Gigante tecnológico alemán instala primera filial regional en Chile

US$ 50 millones de inversión. La Sociedad Fraunhofer, la mayor de Europa, abordará este año proyectos innovadores para acelerar el desarrollo económico y tecnológico de nuestro país.

Por Sebastián Urbina

Le encanta Chile. De hecho lo ha visitado 24 veces en los últimos siete años. Pero ahora su estadía es estratégica, al menos para nuestro país. En esta ocasión, Rainer Fischer, director del Instituto de Biología Molecular y Ecología Aplicada de la Sociedad Fraunhofer de Alemania, se ha dedicado a tiempo completo a preparar el aterrizaje de la mayor organización de investigación aplicada de Europa, que eligió a Chile para instalar su primera filial en Sudamérica.

“Tenemos una serie de requerimientos de otros países y, ahora, al anunciar que nos instalamos acá, muchos quieren tener un centro similar”, dice el científico. Los laboratorios Fraunhofer son reconocidos por productos como el MP3 y el chip para las pelotas de fútbol que se usaron en el mundial de Alemania 2006, los que informaban con total certeza si el balón pasó la línea de gol o no.

Por eso su llegada a Chile es un acontecimiento. “Buscamos entre los países más estables, en lo económico y en seguridad. Pero también queríamos que tuviera potencial de innovación y Chile ofrecía esto. Por eso lo elegimos”, explica.

Fue en octubre pasado cuando se firmó el acuerdo bilateral, en presencia de la Canciller Angela Merkel y del Presidente Sebastián Piñera, en la visita que éste hizo a Alemania. El nuevo centro para la biotecnología de sistemas debe estar funcionando a mediados de 2011 en Chile, y cuenta con US$ 50 millones para invertir en los próximos 10 años, de los cuales 19,5 los aporta InnovaChile de Corfo.

Los proyectos

Uno de los primeros proyectos que abordará es el uso de nanotecnología, partículas que son 100 mil veces más pequeñas que el diámetro de un cabello, con las que podrán removerse contaminantes tóxicos de bebidas o purificar aguas servidas, para lo cual se trabajará con la U. de Talca.

Otra iniciativa apunta a mejorar el uso de la llamada biomasa -materia orgánica vegetal o animal- para producir combustibles como biogás o bioalcohol, en alianza con la Pontificia U. Católica de Valparaíso.

Por último, este centro busca desarrollar test rápidos para detectar enfermedades en los peces y vacunas más eficientes para combatirlas, materia que trabajarán con la Fundación Chile. Algo que entusiasma a Fischer, quien confiesa que le gustan los pescados y mariscos chilenos. “Es una de las razones por las que me gusta venir. Ustedes tienen los mejores productos del mar del mundo”.

El investigador adelanta que dentro de cuatro o cinco años, se agregará la investigación en salud.

Este conocimiento es el más fuerte del instituto que preside Fischer, pero él advierte que es difícil de implementar porque “necesitamos infraestructura, también una masa crítica de gente formada para trabajar en tópicos tan complejos como la salud humana y veterinaria”. Algo que Chile debería lograr con la ayuda germana.

Fischer en pocas palabras

Energía nuclear: “Disfruto la naturaleza e intento protegerla, pero hay que ser pragmático. En Europa, se ha tenido que usar la energía nuclear mientras desarrollamos alternativas. No soy pronuclear, pero la necesitamos”.

Transgénicos: “Soy completamente protransgénicos. Es la tecnología del futuro y si vamos a ser siete billones de habitantes en el planeta, no podremos vivir sin ella”.

Células madre: “Muy difícil, pero debemos seguir investigando con las regulaciones y los niveles de seguridad adecuados. Así, en 10 o 20 años tendremos excelentes terapias”.

Vida sintética: “Hasta ahora se ha logrado algo mínimo, la bacteria de Craig Venter, diseñada con genes sintéticos. Pero lo que venga tendrá que ser debatido a un alto nivel. Será de gran ayuda, pero sin jugar a ser Dios”.

Fuente: El Mercurio – 10 Enero 2010

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.