¿Por qué se invierte en astronomía en Chile?

Estimado lector, para responder a esta pregunta comenzaré por mencionar la fascinación histórica e incluso prehistórica que las personas hemos tenido por los eventos celestiales. El ser humano siempre ha contemplado absorto a la naturaleza, incluso a aquellos objetos nocturnos, luminosos y misteriosos que aparecían en el cielo, equivalentes a las sombras en “la caverna de platón”. Éstos relataban a los astrólogos unas místicas y extrañas historias sobre héroes y dioses. Desde entonces, un largo camino se ha recorrido y el método científico nos ha entregado a la descendiente de la astrología, la astronomía. Ésta ha modificado radicalmente nuestra visión del Universo, eliminando, por ejemplo, al geocentrismo. Creo que la frase de Carl Sagan “la exploración del cosmos es un viaje de auto-descubrimiento” se ha mostrado muy acertada. 

Por otro lado, en el plano educativo, la astronomía siempre tendrá un poder especial para despertar la curiosidad y cautivar a las personas, en especial a los niños. Los niños son el futuro de la sociedad y su más importante tesoro. He atestiguado que las charlas y talleres sobre astronomía son herramientas efectivas para incentivar a los jóvenes a estudiar e interesarse en todas las ramas de la ciencia, un recurso usualmente usado por los educadores, como los proyectos Explora.

Chile es ciertamente un país geográficamente privilegiado. Cuenta con diversos recursos naturales y ahora se suman a ellos sus cielos norteños. He asistido a charlas sobre la contaminación lumínica del cielo en ciudades como La Serena, que no sería trascendente de no ser por los observatorios cercanos. Es importante normar esto, pues le pregunto a usted, ¿quién desearía continuar realizando millonarias inversiones en dichos observatorios si empeorase la contaminación lumínica en el futuro?

Las siete instituciones universitarias chilenas de astronomía que investigan de manera profesional son la Pontificia Universidad Católica, la Universidad de Chile, Universidad de Concepción, la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Valparaíso, la Universidad de La Serena y la Universidad Andrés Bello. Ellas están asociadas en la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS), que agrupan a cerca de 60 astrónomos, tanto chilenos como extranjeros, con el cargo de profesor y además se congrega otra población cosmopolita de 150 personas constituida por doctorandos y postdoctorados. Pero, ¿cómo se comparan estas cifras con otros países? En naciones desarrolladas se cuenta aproximadamente con 15 astrónomos cada millón de habitantes. Por ejemplo, la facultad de física y astronomía de la Universidad de Heidelberg en Alemania, posee más de 1.000 estudiantes. Sin embargo, Chile no es un país como los demás, pues habrá de convertirse en el epicentro astronómico mundial, por lo que tiene el potencial para superar esa proporción1.

Existen instituciones astronómicas internacionales como ESO, NOAO, NRAO, NAOJ, que ya cuentan con observatorios en Chile, como por ejemplo La Silla y Paranal que pertenecen a la ESO (European South Observatory). Además existen diversos proyectos futuros, como el European Extremely Large Telescope (E-ELT), con una inversión de 1.300 millones de euros. Una parte de ese dinero se utilizará en la construcción de sofisticados instrumentos, los cuales contarán con tecnologías aún inexistentes. La mayoría de estos equipos serán construidos en el extranjero, como ocurre en el ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), donde los radiotelescopios son construidos tanto por empresas japonesas como europeas. Sin embargo, otra gran parte de la inversión se quedará en Chile, pues mucha tecnología también se desarrollará acá. Un megaproyecto, como es el E-ELT, necesitará de muchos recursos, como maquinaria, personal, prestaciones de servicios y otras. Así, este proyecto contribuirá a muchas áreas más, además de la astronomía, como a la física aplicada, o a las ingenierías electrónica, mecánica e informática, e inclusive al área del turismo. A nivel universitario, por ejemplo, existen diversos convenios para que estudiantes de ingeniería realicen pasantías o trabajen en estos proyectos. 

Y recordemos que este es sólo uno de los tantos proyectos por entrar en funcionamiento. El radioobservatorio ALMA pronto estará en pleno funcionamiento, y por si fuera poco se han hecho planes para instalar otro nuevo gran radiotelescopio, que complementará las observaciones de ALMA. Los norteamericanos cuentan con el observatorio en Cerro Tololo y también planean iniciar la construcción de otro supertelescopio, el Giant Magallanic Telescope (GMT). Así, queda claro que las instituciones chilenas tendrán acceso a una gran variedad de nuevos y avanzados telescopios, lo que implicará una gigantesca productividad científica, pues como es sabido, las instituciones chilenas cuentan con el 10% del tiempo de observación. Pero lo cierto es que no hay suficientes astrónomos en las instituciones chilenas para ocupar todo el tiempo de observación, lo que se resolvería si se contara con más astrónomos trabajando para ellas a tiempo completo. Esta última década Chile ha invertido bastante en astronomía. Existen programas especiales de CONICYT para desarrollar la astronomía en el país, como los fondos Gemini-CONICYT y ALMA-CONICYT, aunque estos fondos provienen indirectamente de organizaciones extranjeras como la ESO.

Chile está ante una gran oportunidad para desarrollar ciencia y tecnología de primer nivel. Posee muchas ventajas debido a las inversiones extranjeras realizadas, además de todos los proyectos por venir. Los nuevos observatorios estarán listos dentro de un intervalo de 2 a 12 años, por lo que el tiempo es crucial, ya que como sabemos, la formación de profesionales debidamente calificados es un proceso que puede tardar una década.

Creo que es una gran fortuna para todos los chilenos poder colaborar junto a la comunidad científica internacional en proyectos que están a la vanguardia en el desarrollo de la ciencia y la tecnología a nivel mundial.

 

1. http://www.bbc.co.uk/news/world-latin-america-14205720

 

Matías Blaña Díaz

Magíster en Ciencias, con mención en Física, especialidad en Astronomía

Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas

Universidad de Concepción, Chile


Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.