TNE: El último diálogo

Compartir

Cuando Galileo escribió sus “Diálogos…”, el último capítulo de su libro se perdió y solo recientemente fue encontrado en una biblioteca de Florencia. Los mismos personajes, Salviati, Sagredo y Simplicio, discuten sobre la ciudad de Chanchiago, que en el siglo XVII era atravesada por un río, y que entró en efervescencia cuando los estudiantes de postgrado de la ciudad solicitaron a las autoridades una rebaja tarifaria en los pasajes en bote para atravesar dicho río.

SAGREDO: Mi muy estimado Salviati, ¿a qué decías que se debía la durabilidad de los botes de nuestra ciudad?
SALVIATI: Bueno, eso es gracias a los nuevos materiales que están ocupando, especialmente la madera, que…
SIMPLICIO: (Interrumpiendo) ¡Qué botes ni qué diablos! ¡Nuestros botes siguen siendo los peores en estructura y velocidad!
SALVIATI: Eso es naturalmente erróneo, mi querido Simplicio.
SIMPLICIO: ¿Acaso no me escuchaste? Claramente no sabes nada de botes.
SALVIATI: Simplicio, la madera nueva, crecida localmente, es perfecta para construir botes.
SIMPLICIO: ¡Patrañas! Son lo peor, por eso siempre perdimos las carreras de botes contra los Polutos de más al norte. Si al menos nos hubiéramos…
SALVIATI: ¡Simplicio!
SIMPLICIO: ¿Qué?
SALVIATI: La última carrera la ganamos nosotros.
SAGREDO: Eso es cierto, Salviati, lo recuerdo bien.
SIMPLICIO: (Perplejo) Pero… eeeeh… fue suerte.
SAGREDO: A mi parecer fue un acierto de las investigaciones de nuestras universidades, que encontraron los materiales perfectos para construir los botes.
SALVIATI: Estás en lo cierto, Sagredo. Es más, fue un estudiante de postgrado el que encontró la forma de hacer crecer los árboles que necesitábamos en las cercanías de la ciudad, cuando antes debían ser importados desde el norte.
SAGREDO: A propósito, ¿no estaban estos estudiantes haciendo gestiones para obtener la TNE para cruzar el río en los botes públicos?
SALVIATI: Así es, Sagredo, la “Tarjeta Naviera Estudiantil” es un beneficio que de todas maneras se merecen los estudiantes de postgrado.
(Dirigiéndose a Simplicio) ¿No lo crees así, estimado Simplicio, tú que hasta hace poco trabajabas en la Junta de apoyo estudiantil?
SIMPLICIO: ¿Qué es un postgrado?
SAGREDO: Ja, ja, ja. Hasta yo sé lo que es eso, Simplicio. Se trata de estudios de investigación que hacen los profesionales después de obtener su pregrado.
SIMPLICIO: ¡Pero entonces es ridículo darles TNE! Esos son programas que cursan los dueños de las empresas ¿Por qué el estado tendría que ayudarlos?
SALVIATI: Nuevamente equivocado, querido Simplicio ¿Recuerdas a aquél que iba a tu lado en el bote hace una hora?
SIMPLICIO: ¿El joven que leía libros mientras nosotros disfrutábamos el paisaje?
SALVIATI: Exacto, él era un estudiante de postgrado.
SIMPLICIO: Pero… su vestimenta no era nada de ostentosa, no parecía el típico burgués de la zona.
SALVIATI: Tú lo has dicho, Simplicio. La mayoría de los estudiantes de postgrado son profesionales que optaron por la investigación en vez de firmar un contrato con una empresa.
SAGREDO: ¿Entonces no gozan de un sueldo?
SALVIATI: Correcto, Sagredo, ellos necesitan apoyo. Estarás de acuerdo ¿No, Simplicio?
SIMPLICIO: No lo creo, el médico de mi cuadra está estudiando para anestesista, y a pesar de ello, recibe una remuneración mejor que la mía.
SAGREDO: Tengo entendido que las especialidades médicas NO son postgrados. Así que no serían parte de esta discusión.
SALVIATI: Dices lo correcto, Sagredo, aunque algunas universidades decidan ayudarlos de todos modos.
SIMPLICIO: Muy bien, lo entiendo, ¿pero qué hay de mi jefe? él está haciendo un diplomado muy caro y, sin embargo, le sobra el dinero. No debieran darle TNE.
SALVIATI: Ahora sí acertaste, querido Simplicio, pues los diplomados tampoco son postgrados.
SIMPLICIO: ¿Entonces qué es precisamente un postgrado?
SALVIATI: Estudios de mayor grado, o sea, Magíster y Doctorado.
SIMPLICIO: Mmmmm… Ya veo. Aparecerá una avalancha de estudiantes pidiendo la TNE, será un tremendo problema burocrático cuando TODOS ellos hagan el trámite, entonces se usarán recursos que podríamos destinar a otras cosas.
SALVIATI: En la Universidad más grande de la ciudad ni siquiera la mitad hizo el trámite, solo el 42%, tendencia similar al resto. Al parecer NO TODOS la necesitan, sólo los que presentan desmedro socioeconómico.
SAGREDO: ¿Y cómo determinarán que existe desmedro socioeconómico, sabio Salviati?
SALVIATI: Los que dedican horario completo a su postgrado no tiene más ingresos que su beca, si es que tienen alguna, por lo que es claro el desmedro. Los que tengan dedicación parcial deberían acreditarla por los cauces tradicionales.
SIMPLICIO: Un momento, Salviati, ya que sabes tanto… ¿De cuánto dinero estamos hablando en el caso de las becas?
