Las desventajas económicas que enfrentan las familias becarias de CONICYT en Australia

Compartir

La continuación de estudios en el extranjero es un sueño para muchos profesionales chilenos, y la pesadilla de otros. Cuatro becarios de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYTen Australia, reclaman por las falencias del sistema de becas para detectar y cubrir gastos esenciales que ahora afectan a sus familias. Marcos Tricallotis, estudiante de doctorado de la Australian National University y delegado de Becarios con Familia en Australia, da cuenta del alto costo que enfrentan las familias chilenas becadas en ese país.

Tal como la mayoría de los becados para estudios de post grado a países desarrollados, los Tricallotis se aventuraron en un programa que parecía considerar adecuadamente cada uno de los posibles dilemas que se enfrentarían al acomodarse a la realidad de otro país. Si bien los ítemes de salud, colegiatura, manutención y visas laborales forman parte de la lista de la cobertura de CONICYT, Tricallotis reclama que la gratuidad de la educación de los hijos, como asume el sistema chileno para sus becados en ese país, no es tal. Lejos de ello, los costos de este error implican un alto sobreendeudamiento para estas familias de estudiantes y pone en jaque el desarrollo académico de los becados.

El programa de becas en el que se encuentra Tricallotis y sus representados, es un convenio entre el gobierno chileno, a través de CONICYT, y la organización australiana Group of Eight (Go8), una red de ocho universidades de ese país que firmaron una carta acuerdo de cooperación bilateral para recibir a estudiantes chilenos. Una vez en Australia, dejando atrás su hogar y las ventajas que ofrece el contacto con la familia extendida, las redes y su estatus profesional, la familia de Marcos constató con sorpresa que las condiciones de vida que le esperaban en los próximos años de estudiante becado, no habían sido lo suficientemente estudiadas por los organismos garantes. Expuesto el problema de financiamiento ante las autoridades chilenas y las universidades locales, Tricallotis sigue esperando una resolución a su problema que no implique endeudarse más allá de sus posibilidades para mantener los beneficios de su beca de post grado.

La reflexión de Tricallotis y sus representados en esta situación, asume de antemano el “retroceso económico” que implica volver a la universidad… “es parte de los desafíos que tiene el desarrollo intelectual, y uno está dispuesto a asumirlo. Sin embargo, es difícil entender cómo después de recibir una beca de gobierno para la formación de Capital Humano “Avanzado”, que además se enmarca en un Acuerdo de Libre Comercio entre ambos países, uno quede a la deriva en la más absoluta indefensión. Por un lado, el Gobierno de Chile, a través de CONICYT, argumenta que su responsabilidad llega hasta el envió del dinero ofrecido. Por otra parte, están las Universidades Group of Eigth que argumentan que su responsabilidad es sólo poner a un facilitador para los estudiantes. En este último punto, las Agencias de Estudios indicadas por las universidades, realizan un trabajo absolutamente deficiente, lleno de errores y, si uno exige el cumplimiento de sus obligaciones, su respuesta es que uno fue voluntariamente con ellos y se puede marchar cuando le guste”, afirma.¿Hubo una diferencia sustancial entre el costo real de vida en Australia y lo estimado en las cifras de la beca de CONICYT?

Efectivamente, existían variados ítems y situaciones que no estaban contemplados en el convenio que firmamos con CONICYT, como el colegio de nuestros hijos, que es una suma cuantiosa cercana a los 9.500 dólares australianos; o el tener que pagar por adelantado gastos de seguro médico familiar, dado que CONICYT solo puede desembolsar en cuotas anuales el costo de la prima, lo que nos obliga a cubrir la diferencia de nuestro bolsillo. Lo del colegio público de nuestros hijos es el tema más delicado, dado que las dos agencias de CONICYT y de las universidades australianas que se encargaron de nuestras postulaciones delegadas, nos informaron muy mal.

¿Qué tipo de respuesta les dieron estas agencias a sus demandas?

Sus respuestas variaron, desde decir que en el Estado Australian Capital Territory (ACT) existía la posibilidad de exención de ese derecho y que, además, era un asunto que estaban revisando (cosa que nunca fue cierto). A otros becarios en el Estado de Victoria les dijeron que el colegio de sus hijos era gratuito. A mí, por ejemplo, me informaron que en el estado de New South Wales era gratis, situación falsa y que, lamentablemente, tampoco se conocía a nivel de la embajada chilena, pese a que su personal siempre ha tenido una buena disposición para atendernos. Creo que desde que partió este sistema de postulación delegada a través de agencias privadas, se han cometido muchos errores y hemos pasado también muchos malos ratos.

