Instalan en Chile el telescopio más alto del mundo

Compartir

Ubicado en la cumbre del cerro Chajnantor, en el Parque Astronómico Atacama, este instrumento japonés está ubicado a 5.640 metros de altura y es la primera etapa de un telescopio infrarrojo de 6,5 metros. Estudiará la formación de planetas y galaxias.

Por Francisco Rodriguez

En abril pasado, Chile fue elegido como el sitio ideal para instalar el telescopio más grande del mundo, el E-ELT. Ahora, el país nuevamente se anotó un punto en el mapa de la observación astronómica por recibir el proyecto ubicado a mayor altura en el planeta: el miniTAO, telescopio japonés del Observatorio de Tokio Atacama (TAO), que está ubicado a 5.640 metros de altura, en la cumbre del cerro Chajnantor, en la II Región.

El miércoles 7 de julio se dará a conocer “la primera luz” o imagen del espejo de un metro de diámetro, especialista en captar luz infrarroja del universo, que no es visible al ojo humano y que se encuentra oculta literalmente por nubes de polvo.

MÁS ARRIBA, MEJOR

El miniTAO recorrió 17 mil kilómetros desde la Universidad de Tokio, su lugar de construcción, hasta la cumbre de Chajnantor para su ensamble final. ¿Por qué viajar tanto? El jefe del proyecto y profesor de la Universidad de Tokio, Yuzuru Yoshii, explica a La Tercera que sólo el norte de Chile tiene las condiciones ideales para este tipo de telescopios, ya que “gracias a esta gran altitud y las condiciones de clima seco y casi sin vapor de agua se puede ver el universo que se capta en las longitudes de onda infrarroja, que no se pueden detectar de otro observatorio en la Tierra”. Razones similares que también aprovecha Alma, el proyecto radioastronómico multinacional más grande del mundo, que también está en la zona.

Pero trabajar esa altura, tanto para los profesionales como para los equipos, no es fácil. Mónica Rubio, astrónoma y directora del Parque Astronómico Atacama, zona reservada de 36 mil hectáreas para este tipo de proyectos, explica que para la construcción de los cimientos, por ejemplo, se contrató a gente de la zona que está acostumbrada a esas difíciles condiciones.

Por eso, el miniTAO es considerado un “pionero”, ya que, además, es un prototipo para otro telescopio más grande, con un espejo de 6,5 metros. “Las grandes altitudes son excelentes para la astronomía, pero duras para el cuerpo, la mecánica y la electrónica. No es fácil construir un telescopio de 6,5 metros, por lo que el miniTao nos proveerá de la experiencia necesaria para construir y operar el observatorio futuro”, dice Yoshii.

UN BUSCADOR

El proyecto TAO tiene dos objetivos principales: el primero es estudiar la creación de galaxias y el segundo, observar la formación de planetas, todo a través de la investigación de estos procesos a millones de años luz.

Por eso, para los investigadores es fundamental construir finalmente el TAO de 6,5 metros que, según la agencia EFE, tendría un valor de 76 millones de dólares. Costo que estaría solventado en parte por la gran calidad del cielo: “Es aún mejor que las primeras mediciones hechas para la instalación del telescopio. Es un 50% mejor de lo esperado”, dice Mónica Rubio, por lo que los japoneses ya trabajan en el segundo proyecto y ya tendrían el dinero para el espejo de 6,5 metros.

Fuente: La Tercera – 29 Junio 2010

Comentarios de Facebook