemática se nos presenta como una herramienta para ser utilizada en diversos contextos y para diferentes propósitos.

Consideremos el siguiente episodio científico. Un joven estudiante de matemática llamado Évariste Galois (Creador de la conocida Teoría de Galois [2]), presenta un trabajo a la academia de Ciencias (Francia), pero este escrito se pierde…[9], es decir, se pierde una interesante conversación científica, entonces nos preguntamos ¿Existen responsables? ¿Galois realmente buscaba el premio o sólo quería compartir su conocimiento con los miembros de la comunidad? ¿Los miembros de la comunidad se cuestionaron este hecho? ¿La comunidad le estaba enseñando a Galois a valorar su trabajo, su esfuerzo? ¿Qué rol cumplen las instituciones dedicadas a la Ciencia para ayudar a las futuras generaciones? ¿Cuáles son las condiciones que se crean para que las ideas originales sean divulgadas y sobre todo disfrutadas por la comunidad? Interrogantes para reflexionar. Un ejercicio interesante, sería caminar por el centro de Santiago (Chile) y ver los quioscos de diarios, y contar cuantas revistas están dedicadas a reflexiones científicas.

Es así como René Taton termina su escrito: [9] “La elaboración de toda obra científica está profundamente marcada, no solamente por las cualidades personales del autor, sino también por el contexto moral, intelectual,  social y político de su vida, y  de su deseo más o menos consciente de sobre pasar y ser superior a sus rivales” Cuándo no hay diálogo ¿Surge la competencia? ¿Es necesario competir en Ciencia?

Desde la Pedagogía (en Matemática) no es necesario competir, sino más bien  colaborar, principio básico aplicado en [8]. Desde esta mirada aparece la ética, es decir la búsqueda del buen vivir (en matemática). Para lograr esto consideramos la siguiente visión de mundo “Nuestro pasado esta ante nuestros ojos y el futuro a nuestras espaldas”. Entonces si imaginamos que estamos frente de nuestro curso, los estudiantes no son nuestro futuro (lo mismo pueden imaginar los científicos frente a la comunidad), son nuestro pasado inmediato, son nuestra historia, y con ellos queremos compartir nuestros conocimientos, con nuestra historia, queremos colaborar y entregar hasta el último libro de nuestra biblioteca, es con ellos que debemos construir el conocimiento y para ver el futuro sólo debemos mirarnos a los ojos y ser sinceros, reconocernos como ignorantes. Esto permite que florezca espontáneamente el trabajo colaborativo. Es importante destacar que esto es coherente con las “nuevas” carreras científicas como: Biotecnología, Biofísica, Bioestadistica, Física-Matemática, Educación-Matemática, etc.

No olvidemos que tenemos alma, que Chile es una nación con alma, que cualquier avance científico, basado en la ética será un aporte a la comunidad y que la nueva institucionalidad debe tener alma y desarrollar gestiones, basadas en el buen criterio (el buen sentido). No sólo debemos enfocar nuestra mirada a lo económico (que por cierto, es importante, necesaria y fundamental), recordemos que las grandes ideas no se compran ni se vende se ¡disfrutan! [Inspirado en la actividad científica de Alexandre Grothendieck [5]].

William Campilla-Llanos, Profesor de Matemática.

foto 1

Referencias

[1]  Academia Chilena de Ciencias (2013),  Una integración real de Chile a la sociedad del Conocimiento.

[2]  Deschamps, Bruno (1998). Probleme d’aritmétiques des corps et de théorie de Galois, Hermann éditeurs des science et des arts, Paris, Francia  

[3]  Campillay, William  (2014). ¿Qué es una Aritmética? , En preparación.

[4]  Cofré, Hernán (Editor) (2010). Cómo mejorar la enseñanza de las Ciencias en Chile, Perspectivas internacionales y desafíos nacionales, Ediciones UCSH.

[5]  LA RECHERCHE (avril 2014). Le génie d’Alexandre Grothendieck. N° 486.

[6] MINEDUC (2006). PISA 2006: Rendimientos de estudiantes de 15 años en Ciencias, Lectura y Matemática.

[7] OCDE (2006). PISAT M 2006. Science Competencies for Tomorrow’s World Volume I – Analysis.

[8] Salas, Darío (1917), El problema Nacional, Facultad de Filosofía y Educación, Universidad de Chile.

[9] Taton, René (1971), Sur les relations scientifiques d’Agustin Cauchy et d’Evariste Galois, Revue d’histoire de sciences.

[10] Valenzuela, Rodrigo (1999), Los sueños de la razón, un ensayo sobre interpretación jurídica, Ril Editores.

[11] Wittgenstein, L. Conferencia sobre Ética. Paidós.

 

Comentarios de Facebook

Un comentario sobre «Ética y Matemática. Alma para la nueva institucionalidad»

Los comentarios están cerrados.