¿Qué obligaciones económicas tiene Chile en el caso de sus becas?

CONICYT cubre ciertos gastos básicos, incluyendo salud en la forma de un seguro médico con una prima máxima de 800 dólares americanos…Un tema no menor es el seguro de salud para estudiantes que lamentablemente no cubre muchas eventualidades para los estudiantes internacionales. Se dio el caso de un pareja de estudiantes de doctorado, en la que la mujer dio a luz en un estacionamiento público porque ningún hospital en Melbourne quiso recibirla, debido a tener un seguro que no la cubría en términos de atención ginecológica. Otro tema también problemático es el de las vacunaciones para los hijos, pues son carísimas y no-reembolsables. La verdad es que Australia es promocionado como un lugar paradisiaco y con muchos beneficios sociales, pero puede ser a la vez un lugar bastante cruel si no eres residente y sobre todo si traes a tus hijos.

¿Cómo ha sido la gestión del gobierno australiano o del Go8 frente al problema del costo del colegio para sus hijos? 

Con el tema del pago del colegio, hemos apelado ante las autoridades de educación del ACT, pero la respuesta es la misma, que no se puede hacer nada. Lamentablemente, es una política (de cobro del colegio a los estudiantes internacionales) que es progresiva en todos lo estados de Australia. En Queensland lograron retrasar la medida para 2013 ó 2014, dado que la Universidad de Queensland apeló al gobierno estatal frente a esta medida. El Go8 ha sido más empático, si bien no han conseguido mucho en el ACT, al menos entiende nuestra situación y han buscado alguna vía de solución. Es triste ver como en ese sentido se te cierran las puertas en todas partes a nivel de autoridades.

¿Cuál es la situación migratoria, monetaria y o laboral de los familiares o acompañantes de los estudiantes becados?

Una de las cosas positivas, a diferencia, por ejemplo de Estados Unidos, es que el tipo de visa (en Australia) permite trabajar a tiempo completo a nuestros cónyuges. Si no sería imposible sobrevivir solo con la asignación de la beca. En el caso de que tengas un hijo(s) en edad escolar, tu cónyuge puede aprovechar ese horario (casi full time) para trabajar y generar ingresos para alimentación y cosas básicas, nunca para cubrir gastos de colegio por ejemplo, o cualquier otro ítem “inesperado”. Un punto importante de considerar es que la búsqueda de empleo para nuestros cónyuges no es fácil, pues en general el australiano prefiere a los locales para temas laborales. Hay barreras idiomáticas que influyen si tu cónyuge no maneja el idioma. Por tanto, si esa ventana de trabajo “no se abre” es difícil solventar una estadía acá. Pero de la experiencia que hemos tenido muchos, generalmente se consigue empleo al cabo de por lo menos 6 meses como máximo. Obviamente, si tu eres profesional, tus grados y títulos no son reconocidos acá, por lo que deberás trabajar desde pintando casas hasta en labores de aseo (yo en los fines de semana he trabajado de pintor para costear el colegio de mi hija, además de recurrir a tarjetas de crédito y ahorros, entre otros).

¿Cuál es la situación de estudiantes que llegan sin sus familias a Australia? 

Todavía es conveniente venir y adquirir la experiencia de estudiar acá para una persona sola, a pesar de que la variación de la moneda local ha hecho que la situación no sea precisamente holgada. Es por eso que proponemos un ajuste de las manutenciones de acuerdo a la moneda local y el costo real de vida. El porcentaje de familias con hijos que llegan becadas desde Chile no es alto, gran parte de los becarios vienen solos o con sus parejas, pero sin hijos.

¿Cómo han cambiado sus condiciones de vida desde que entró en el programa de becas? 

Por lo general varios de los que venimos con familia e hijos teníamos buenos trabajos en Chile, presencia profesional y un nivel de vida bastante bueno. Esto no significa que tengamos recursos ilimitados o seamos de clases acomodadas. Para costear ítems “extra” hemos debido recurrir a ahorros y, lo que es peor, caer en deudas o vender nuestra casa. Nos interesa contribuir a la política de formar capital humano avanzado que hace el gobierno de Chile para alcanzar el desarrollo. Estamos agradecidos por la posibilidad brindada de estudiar en el exterior adquiriendo un idioma distinto, pero creemos que esta política de desarrollo no debe ser a costa de la ruina financiera (y por ende, personal) de grupos familiares completos. Detrás de los números también hay personas.

