Identifican desde Chile la galaxia más lejana y antigua del Universo

Compartir

Fue detectada desde el Observatorio Paranal (ESO) y su luz ha tardado más de 13.000 millones de años en llegar a la Tierra.

Por Francisco Rodríguez

A fines de 2009, el telescopio Hubble fotografió la luz más lejana detectada hasta ese momento en el Universo. Sin embargo, por su distancia, fue imposible determinar si se trataba de una estrella o una galaxia. Un artículo publicado hoy en Nature despeja la duda: se trata de la galaxia más remota y antigua conocida hasta ahora.

Nació cuando el Universo apenas tenía 600 millones de años y su luz se demoró 13.000 millones de años en llegar a la Tierra, según la medición realizada por un grupo de astrónomos europeos desde el telescopio VLT, ubicado en el Observatorio Cerro Paranal (ESO).

El hallazgo permite mirar e investigar el Universo, justo después del Big Bang, una época que se conoce como la “edad oscura. “Es justo el tiempo en que empezaron a brillar las primeras estrellas y eso nos permite entender cómo se formaron éstas y cuándo pasó”, explica a La Tercera Gabriel Brammer, astrónomo de ESO y experto en galaxias distantes.

Cuando el Universo se enfrió después del Big Bang, hace unos 13 mil 700 millones de años, electrones y protones se combinaron para formar gas de hidrógeno. Este gas frío y oscuro era el componente principal del Universo durante la llamada “edad oscura”, cuando no había objetos luminosos.Brammer dice que cuando esta era terminó, las primeras estrellas se formaron y su radiación UV comenzó a despejar la espesa niebla de hidrógeno, proceso que se conoce como reionización. Por eso, los astrónomos creen que esta galaxia (UDFy-38135539) no fue capaz de despejar sola esta niebla, lo que significa que debe haber otras galaxias débiles y menos masivas a su alrededor que ayudaron en el proceso y que están por descubrir. “Gracias a este trabajo sabemos, por primera vez, con seguridad, que estamos mirando una de las galaxias que despejó la niebla que llenaba al Universo temprano”, dice la astrónoma Nicole Nesvadba, coautora del estudio.

Hasta ahora, las galaxias más antiguas conocidas habían nacido 780 millones de años después del Big Bang. Esta nueva galaxia los acerca mucho más a la edad primitiva del Universo y su meta es lograr ver las primeras estrellas que se formaron, que calculan lo hicieron 500 millones de años después del origen del Universo.

Descubrirlas y medirlas no es una tarea fácil. Los científicos observaron la galaxia durante 16 horas y luego de dos meses de análisis, el equipo concluyó que se trataba de una galaxia, pero que, dada su lejanía, no era posible establecer su distancia en años luz. Por ello, usaron una medición que se llama corrimiento al rojo, que se usa para detectar objetos muy remotos y determinar su distancia. Esta galaxia logró un puntaje de 8.6, equivalente a 600 millones de años.

Según Jean Gabriel Cuby, coautor del estudio, analizar la era de la formación de galaxias es empujar al límite la capacidad de los telescopios e instrumentos actuales. De allí que destaque la importancia de contar luego con el EELT (ESO), el telescopio óptico e infrarrojo más grande del mundo, que se instalará en el cerro Armazones, frente a Paranal, en Chile,en 2018.

Fuente:
La Tercera – 21 Octubre 2010

Comentarios de Facebook