Maternidad y Ciencia

Compartir

El tema de la maternidad cuando estás realizando un postgrado es literalmente eso, todo un tema, al menos en el área de las ciencias duras. Si no es así en otras áreas, por favor házmelo saber.

Cuando uno decide hacer un postgrado en Chile, de cierta forma también decide aplazar la maternidad, porque la competencia es extremadamente fuerte y, lamentablemente en esta área, los papers son todo, si no trabajas no publicas, si no publicas no hay becas, si no hay becas no hay plata… y claro si no publicas… no existes…

Uf, con tantos peros ¿por dónde partimos? Veamos las salas cunas: ¿son un derecho para las estudiantes de postgrado? La respuesta es clara y aplastante: NO. En el caso de la PUC todos tienen el “derecho”, siempre y cuando se pague $143.000 mensuales, en la U de Chile hay 16 cupos para todas los estudiantes (pregrado), en la USACH en algún momento estuvieron en conversaciones con JUNJI para evaluar la posibilidad de poner una sala cuna en la misma universidad, pero por el momento tampoco tienen el derecho. En las otras universidades desconocemos la situación.

Supongamos que finalmente decides pasar por sobre esos pequeños “peros”, si quedas embarazada, tienes a tu hijo(a) en una sala cuna y se enferma, ¿qué pasa con las síntesis y los experimentos que están corriendo? ¿Qué pasa con las incubaciones que tienes que sacar ese día? Bueno, además es obvio que no tienes licencia médica, por lo tanto estás a merced de la “buena voluntad” de tu tutor(a) y de la de tus compañeros de labores. Los laboratorios de investigación que conozco en Chile no están acondicionados para recibir a una mujer embarazada, un sólo ejemplo son los disolventes orgánicos tóxicos que abundan en nuestras áreas de trabajo. Una historia que le pasó a una amiga refleja el pensamiento de muchos, ella le pidió a un compañero que estaba manejando un producto tóxico que lo hiciera en el laboratorio del lado, la respuesta de esta persona fue “¿por qué me tengo que ir yo si la preñada eres tú?” ante esto… nada que decir…

Otra pregunta que queda en el aire, es ¿qué hacer con congresos y estadías cortas? Dejas a tu hijo o le costeas de tu bolsillo los pasajes, sala cuna, etc. ¿Qué dirían tus pares si llevas a una guagua a un congreso? Yo jamás he visto una mujer con sus hijos en uno, pero sé de gente que los ha llevado porque estaban lactando y la recepción no fue con una muy buena cara.

Existieron una seria de iniciativas por parte del gobierno anterior y del mismo CONICYT por proteger a la mujer. En el caso de la asignación de becas, con un mismo puntaje somos nosotras quienes tenemos prioridad; podemos estar o no de acuerdo con esa manera de pensar, pero para las universidades, esto no es un tema, al parecer las mujeres en postgrado no tenemos útero, no tenemos vida sexual y por ende, no podemos embarazarnos en este período.

Destacable es entonces la mesa negociadora de ANIP con CONICYT el año 2008, que logró que el “beneficio” de pre y postnatal de las becarias 2009 en adelante fuera retroactivo, sin embargo, ¿qué pasa con las otras becas?

Personalmente, aplacé la maternidad, los “peros” ganaron y el curriculum primó. Pero a aquellas que sí se atrevieron a vencerlos, mis respetos por privilegiar su vida familiar, felicitaciones por su valentía y mis más sinceros saludos en el día de la madre.

Autor:

Carolina Muñoz
Químico, mención Industrial, PUC
Doctorando en Química, PUC

Comentarios de Facebook

5 comentarios sobre «Maternidad y Ciencia»

  1. Qué sentido!! y que violento a la vez tener que cuestionarnos todavía en el siglo XXI , con el “triunfo del feminismo” del s. XX , si debemos o no ser madres ahora, porque finalmente estamos obligadas a decidirlo por estrategia más que por amor.
    Estoy terminando un máster en la U de Barcelona a puertas de seguir el doctorado, con dos hijas y con un miedo terrible porque quizá se viene otr@..miedo por esta agresiva forma de tener que plantearnos la vida. Cuestionándome si seguir mi carrera académica. Y a pesar de todos los derechos ganados por la mujer en esta sociedad y las políticas públicas que ayudan a superar las desigualdades de género las madres somos vistas de otra manera..parece que definitivamente somos un “colectivo” distinto que no podemos seguir lo que las “otras mujeres” pueden seguir…Si en chile las salas cunas son caras aquí son “impagables”…y las públicas escasean, es un lío postular. Y en las guarderías públicas, que tb. hay que pagar, solo reciben ayuda las madres residentes que argumenten serias dificultades económicas. En las universidades no existen; porque la maternidad no existe.
    Así que parece ser que a pesar de tanto progresismo sigue primando el argumento machista: “Así que usted señorita a estudiar y a nada más…no quiera nada más, porque no le vamos a dejar!!…
    seguimos sindo cercenadas en pedazos…
    Pero quiero resistir…
    aunque cuesta mucho.
    Fuerza a todas y gracias por la columna
    cariños
    lorena

  2. Muy bueno, no creo haber leido algo sobre esto antes. Soy de las que le dí prioridad al estudio y al magister, en vez de la familia, “,..total puede ser más adelante”,…bueno,..ahora tengo el grado de magister, pero llevo 1 año de tratamientos para poder tener hijos, en este momento estoy esperando el resultado del último. Creo que el sistema nos fuerza a optar por lo uno o por lo otro, es poco amigable con las que queremos ser mamás, me pasé mucho tiempo pensando, “,…me embarazo o hago el magister”, y a pesar de haber tomado la decisión algo de culpa siempre hay en todo esto, por anga o por manga. Por lo menos aun me queda tiempo para seguir intenándolo, pero el Doctorado esperará para más adelante, …o para otra vida quizás,…en este momento estoy cursando el Doctorado de la Vida,…Gracias por la columna.

