La frágil población del zorro chilote en Chile continental preocupa a ecólogos y autoridades

También se le conoce como zorro de Darwin. Después de más de un año sin ser avistados, recién este mes aparecieron cuatro ejemplares en las inmediaciones del Parque Nacional Nahuelbuta. Conaf realiza una campaña para evitar que sufran algún daño.

Por Richard García

“Si usted ha visto un zorro chilote, comuníquese con Conaf Angol”. Así advierten los volantes que ha repartido por los alrededores del Parque Nacional Nahuelbuta el organismo estatal.

Es justamente esta área protegida la única donde había una población de estos animales al norte de la isla de Chiloé. Hasta la década de los noventa era uno de los atractivos mayores del sector de la Piedra del Águila.
“Tú les dabas de comer con la mano, era muy habitual verlos”, recuerda el ecólogo Agustín Iriarte. En todo caso, su población rara vez habría pasado de la veintena de ejemplares.

Hoy ya no se encuentran tan fácilmente. De hecho, en los últimos años para los científicos parecía que se habían esfumado.

“Según dijeron unos guardaparques a un investigador, no los han visto en los últimos 3 años. Por eso, tenemos la sospecha de que están en estado crítico. Si no hacemos algo se va a extinguir esa población”, advierte Iriarte.


De Conaf llegaron buenas noticias el viernes. “Durante el último consejo consultivo que se hizo en Angol este mes nos contaron del avistamiento de cuatro zorros chilotes en terrenos aledaños al parque”, revela Marcelo Bustamante, del departamento de Áreas Protegidas de Conaf en la Región de La Araucanía. “Siempre están yendo ahí, y eso los científicos no lo saben”, añade.

“La noticia nos llena de alegría porque se han hecho avistamientos en forma muy puntual. Este es el más grande en los últimos meses”, destaca.

La presencia de los zorros chilotes más allá del parque ha obligado a repartir los volantes mencionados anteriormente. Incluyen también la imagen de los zorros culpeo y chilla, con los cuales la gente los confunde. “Como son chicos, los campesinos pensaban que eran los hijos de los otros zorros más grandes”, cuenta Bustamante. Gracias a la campaña de información, él cree que los frágiles animales correrán menos riesgo.

Genética reveladora

Iriarte valora el último hallazgo, pero advierte que la amenaza perdura. Le preocupan en especial los ataques que sufren por parte de los perros asilvestrados y otras especies de zorros presentes.

Además, la especie tampoco es exactamente la misma que vive en la Isla de Chiloé, precisa.

“Durante mucho tiempo se pensó que alguien los había traído a Nahuelbuta, pero se hizo un estudio de genética molecular, el que mostró que hace 30 mil años hubo un antepasado común para ambas poblaciones y luego se separaron.

En tiempos pasados, el animal habitó toda la cordillera de la costa sur y no sólo la isla. Por eso, Iriarte prefiere llamarlo zorro de Darwin. De hecho, el naturalista inglés fue el primero que lo describió.

“Llegó a Cucao con el ‘Beagle’ y bajó a dar una vuelta. De repente vio a un zorrito mirando el barco. Vino con un martillo geológico y le pegó en la cabeza. El ejemplar se conserva en perfectas condiciones en el Museo Británico”, cuenta Iriarte.

Otro naturalista de mediados del siglo pasado, el padre Housse, describió la presencia de estos zorros cerca de Valdivia.

Para ratificarlo, recientemente Iriarte y otros investigadores consiguieron fondos de National Geographic y recorrieron toda la cordillera del Sarao, al oeste de Osorno, y también la zona valdiviana.

“No logramos capturar ninguno. Eso sí que a la gente le mostrábamos la foto, y decían: ‘Yo lo he visto’ “. Al final, lo único que encontraron fue una piel en San José de la Mariquina. “Tras el análisis de genética molecular comprobamos que se trataba del zorro de Darwin”.

El ecólogo confía en que nuevos estudios en el futuro podrían tener más suerte.

Pequeño: El zorro chilote o de Darwin ( Lycalopex fulvipes ) mide entre 52 y 67 centímetros y pesa de 1,8 a 4 kilos. Es la especie de cánido más antigua de Sudamérica.

Fuente: El Mercurio – 18 Octubre 2010

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.