¿La leche de vaca produce cáncer? Pues claro que no

Compartir

Cuando ya casi nada parece sorprender me vienen con esto: “La leche causa cancer!!!” (sic). ¿Sorprendidos?, pues yo sí. Vamos, que decir tamaña afirmación no puede pasar inadvertida, no si consumes leche con cierta regularidad. ¿De qué trata todo esto? ¿Tiene fundamento empírico su asociación de la leche con el cáncer?. Veamos.

Según las denuncias que estos grupos anti-leche hacen, el consumo de leche y de productos lácteos de origen animal suponen un riesgo para la salud, y no un beneficio como la mayoría pensamos. ¿En qué se apoyan? Pues en varios argumentos. Por ejemplo, hay quienes denuncian que el consumo de leche y de lácteos estarían relacionados con el autismo y esquizofrenia (Ver nota aquí), aunque parten señalando que la principal causa del autismo es la vacunación (vaya afirmación, ya he hablado de eso antes en mi blog). Volviendo al punto, señalan que autismo y esquizofrenia estarían asociados a la incapacidad de una persona para descomponer apropiadamente un proteína que se encuentra en la leche. Por si eso no fuera suficientemente alarmante, hay quienes hacen una denuncia delirante que dice así:

¿Cáncer? Se han hecho estudios en los cuales se descubrió que la industria de la leche se rehusa a publicar evidencia de que existen secretos más grandes que la industria tabaquera haya revelado jamás. (Vía NotMilk.com)

En ese mismo link encuentran otras afirmaciones respecto de la leche, como por ejemplo que es una fuente pobre de calcio.

¿Acaso hay algo atendible en todo esto? Lo cierto es que encontré un paper que sugiere esto. Se trata de “Polymorphism of bovine beta-casein and its potential effect on human health” publicado el 2007 y que señalaba que el autismo y la esquizofrenia, parecieran estar asociados con el consumo de leche. No nos apuremos, el estudio no era concluyente, y de hecho invitaban a realizar más investigaciones al respecto. Puliendo un poco más la revisión en PubMed encontré varios otros papers que sólo aportan evidencias respecto de beneficios del consumo de leche y de los productos lácteos en general. Es así como llegué a este estudio publicado en 2011 llamado “Is cow’s milk harmful to a child’s health?” que nos aporta evidencias contundentes sobre algunas de las cuestiones más dramáticas denunciadas por los anti-leche.

Del estudio se desprende que la relación entre el consumo de leche de vaca y los trastornos del espectro autista es deficiente, e incluso que la relación de causa-efecto con la diabetes mellitus tipo 1 no se ha establecido debido a que muchos factores pueden concurrir.

Por otra parte, cabe señalar que la leche proporciona un vehículo aceptable y eficaz para la administración de micronutrientes específicos, especialmente el zinc y el hierro, esto en atención a las deficiencias de éstos en preescolares y que conducen a anemias y retrasos en el crecimiento. Al menos eso se desprende de las conclusiones del estudio “Micronutrient Fortified Milk Improves Iron Status, Anemia and Growth among Children 1–4 Years: A Double Masked, Randomized, Controlled Trial” publicado en PlosOne.

La leche de vaca representa una importante fuente de proteína de alta calidad nutritiva, así como de calcio (contradiciendo a la propaganda anti-leche). Tanto su composición proteica, como de grasa, junto con el contenido de micronutrientes, la erigen como un alimento funcional, cuyos efectos positivos se destacan por un consumo regular, en especial cuando el consumo de nutrientes es limitado en algunos contextos caracterizados por malas condiciones de alimentación. Los efectos negativos de su consumo parecen estar más bien situados hasta los 12 meses, a partir de entonces no se observan efectos negativos, a condición de que haya una ingesta diaria máxima de 500 ml. de leche adecuadamente complementada con hierro y alimentos enriquecidos (2011 Dec;53(6):594-600).

¿Y qué hay con el cáncer? Pues nada. Al menos en la exploración de las posibles relaciones existentes entre la ingesta de leche o de productos lácteos y el riesgo de cáncer colorrectal y de vejiga no se ha encontrado nada que apoye esa sentencia dramática.

En el estudio titulado “Milk and dairy consumption and risk of bladder cancer: a meta-analysis” se realizó un meta-análisis de datos de 14 estudios sobre la leche (que implican 4879 casos) y 6 estudios sobre productos lácteos (3087 casos) cubriendo una población total de 324.241 personas…¿Conclusión? no se encontró asociación significativa entre el consumo de leche y de productos lácteos con el cáncer de vejiga.

Respecto del cáncer colorrectal tampoco hay nada que temer en atención al consumo de lácteos. Al respecto el estudio llamado “Dairy products and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis of cohort studies” examina la asociación entre la ingesta de productos lácteos y el riesgo de cáncer colorrectal con un meta-análisis con la base de datos de PubMed publicados hasta mayo de 2010. ¿Conclusión? No hubo evidencia de una asociación lineal entre la leche y los productos lácteos y el riesgo total de cáncer colorrectal. Complementando esto, en “Dairy products and cancer” (2011) se señala que los meta-análisis de datos de cohortes disponibles hasta la fecha respaldan una asociación inversa entre el consumo de leche y el riesgo de cáncer colorrectal y de vejiga.

¿Pero y la leche cultivada? nada de nada, al contrario, hallazgos sugieren que un consumo elevado de leche cultivada puede disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga (Ver: 2008 octubre; 88 (4) :1083-7).

La maravilla de la ciencia es que puede minimizar nuestras dudas con exhibición de métodos y evidencias y no con pura especulación y citas de lo que alguien, con o sin grados académicos, dijo.

Así que tranquilos, que cáncer por tomar leche de vaca no les va a dar.

Acerca del autor

Mi nombre es Alexis Rebolledo Carreño, estudié sociología y cursé mi Magister en Investigación Social y Desarrollo en la Universidad de Concepción. Actualmente soy Jefe de la Unidad de Investigación de la Facultad de Educación y Hdes. de la Universidad del Bío-Bío, sede Chillán. Imparto asignaturas de metodologías de investigación cuantitativa y cualitativa a estudiantes de pre y posgrado, para quienes además he creado una revista virtual (www.licentiare.cl) de la cual soy editor y en la que se publican sus ensayos, tesis y opiniones. Mis áreas de investigación son educación científica, formación laboral, empleabilidad y sociabilidad contemporánea”.

Contacto: arebolledo@ubiobio.cl, Twitter: @el_alexis

________________________________________________

Artículo original en: http://www.hypothesis.cl/2012/09/lecheycancer.html

Comentarios de Facebook