“Gloria y derrota: Becas Chile”

Compartir

Por Darío Piña
@licenciadopina

Se lanzó la convocatoria para estudiar en el extranjero y así huir de la monotonía de los posgrados chilenos: llegaron las Becas Chile, las cuales ofrecen dinero para educarse en las más prestigiosas universidades del mundo a individuos que rocen lo más selecto de la intelectualidad humanística-científica del país. O eso es lo que se espera y se dice. Sin embargo, lo que podría considerarse un lujo (a quién no le gustaría que le pagaran por estudiar) se torna a su vez una tontería. La razón: una vez terminados los estudios se debe retornar obligatoriamente a Chile y trabajar algunos años acá. Hasta aquí, quizás, nada anormal. Incluso, dice Conicyt, el retorno es un paso obvio considerando la regalía de los montos de tales becas. Aún así, pongámonos una mano en el corazón y otra en el bolsillo: en dónde podrían trabajar quienes regresen tras sus doctorados. En las universidades, por ejemplo, habría que literalmente asesinar a un académico para que pudiese ingresar otro (si es que ya no está su ayudante en la fila); ni pensar, tampoco, que aquí en Chile está la gloria del científico hollywoodense que vive en centros de estudios privados a quien en caso de algún cataclismo el presidente lo telefonea para salvar el planeta. No. Eso aquí no sucede. Lo que sí ocurre es que varios deban trabajar en rubros “similares” a su especialidad, o que se conviertan en expertos rellenadores de formularios de concursos académicos. Esa es nuestra gloria y esa es, también, la de Becas Chile: una apuesta que de antemano ya supone una derrota.

Fuente: Diario HoyxHoy.

Comentarios de Facebook

Un comentario sobre «“Gloria y derrota: Becas Chile”»

  1. Parece ser que la estructura de Becas Chile se encuentra resuelta sólo en la capacidad de formación de capital humano, sin embargo, no ha estructurado políticas públicas que involucren la ejecución de lo aprendido en el extranjero. Carencia de centros de investigación, la incorporación de doctores en la industria, sujetos con postgrados en el aula de clases, en fin, es una red que debe articular más que el simple hecho de la especialización fuera del país.

Los comentarios están cerrados.