¿Cómo decidieron y por qué a postular al programa de Australia? 

Hay variadas experiencias, en mi caso personal postulé a la ANU porque trabajaba en el área de certificación ambiental con normas ISO y otros estándares en diversos sectores industriales. En Australia existe una línea de investigación interesante acerca de la evaluación de la efectividad de estas nuevas formas de “gobierno corporativo” en el sector forestal, materia que es muy aplicable a Chile que es un país líder en esta industria hace años y además ha desarrollado un estándar propio.

¿Puede describir un día de clases o trabajo en Australia?

Un día de trabajo en la universidad es levantarse a las 7.00 am aproximadamente, ir a dejar a nuestra hija al colegio entre 8.30 y 8.45 en bicicleta. Por fortuna acá los colegios públicos son asignados por cercanía al suburbio donde se vive, de manera que esto no demora más de 10 minutos en ese medio de transporte. Mi señora trabaja y entra a las 9.00 o 9.30 am. (tiene diferentes turnos). Yo llego cerca de las 9.30 am a la Universidad dado que por lo general me toca la responsabilidad de ir a dejar a mi hija al colegio en la mañana. Nos vamos ambos en bicicleta a nuestro centro de estudios/laboral que queda en el centro de la ciudad de Canberra. A las 3.00 pm se debe recoger a nuestra hija del colegio. Existen programas de cuidado de niños hasta las 6.00 pm (after school) pero son muy caros y en circunstancias muy específicas hemos tenido que usarlos. En el caso de otros becarios con familia, tanto en Melbourne como en Canberra, el día es relativamente similar, lo que obliga a coordinarse muy bien, dado que acá no contamos con redes de apoyo como en nuestro país y en ciudades más grandes las distancias son enormes.

¿Cómo ha sido la experiencia de estudiar en Australia y qué le ha llamado más la atención?

La experiencia es excelente si se tienen las condiciones para aprovecharla al máximo. Hay muchas conferencias y lecturas públicas que son complementarias a la formación que uno recibe acá. El sistema está muy bien organizado en relación a proporcionar todas las herramientas para que el alumno produzca una investigación de postgrado de alto nivel, pues no solo se nos facilita una oficina con un PC, conexión a internet, teléfono, sala de estar común para almuerzos/reuniones con otros estudiantes de diversos países y locales, sino que se nos suministran las herramientas “blandas” para desarrollar de mejor forma nuestros estudios: talleres de redacción de tesis; resolución de problemas durante un doctorado; preparar presentaciones en público; y todas las actividades de soporte de formación general necesarias para motivar al estudiante a continuar de buena forma sus estudios. En general, el trato y la dedicación de los profesores para con sus alumnos de postgrado es muy bueno, son personas muy respetuosas, consideradas y lo que yo calificaría –a diferencia de nuestra cultura– muy confiados. Por ejemplo, uno de mis supervisores nos prestó gentilmente su casa para vivir en ella las 2 primeras semanas que llegamos a Canberra, mientras ubicábamos un arriendo con mi familia.

Fuente: Portal Asia Pacifico BCN – 24 de Abril 2012

Comentarios de Facebook

3 comentarios sobre «Las desventajas económicas que enfrentan las familias becarias de CONICYT en Australia»

  1. De acuerdo con la nota, la publicidad que hace conicyt deberia ser clara en decir que la beca es solo para personas sin hijos, debido a que los niños no representan nada para el pais.

  2. Totalmente en desacuerdo con la nota. La beca no es para la familia y el estado no tiene porque financiarla. Es ridiculo querer mantener una familia con el monto de la beca, de la cual saben cual es el monto asignado y aun asi se quejan. Que patudez!

  3. Lamentablemente no puedo estar más en desacuerdo con el artículo. Yo igualmente me encuentro estudiando un PhD en Australia (Queensland), antes trabajando en Chile, y con familia. Si bien son ciertos los problemas económicos descritos, asociados a una beca que es exigua si se considera el costo de vida en Australia, el hecho concreto es que las becas NO son familiares. Si uno viene con familia a Australia, es responsabilidad de uno averiguar ANTES los costos y asumir previamente las medidas del caso. En Chile estamos muy mal acostumbramos a criticar todo y responsabilizar siempre al resto.

Los comentarios están cerrados.