Aldea y basura cubren hogar del hombre de Acha, el Adán de Arica

Abandono se cierne sobre los vestigios que datan de hace nueve mil años. Escombros generados por areneros y una población marginal cubren el sitio en donde se halló el esqueleto costero más antiguo del norte.

Por Mauricio Silva

Un discreto cartel lo anuncia. Pero el sitio donde fue hallado el hombre de Acha, el Adán de Arica, está irreconocible. Escombros, basuras y la extracción de áridos han sepultado los vestigios que habían sobrevivido 9 milenios, luego que una banda de cazadores-recolectores instalara su campamento en la confluencia de los valles de Azapa y Acha. Hoy, además, pobladores levantaron una villa marginal en las inmediaciones.

El lugar había sido excavado en 1980 por el arqueólogo Iván Muñoz, de la U. de Tarapacá, quien descubrió los restos de once chozas (círculos formados por piedras que sujetaron toldos de totora) con sus respectivos fogones. Entre ellas se hallaba parte de un esqueleto humano: el cráneo, algunas vértebras, la pelvis y huesos de las piernas. En 1990, el fechado radiocarbónico de huesos y fogones arrojó 8.900 años. Son los restos humanos más antiguos de la milenaria historia de Arica. Su propio Adán local.
Read more