Presidente Piñera presentó agenda para que Chile sea un país desarrollado en el 2018

Compartir

La hoja de ruta- que busca potenciar la inversión y el empleo- tiene como objetivos derrotar la pobreza, dar un salto en educación, crecer en ciencia y tecnología y mejorar la salud.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, encabezó hoy en el Patio de las Camelias de La Moneda el lanzamiento de la agenda gubernamental “Chile País Desarrollado: Más Oportunidades y Mejores Empleos”, que apunta potenciar el crecimiento de nuestra economía, aumentar la productividad y contar con empleos de calidad para alcanzar el desarrollo a fines de esta década.

Acompañado de los ministros de Hacienda, Economía y Trabajo, el Mandatario presentó una ambiciosa agenda que representa la hoja de ruta para los próximos años para lograr los objetivos citados.

El Mandatario explicó que la idea de la agenda es crear cuatro nuevos pilares aparte de “un poder político estable, una democracia legítima y una economía de mercado abierta y libre”.

El primer punto es derrotar la pobreza, para lo que “vamos a aplicar medidas que van a permitir a todos aquellos que están por debajo de esa línea, poder llegar a la línea de la dignidad a través del ingreso ético familiar que se empieza a aplicar en nuestro país a partir de marzo del próximo año”, afirmó.

También se refirió a hacer cambios en materia de educación, donde postuló “mejorar la calidad de vida de nuestro capital humano mejorando la educación, capacitando a 5.000.000 millones de trabajadores e incorporando las tecnologías de la sociedad del conocimiento”, enfatizó.

Por otro lado, crecer en las áreas de salud y ciencia y tecnología, para lo cual “necesitamos una cultura de la innovación y el emprendimiento”.

Para el Jefe de Estado “un país desarrollado significa también un país capaz de darle oportunidades y empleo a todos sus hijos, significa que todos nos comprometamos con este esfuerzo, además un país desarrollado significa darle una salud digna y eficaz a todos sus hijos”.

Además planteó que “las metas van a ser medidas e informadas a los ciudadanos chilenos en forma permanente y frecuente”.

También se refirió a desafíos en el plano del aumento de la inversión, la competitividad de la economía y, particularmente, a la creación de empleo.

En lo que se refiere a productividad, el Mandatario se abrió a la posibilidad de modificar la tasa máxima convencional y en ese contexto la Ley de Bancos, temas que han sido puestos por el gremio bancario por muchos años. La idea sería buscar fórmulas que permitan que sectores como las pymes tengan más acceso al crédito bancario, lo que de alguna forma queda constreñido con la actual regulación bancaria.

En materia de inversión, recalcó la creación de un Comité Interministerial, cuyo objetivo será específicamente destrabar la puesta en marcha de proyectos de inversión. Y particularmente en lo eléctrico, se modificarían una serie de aspectos regulatorios y legales a fin de facilitar la concreción de una matriz energética diversificada, lo cual pasará también por adecuar normas específicas tales como la norma de centrales termoeléctricas y la posibilidad de compensación por localizaciones.

Finalmente llamó a la oposición a “que tenga también una actitud de apertura y colaboración. Este no es un proyecto de este Gobierno, es del país”, subrayó.

FUENTE: El Mercurio – 8 Noviembre

DESCARGA EL DOCUMENTO COMPLETO HACIENDO CLIC AQUÍ

Comentarios de Facebook