La ESO definiría el lunes la ubicación del telescopio más grande del mundo

Compartir

Los 14 países del Observatorio Europeo Austral (ESO) se reunirán para decidir la ubicación del mayor de sus proyectos: el Telescopio Europeo Extremadamente Grande. Chile compite con España y, aunque nuestro país ya obtuvo la aprobaciòn del comité científico, ahora debe obtener al menos nueve de los 14 votos para quedarse con el proyecto.

Por Francisco Rodriguez I.

El mundo astronómico está inquieto. ¿El motivo? El próximo lunes se reunirán en Alemania los representantes de los 14 países que componen los Observatorios Europeos Australes (ESO) para votar dónde se ubicará definitivamente el E-ELT, el telescopio más grande del mundo que proyecta construir esta entidad científica en Chile o España: los dos postulantes.

Nuestro país corre como favorito, pues en marzo pasado el comité científico de la ESO apoyó la opción chilena que postula construir el E-ELT en cerro Armazones, en la Segunda Región del país, por la notoria calidad de nuestros cielos y por la interconectividad operacional y científica que habría con el observatorio Paranal de ESO a kilómetros del lugar.

Ahora, sin embargo, Chile debe sortear la votación de los 28 representantes de los 14 países miembros de ESO: uno de perfil científico y otro político. Ambos deben entregar un voto único por país en la reunión de este lunes. Para que uno de los dos países resulte ganador, debe contar con dos tercios de los votos, es decir nueve. Si no se logra ese acuerdo, la decisión se posterga hasta la próxima cumbre.

España, que postula ubicar el E-ELT en La Palma, no se queda atrás, y está haciendo un fuerte lobby político, basado fundamentalmente en la sismicidad de nuestro país, a propósito del reciente terremoto.

SISMICIDAD NO ES RELEVANTE

Juan Carlos de la Llera, docente de la escuela de Ingeniería Estructural y Geotécnica de la Universidad Católica, consultor del proyecto del E-ELT para evaluar la confiabilidad del diseño de este edificio ante terremotos es categórico. No, La sismicidad en este caso no es tema. “Hoy existe la tecnología para proteger sísmicamente a las estructura y dejarlas esencialmente como si estuvieran en un país que no es sísmico, a un costo que es ínfimo”, dice.

Por lo mismo, el experto en estructuras antisísmicas -lo avalan más de 15 edificios de gran tamaño que no sufrieron daño alguno en el terremoto- cree que la decisión en este caso debe pasar por la calidad de los cielos y no por el movimiento del piso.

Agrega otro dato: el costo de proteger totalmente al E-ELT de un posible terremoto en suelo ancional es apenas un 0,05% del presupuesto total de la inversión global del megatelescopio.

Fuente: La Tercera -23 Abril 2010

Comentarios de Facebook