Mary Therese Kalin fue galardonada con el Premio Nacional de Ciencias Naturales 2010

Sólo tres mujeres han ganado el Premio Nacional de Ciencias: la botánica Mary Kalin y la astrónoma María Teresa Ruiz (en 1997) en la categoría de Ciencias Naturales y María Teresa Hidalgo en Ciencias Exactas (1999).

Por decisión unánime, el jurado presidido por el Ministro de Educación, Joaquín Lavín, designó hoy como Premio Nacional de Ciencias Naturales 2010, a Mary Therese Kalin.

La ganadora, de origen neozelandés con residencia permanente en Chile desde 1978, actualmente es Directora del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) de la Universidad de Chile y que recibe financiamiento de Conicyt a través del Programa de Financiamiento Basal para Centros Científicos y Tecnológicos de Excelencia. Obtuvo un Ph. D. en Botánica en la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos y realizó sus estudios postdoctorales con el Dr. Peter H. Raven, Residencia en el New York Botanical Garden.

El Ministro Lavín informó que la decisión del jurado se basó en “la contribución científica a la Biología de la Reproducción y Biogeografía de plantas y aspectos relacionados a la conservación y a la Ecología en general y también a la formación de discípulos en el país”.

El jurado estuvo conformado por Joaquín Lavín Infante, Ministro de Educación; Víctor Pérez Vera, Rector Universidad de Chile; Nibaldo Inestrosa Cantín, último galardonado; Ignacio Sánchez Díaz, Rector Pontificia Universidad Católica de Chile y Juan Alfonso Asenjo de Leuze, representante de la Academia Chilena de Ciencias del Instituto de Chile.

La galardonada, Mary Therese Kalin, recibirá como premio un monto de 16 millones de pesos y una pensión vitalicia de 20 UTM (aproximadamente 700 mil pesos mensuales). Además, en su nombramiento, se le entregó un certificado de galardón, que la acredita como Premio Nacional de Ciencias Naturales 2010.

Fuente: CONICYT – 25 de Agosto

Mary Kalin-Arroyo está radicada en Chile hace 32 años:
Botánica neozelandesa es Premio Nacional de Ciencias Naturales

El jurado logró un acuerdo unánime tras valorar su aporte al conocimiento de la biodiversidad vegetal, la conservación natural y la formación de científicos en el área.

Por Richard García

Sorpresiva, incluso para la ganadora, fue la elección de Mary Therese Kalin-Arroyo como Premio Nacional de Ciencias Naturales 2010.

El nombre fue anunciado en el Ministerio de Educación pasadas las 11:00, luego de más de una hora de deliberaciones por parte del jurado, que debió evaluar 12 candidatos. Finalmente, resultó ungido el nombre de esta bióloga y botánica de origen neozelandés, pero que ha trabajado y formado equipos desde la Facultad de Ciencias de la U. de Chile a partir de 1978, especializándose en la flora regional, particularmente, la precordillerana.

El ministro de Educación, Joaquín Lavín, destacó que Kalin fue elegida por unanimidad debido a “la contribución científica que ha realizado respecto de la biología de la reproducción y biogeografía de plantas, la conservación y ecología, y por la formación de discípulos en el país”.

Kalin agradeció el premio admitiendo que era extranjera, pero que había desarrollado el 80% de su carrera aquí. “Este país me ha dado todo, porque soy una persona que ama las montañas, soy ecóloga y uso como laboratorio natural todo el paisaje y ecosistemas de Chile. Sin ellos no podría haber desarrollado mi actividad”.

Una carrera en Chile

El Premio Nacional de Ciencias está destinado a los chilenos, pero también a personalidades extranjeras de larga residencia, cuya obra científica o creativa se ha desarrollado en el país y significa un aporte de excelencia o relevancia para la ciencia, la cultura o el arte. De hecho, los primeros premios nacionales de esta categoría, Alejandro Lipschutz (1969) y Herbert Appel (1970) nacieron en Letonia y Alemania, respectivamente.

Pero su condición de residente cambiará pronto, dijo a “El Mercurio” Kalin tras asistir a su nominación.

“Con esto, que es tan potente y emocionante, voy a nacionalizarme. No quise hacerlo antes porque, en un principio, sentí que nacionalizarse era como buscar otra identidad, pero voy a hacer la prueba. Me gustaría. Por mucho tiempo he sentido deseos y ya soy parte del país”.

La investigadora lidera el Instituto Milenio de Ecología y Biodiversidad (IEB), que funciona en la Facultad de Ciencias de la U de Chile, pero que acoge a científicos de otras instituciones. El éxito alcanzado por la entidad motivó que también fuera elegida para obtener fondos del programa de financiamiento basal para centros de excelencia.

Kalin se doctoró en Botánica en la U. de California Berkeley, donde conoció a su marido, el diplomático chileno Manuel Arroyo. Posteriormente, él fue destinado a las Naciones Unidas y ella siguió un posdoctorado en Nueva York. Vivieron un tiempo en Venezuela, pero cuando tuvieron a su hijo, decidieron radicarse en Chile.

Llegó en Marzo de 1978 a las “barracas” de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile y, desde entonces, se ha dedicado a recorrer el país y Latinoamérica.

Kalin (65) nació en New Plymouth, una localidad a mitad de distancia entre Auckland y Wellington, “a los pies de un volcán que es muy parecido al volcán Osorno, con mucho bosque”, dice.

Cuenta, con su muy particular acento, que la naturaleza influyó mucho en ella desde pequeña. “De chica recolectaba plantas y las ponía debajo de la cama. En especial me gustaban mucho los helechos porque eran muy bonitos”. Después la motivaron la zoología y el mar. “Ya en la secundaria me interesé en la alta montaña y encontré mi lugar”.

__________

”Después de Darwin es la más importante divulgadora de la biodiversidad chilena. Internacionalmente impresiona cómo la respetan y la invitan a dar charlas en los lugares top”.
JUAN ASENJO
PRESIDENTE DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS

”Es una persona que tiene una actividad científica impresionante. Para el país ha sido súper bueno que se radicara acá a hacer investigación.
MARIA ELENA BOISIER
PRESIDENTA SUBROGANTE CONICYT

”Ha establecido una línea de investigación en el área ecológica vegetal muy importante en el país, particularmente desde el punto de vista de la protección de áreas”.
MANUEL SANTOS
BIÓLOGO, U. CATÓLICA


Una solución salomónica

“Ojala que las autoridades puedan resolver el tema de una forma salomónica para el país”, dijo Mary Kalin al ser consultada sobre la aprobación de una central termoeléctrica en las inmediaciones de la reserva natural de Punta de Choros. La científica reconoció que “Chile tiene que ser verde y limpio”, pero enfatizó que la pregunta que debe hacerse frente a un desarrollo como éste es “si es necesario y si vale la pena”. Kalin, en todo caso, resaltó el valor natural del entorno del desierto chileno, que está considerado entre los 14 hotspots (puntos clave de biodiversidad) más importantes del planeta.

Fuente:
El Mercurio – 26 Agosto – 2010

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.