Parte la segunda fase de la expedición científica más ambiciosa en la Antártica

La Expedición Científica Antártica, organizada por el Inach, reúne a más de 200 investigadores de distintas nacionalidades.

Por J.M.Jaque

“Ojalá encontráramos restos de un dinosaurio antártico. Existe la posibilidad cierta de que eso pase”, comenta optimista el jefe del área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural, David Rubilar, uno de los más de 200 científicos de diversas nacionalidades que tomarán parte en la segunda fase de la Expedición Científica Antártica, organizada por el Instituto Antártico Chileno (Inach) y que partió este viernes con destino a la base aérea antártica Teniente Marsh.

“Para la gente a la que le gustan los récords, es la expedición más grande, con mayor número de investigadores, la más grande inversión (1.300 millones de pesos) y que rompe las barreras temporales, porque estamos remontándonos a reconstruir cómo era el continente antártico hace millones de años”, explica Marcelo Leppe, investigador jefe del Departamento Científico de Inach. Las actividades en terreno se centrarán en la zona del archipiélago Shetland del Sur, el extremo norte de la península Antártica y el mar de Weddell. La principal plataforma logística terrestre estará en la Base Profesor Julio Escudero y la marítima, en el rompehielos “Oscar Viel” de la Armada. En total, en esta fase se trabajará en 52 proyectos agrupados en cuatro líneas de investigación. Uno de ellos es el del profesor Rubilar.
Read more

Población de pingüinos Rey podría establecerse por primera vez en Chile

Tierra del fuego. Este tipo de ave acuática es propia de las islas cercanas al Atlántico Sur. El inusual avistamiento de unos 90 ejemplares con intención de anidar en Bahía Inútil puede ser un indicio de que el país cuenta con una nueva especie de pingüino en su territorio.

Por Richard García

Las próximas semanas serán clave para saber si Chile continental cuenta con una quinta especie de pingüino residente. Durante toda la década se ha hecho frecuente la presencia en aguas magallánicas del pingüino rey, el segundo en tamaño después del Emperador. Esta especie de ave acuática es propia del Atlántico Sur y las islas situadas al norte de la península antártica.

Pero han sido los dos últimos años que una población creciente se ha concentrado en el extremo oriental de la Bahía Inútil, en Tierra del Fuego, según cuenta el especialista en aves Enrique Couve.

“Desde principios de octubre de la temporada pasada fueron llegando y se congregaron hasta formar un grupo que alcanzó casi los 50 ejemplares en noviembre pasado. La modesta población se mantuvo estable hasta enero y luego, a mitad de febrero, fue bajando hasta llegar a 14”. Pese a ello, durante el invierno se mantuvo un grupo estable de 6 a 8 representantes.
Read more

Científicos chilenos y de la Nasa inician misión a la Antártica para medir retroceso de los hielos

Un avión de la Nasa equipado con sensores láser medirá hasta noviembre el efecto del cambio climático en este continente.

Por Francisco Rodríguez

Un verdadero laboratorio aéreo llegó a Chile este martes desde Estados Unidos. Se trata del DC-8 de la Nasa, un avión equipado con sensores láser, radares y medidores de temperatura que -entre octubre y noviembre- sobrevolará la Antártica para medir y estudiar el derretimiento de los hielos en este continente. La misión -llamada “Ice Bridge” o Puente de Hielo- es la segunda de este tipo que se realiza en la zona y en ella participan científicos de la Nasa, de universidades norteamericanas y del Centro de Estudios Científicos (CES) de Valdivia.

Los expertos ocuparán la tecnología del DC-8 para estudiar, desde la altura, el espesor de la capa de hielo continental a más de dos kilómetros de profundidad. El fin: medir el debilitamiento que ésta ha sufrido por causa del cambio climático y cómo eso podría impactar a la Tierra. “En esta campaña nos enfocaremos en medir las variaciones de la superficie de hielo -con nuestro escáner láser- y las elevaciones en la superficie del mar que rodea la Antártica. Es algo que necesitamos conocer con gran detalle, para desarrollar mejores modelos de derretimiento y saber cuánto puede subir el nivel del mar en las próximas décadas”, dijo en el sitio de la Nasa, Michael Studinger, uno de los científicos de la agencia que ya se encuentra en Punta Arenas.
Read more

Arqueólogos chilenos rescatan completo un trineo usado por cazadores de focas en el siglo XIX

Encontrada en la Antártica, es la única pieza de su tipo que se conserva intacta en Chile.

Por Francisco Rodriguez I.

El capitán inglés Williams Smith nunca pensó que un desvío accidental en la ruta de su barco, hacia el sur de Cabo de Hornos, lo llevaría a avistar, en 1819, un archipiélago de 11 islas glaciares a las que bautizó como islas Shetland del Sur. Menos que sólo un año después los cazadores de focas llegarían hasta ellas desde Inglaterra y Norteamérica para dar origen a una industria que sólo en 1820 contabilizó 250 mil pieles vendidas y que prácticamente arrasó con la fauna local.

Algunos objetos encontrados en las islas daban cuenta de estas expediciones ocurridas hace casi 200 años. Hasta que un grupo de arqueólogos chilenos y extranjeros dio con la única pieza completa que se ha descubierto hasta la fecha en nuestro país sobre estas matanzas: un trineo de madera usado por los foqueros para trasladar sus utensilios durante sus cacerías en tierra. Su data: cerca de 140 años. Su estado: el registro mejor conservado de la cacería de lobos y focas antárticas que hubo durante el siglo XIX en Chile. Su importancia: conocer más de estas expediciones que lograron reunir en esta zona a más de 90 barcos y decenas de factorías. Pero sobre todo, saber cómo más tres mil hombres (sólo en 1820) lograron cazar y sobrevivir en condiciones climáticas extremas.

Read more

Trozo de hielo reveló la presencia de uranio en territorio antártico

Estudio trata de entender los efectos del cambio climático.El uranio encontrado data de 1995, lo que coincide con el aumento de la producción de este mineral por parte de Australia.

Por Rolando Martínez

La presencia de trazas de uranio que precipitaron sobre el continente antártico en 1995 es uno de los secretos develados por un “testigo de hielo” (trozo de hielo en forma cilíndrica) que fue extraído desde una profundidad de 133 metros en la llamada meseta Detroit, en la península antártica.

Los estudios corresponden al proyecto “CASA, Clima de Antártica y Sudamérica” que realizan los investigadores del Instituto de Cambio Climático de la Universidad de Maine, en los EE.UU.; el Instituto Antártico Chileno (INACh) y la Universidad Rio Grande do Sul, de Brasil. La investigación comenzó en noviembre de 2007, cuando extrajeron un testigo de hielo en la meseta Detroit, al norte de la península antártica y a 1.930 metros de altura sobre el nivel del mar.

La presencia de estos restos de uranio coincidirían con el aumento en la producción de este mineral ocurrido en 1995 en Australia, y se presume que la propia circulación atmosférica transportó estas partículas.
Read more