Las 10 preguntas que la ciencia debe responder

Compartir

Desafío fue lanzado por la Royal Society al cumplir 350 años. Cómo manejar una población mundial que envejece y crece en forma acelerada o aclarar qué es la conciencia son algunas interrogantes que la institución británica busca contestar.

Por S. Urbina

Está de cumpleaños. Nada menos que 350 años. Y para celebrarlos, la prestigiada institución científica inglesa Royal Society propone 10 interrogantes que la ciencia debe responder en las próximas décadas. Este es el desafío.

¿Cómo manejar la creciente población mundial?

Aunque se cuente con energías renovables y se solucione el problema del hambre, lo realmente crucial es el acelerado crecimiento de la población y su envejecimiento. La ciencia tendrá que entregar las herramientas para que el planeta no colapse. “Este es un problema inevitable y Chile lo tiene. Por ahora, debemos lograr que las personas mayores sigan activas trabajando y estudiando”, dice Stéphanie Alenda, directora de la Escuela de Sociología de la U. Andrés Bello.

¿Qué es la conciencia?

Todos hablamos de ella, pero, hasta ahora, la ciencia todavía no tiene claro de qué se trata. Se ha aprendido mucho con los escáneres y las resonancias magnéticas, “pero se necesita estudiar la actividad eléctrica y química detallada del cerebro para tener una certeza mayor”, dice Pedro Maldonado, neurocientista de la Facultad de Medicina de la U. de Chile. Algo que se podría lograr en 25 años más. Hoy, la teoría más aceptada asegura que la conciencia no está en una parte concreta del cerebro, sino que es la actividad coordinada de todas las vías nerviosas. Cuando esta orquesta se sincroniza bien, surge necesariamente un director: la conciencia.

¿Derrotará la tecnología a la industria?

La mayor parte de nuestras pertenencias -lápices, autos o vestimenta- son producidas por diferentes industrias. Pero hoy la tecnología nos permite diseñar objetos en tres dimensiones (3D), tras lo cual los podemos “imprimir” para luego usarlos. La impresora es, en este caso, similar a un horno microonda, cuyo tóner contiene metales y resinas, por ejemplo, para producir un objeto definitivo como un vaso o un juguete. Esta tecnología ya existe en forma experimental y todo hace pensar que la ciencia protagonizará una nueva revolución industrial.

¿Qué sucedió antes del Big Bang?

Según los científicos, antes de este explosivo origen del universo, no había espacio ni tiempo.

“La ciencia necesita el espacio y el tiempo para hacer sus mediciones, por lo que hoy no podemos responder esta pregunta”, dice Mario Hamuy, director del Departamento de Astronomía de la U. de Chile. Pese a esto, dentro de 100 años eso podría cambiar “y lograríamos resolver este enigma”, agrega.

¿Se impondrá el pensamiento científico?

Este sería el mayor logro de los próximos siglos, según el físico de la U. de Manchester Brian Cox. Para él, la educación científica basada en la evidencia es la única manera de que el mundo progrese en forma segura.

En su opinión, estamos lejos de esto, lo que explica que aún no seamos capaces de erradicar enfermedades tan básicas como la malaria, contar con energías limpias que protejan el planeta y así poder neutralizar el cambio climático.

¿Cómo asegurar la sobrevida y el progreso de la humanidad?

Todos los descubrimientos y experimentos que se proyecten en los años venideros deben apuntar a esto. Así lo propone el químico y premio Nobel británico John Sulston, para quien la clave de la sobrevida humana está en contar con soluciones colectivas que reúnan a las ciencias naturales y las sociales.

Estaríamos llegando al tope en términos de consumo de energía y emisiones de contaminantes, algo que la ciencia deberá resolver preservando la libertad individual.

Los otros enigmas

Descifrar los números primos: aunque suene a esotérico, según el matemático Marcus du Santoy, aclarar su significado permitirá responder muchas preguntas de la ciencia, con el potencial de transformar la sociedad.

Explicar el espacio infinito: suena ilógico que algo sea infinito, más ahora que sabemos que el universo se está expandiendo. Pero se debe aclarar si se expande dentro de algo, entre otras dudas.

Llegar a las estrellas: dentro de 100 años, según el astronauta británico Piers Sellers, el hombre debería estar explorando los límites del sistema solar y la ciencia deberá entregar las herramientas.

Registrar los pensamientos: en las próximas décadas deberíamos poder grabar la actividad cerebral para volver a experimentar sueños o, incluso, un primer amor.

Fuente:
El Mercurrio – 3 Diciembre 2010

Comentarios de Facebook