  3. Justo se me ocurre cambiarme de casa y casarme entre 1° y 2° de magister… y ahora ya estoy en 3°, cosa que no debiera ser… con 9 meses de embarazo, lista para recibir a mi bebé… afortunadamente mis compañeros de laboratorio y mi profesor tutor han sido muy amables, considerados y ayudando en lo más posible… pero sin duda igual ha sido un tema para mí, ya que mi beca no cubre ni un cuarto de mis gastos, así que tratar de sacar adelante una tesis, trabajar por sustento y esperar a mi bebé ha sido un gran trabajo… y en la realidad Chilena de hoy resulta difícil que un sueldo por casa alacance a cubrir todo… pero bueno, no me arrepiento de mi decisión… la tesis me esperará un cachito más y seguiré creciendo profesionalmente después de los 30… pero mi niñita ya no podía esperar más… ánimo a todas!!! de algún modo siempre se puede.

  4. Felicitaciones Carola por tu muy sincera columna…
    Respecto del último comentario de Estanislao, es cierto que en todo trabajo puede ser que necesites esperar para ser madre, pero uno de los puntos más relevantes de nuestra situación como inv en postgrado, es que CARECEMOS DE DERECHOS LABORALES…
    La materniadad se relaciona directamente con la edad en la mujer…y para las miles de mujeres que han intentado AÑOS tener un hijo y la naturaleza no se los ha permitido…pueden dar fe que la PLANIFICACIÓN familiar muchas veces NO sale como uno desearía…
    La falta de derechos laborales siginifica, como señaló Carola, que tu hijo NO se puede enfermar, que tienes que contar con los, como mínimo, 150.000.- pesos para cancelar la sala cuna…que la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses es un todo un tema para nosotras y nuestros hijos….PERO QUIERO HACER NOTAR QUE ESTE PROBLEMA AFECTA A TODAS LAS MUJERES QUE TRABAJAN SIN CONTRATO LABORAL (COSA QUE ES TODA UNA INSTITUCIÓN ACTUALMENTE EN NUESTRO PAÍS)….ADEMÁS DE AFECTAR A TODAS LAS MUJERES QUE TRABAJAN EN EMPRESAS QUE BUSCAN LOS MECANISMOS PARA NO CONTAR CON SALACUNAS (COMO LO HACEN LOS SUPERMERCADOS)…¿PODRÍA UNA SRA QUE ES CAJERA EN UN SUPERMERCADO EN VITACURA PAGAR UNA SALACUNA CERCA DE SU TRABAJO PARA LACTAR A SU HIJA O HIJO?
    Nuestra sociedad NO está adaptada para que las mujeres seamos madres felices…es todo un problema…tengo amigas que al regresar al trabajo sus jefes (o jefas) las tienen sentadas haciendo NADA porque les señalan que la persona que las reemplazó lo está haciendo bien…y cabe señalar que trabajan en una institución que como ninguna otra debiese proteger a la familia…una de nuestras compañeras de postgrado debió congelar porque su hija no puede tomar rellenos (leche maternizada)…y así podría seguir ejemplificando mi afirmación…
    YO SEGUIRÉ LLEVANDO A MI HIJO CONMIGO A TODAS PARTES, PORQUE ÉL ES PARTE DE MI VIDA, PORQUE SUFRÍ COMO NADIE SE LO PUEDE IMAGINAR CUANDO MI EMBARAZO ESTUVO EN PROBLEMAS Y PORQUE EL ES Y SERÁ LO MÁS IMPORTANTE DE MI VIDA…PORQUE SOY FELIZ Y NO ME IMPORTA SI ME PIERDO UNA CHARLA DE UN PREMIO NOBEL SI INTERFIERE CON EL TIEMPO PARA MI HIJO…SI QUE, PORFAVOR, NO ME VUELVAN A DECIR…:”PUCHA QUE PENA QUE NO FUISTE, ESTUVO TAN INTERESANTE!!”…PORQUE QUIZÁS MI HIJO APRENDIÓ ALGO NUEVO Y JUSTO ME LO ENSEÑÓ EN ESE MOMENTO…Y NADA PUEDE SER MÁS INTERESANTE QUE UNA “GRACIA” DE MI AMADO SALVADOR EMILIO….

  5. Hasta el momento se ve difícil cambiar esa manera hitleriana de ver y vivir la ciencia, o sea, si no publicas, estás “muerto” o “no existes”. O darwinista en la que el que publica es el más fuerte. Todo esto no es nada más que el miedo y el ego en todos los que nos dedicamos a las “ciencias para la vida”.
    Felicitaciones por tu columna y te cuento que la situación actual de la mujer ciéntífica y sus derechos reproductivos en nuestro país es bien parecida a la de países desarrollados, quizá con la excepción de Suecia donde a los hombres se les da un largo postnatal. Tal vez ahí podría hacerse más equitativo el asunto, aunque sin duda sería bueno que se crearan y ampliara la cobertura a hijos de estudiantes PhD y postdocs a las salas cunas.
    No es por desanimarte, pero una vez que entras a la industria a veces también te debes de esperar un tantito antes de tener familia.
    Saludos.
    Chau

Los comentarios están cerrados.