Sorprendente hallazgo científico desde observatorio Paranal

Compartir

Región (de Antofagasta) continúa a la vanguardia de la investigación astronómica

Por Jorge Melín Falcón

Usando el Very Large Telescope (VLT) del observatorio Cerro Paranal, 125 kms. al sur de Antofagasta y perteneciente a ESO (European Southern Observatory), un equipo internacional estudió por primera vez la atmósfera de un exoplaneta (planeta fuera del Sistema Solar) del tipo “súper-Tierra”. Determinaron que su atmósfera se compone de agua en forma de vapor o está dominada por gruesas nubes o brumas.

El sorprendente hito sólo fue posible gracias a las sobresalientes características del mayor complejo de telescopios del mundo, con el que se logró observar detalles del planeta conocido como GJ 1214b.

La proeza científica se realizó estudiándolo mientras se desplazaba frente a su estrella anfitriona, y algo de la luz estelar pasó a través de la atmósfera del planeta.

GJ 1214b tiene un radio de unas 2,6 veces el de la Tierra y es unas 6,5 veces más masivo, ubicándose en la clase de los exoplanetas conocidos como “súper-Tierras”.

EXTREMÓFILOS

El hallazgo científico coincidió con la noticia dada a conocer por la Nasa, sobre el descubrimiento en un lago de California de bacterias que se alimentan de arsénico.

Este tipo de seres vivos se conocen como “extremófilos”, porque viven en lugares de la Tierra con condiciones extremas, como volcanes submarinos, la Antártida y el Desierto de Atacama.

De hecho, nuestra región es escenario constante de estudios sobre la detección de estos microorganismos, preparando tecnologías que permitirían descubrir vida fuera de la Tierra, especialmente en Marte.

Eduardo Unda-Sanzana, astrónomo de la Universidad Católica del Norte, destaca los notables avances hechos por ESO y la NASA, así como el hecho que hasta el momento hayan sido descubiertos cerca de 500 exoplanetas.

“Estamos llegando al final de la fase de descubrimiento de estos planetas. Lo que viene en la búsqueda de vida fuera de la Tierra es el estudio específico de las atmósferas de los ya descubiertos, y se estima que el primer instrumento que podrá hacerlo será el E-ELT (European Extremely Large Telescope), telescopio de 42 mts. de diámetro que ESO construirá en la región”, indicó.

Según cronogramas estadounidenses y europeos, de 2030 para adelante recién se entrará en la etapa de exploración de los mejores “candidatos” para albergar vida.

“Lo interesante es no sólo que cada vez hay más descubrimientos de esta naturaleza, sino también que cada vez se producen más rápido, muchos de ellos en la región”, dijo.

Fuente: El Mercurio de Antofagasta – 3 Diciembre 2010

Comentarios de Facebook