Gran Telescopio: Académicos UC defienden la decisión de instalarlo en Chile

Compartir

Por medio de una carta publicada en la prestigiosa revista Nature, académicos responden a un astrofísico español.

El astrónomo Leopoldo Infante y el ingeniero Juan Carlos de la Llera publicaron una carta en la prestigiosa revista Nature, donde defienden la capacidad del norte de nuestro país para albergar el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT).

La defensa se origina debido a las críticas surgidas del astrofísico español Francisco Sánchez, científico del Instituto de Astrofísica de Canarias que publicó una carta en la misma revista, en el número anterior.

Según la información enviada por el departamento de prensa de la Universidad Católica, la misiva, además de destacar la desinformación del astrofísico hispano al referirse a los posibles daños que causaría la sismicidad de la II Región en la óptica del E-ELT, los investigadores aseveraron que para garantizar una continuidad operacional completa, “52 aisladores sísmicos, aproximadamente, serán requeridos para este telescopio; todo por un total de medio millón de dólares, cifra lejana a los US$1.5 miles de millones que Sánchez especuló”, dicen en la edición 465 de la revista.

Según los autores, pese a que una cantidad importante de terremotos ha golpeado al norte de Chile en los últimos 40 años, ninguno de los observatorios, incluyendo el Telescopio Muy Grande (VLT, por sus siglas en inglés) en cerro Paranal, ha sufrido un daño palpable. Una premisa importante que probablemente ayudó al Observatorio Europeo Austral (ESO) a elegir al cerro Armazones, en Antofagasta, como el terreno para instalar el E-ELT, más aun cuando los costos para frenar los efectos telúricos de los sismos son insignificantes comparados con los gastos de construir este telescopio, explican los expertos.

La elección del sitio ideal para el E-ELT le tomó bastante tiempo al Consejo de la ESO. Varias fueron las zonas barajadas, entre ellas Armazones, Ventarrones, Vizcachas y Tolonchar, todas en Chile, y La Palma, en Islas Canarias. Sin embargo, la calidad astronómica de la atmósfera y la sinergia operativa que permitirá la cercanía de Paranal, hicieron de Armazones el recinto definitivo para este futuro instrumento cuyo espejo primario de 42 metros de diámetro, lo convertirá en el telescopio más grande de la historia.

“Creemos que el argumento presentado por el señor Sánchez no es correcto, pues construir el E-ELT en nuestra ‘temblorosa canasta’ es, técnica y económicamente hablando, la mejor opción de todas”, aseveró el profesor Infante.

Fuente: La Tercera – 7 Mayo 2010

Comentarios de Facebook