SALVIATI: Es variable, Simplicio. Algunas superan por poco las 200 monedas de oro y otras llegan a las 560.
SIMPLICIO: ¡Ajá! ¡Entonces tenemos estudiantes que están ganando más que el sueldo mínimo! Respóndeme esto, Salviati, y evita los eufemismos ¿Por qué un trabajador de esta ciudad que gana el sueldo mínimo debe pagar su pasaje completo y el estudiante que gana 560 monedas de oro debe tener regalías tarifarias?
SAGREDO: Al fin planteas algo coherente, Simplicio. Yo también me lo pregunto, Salviati ¿Podrías despejarnos esa duda?
SALVIATI: La respuesta es simple y directa, amigos. El trabajador, en su digna labor está buscando el beneficio personal a la vez que entrega su trabajo a un privado que lo recompensa con dinero.
El estudiante precisamente renuncia al que podría ser un jugoso sueldo profesional para poder dedicarse íntegramente a entregar un beneficio al estado, el producto de su investigación, algo que va en beneficio de toda la comunidad ¿Qué puede ser más meritorio que eso?
SAGREDO: Me has convencido con tu sabiduría, amigo Salviati. La TNE debe ser entregada a los estudiantes de postgrado.
SIMPLICIO: Un momento ¿Qué beneficio me trae a mí tener estudiantes de postgrado investigando?
SAGREDO: (Interrumpiendo) Permíteme intervenir, Salviati, creo que puedo responder eso. Como conversamos antes, las investigaciones acerca del cultivo de especies forestales útiles para la navegación han permitido desarrollar nuevos botes que nos permitieron ganar las últimas carreras que tanta alegría nos trajeron.
SIMPLICIO: Alegría para ti será, ¿Qué me importan a mí esas carreras?
SALVIATI: Quizás sí te importe que la mejora en los materiales haya hecho botes más durables, disminuyendo los costos de mantención, lo que se ha traducido en la posibilidad de hacer transbordos sin pago adicional.
SIMPLICIO: (Perplejo) Mmmm… Sí, pero… no me convence que… eeeh… ¡Miren, ahí viene uno de los marineros que trabajan en los botes! Seguro tendrá razones para no aceptar que le imponga otra rebaja en los pasajes.
SAGREDO: Creo que lo conozco ¿No es uno de los principales marineros dueños de botes?
SIMPLICIO: Sí, es el señor Marinerakis.
MARINERAKIS: Saludos, nobles señores. Me pareció escuchar mi nombre ¿Hay algo que pueda hacer por ustedes?
SIMPLICIO: Señor Marinerakis, ¿sabía usted que existen mociones para otorgar rebajas en la tarifa de sus botes para los estudiantes de postgrado?
MARINERAKIS: ¡Qué! ¿Otro grupo más de flojos que quieren que les regalen todo?
SAGREDO: ¿Flojos? Hasta donde tengo entendido, los estudiantes de postgrado deben estar dentro de los ciudadanos más sacrificados.
SALVIATI: Aciertas en eso, buen Sagredo. Los estudios son duros, las tesis son largas y no tienen horario para ello, trabajan de día o noche, o ambas. Incluyendo fines de semana.
MARINERAKIS: Yo también he tenido una vida bastante sacrificada, y aún así me las arreglé. Y siempre pagué mi pasaje completo. Ellos tienen su beca, que paguen con ella.
SAGREDO: Creo que a estas alturas, el mismo Simplicio puede rebatir ese argumento. Los estudiantes de postgrado trabajan para el estado, para todos nosotros.
MARINERAKIS: (Dudando) Eeeeh… Mire, no sé. Lo que es claro es que en este momento el sistema de botes está con un tremendo hoyo financiero. Dado el déficit que existe, es inviable pensar en más rebajas tarifarias.
SALVIATI: Señor Marinerakis, Si usted rechaza otorgar la TNE a estudiantes de postgrado y así evitar mayores apuros financieros, permítame decirle que sus matemáticas y su contabilidad son en extremo limitadas.
¿Por qué, se preguntará usted? Hagamos un ejercicio simple: Cuente los estudiantes de postgrado que harían uso de la TNE y compárelos con el total de usuarios de los botes.
Mire, el último censo, de hace 8 años ya, indicó que la población urbana de esta región, sus potenciales usuarios, superaba largamente los 4.000.000 de personas. Usando este valor, y suponiendo que en estos 8 años la población no ha aumentado, hagamos la comparación con los estudiantes de postgrado: La fracción que solicitó la TNE no supera los 6.000 estudiantes. Un cálculo simple le dirá que éstos representan el 0,15% del total de usuarios ¿Pretenderá usted que este 0,15% significará alguna diferencia real para afectar el déficit financiero del sistema?
Si queremos solucionar el problema del déficit, créame que no sacamos nada con negarle la TNE a los estudiantes de postgrado. Ese hoyo debe ser abordado por políticas más gruesas y nuevas normativas, por ejemplo, aquellas que eviten la presencia de polizones que evaden el pasaje.
SAGREDO: Qué contundente análisis, amigo Salviati. Una vez más ha sido un placer escuchar tus sabias palabras. Quizás si más gente te escuchara, nuestra ciudad sería un lugar más bello para vivir.

Autor:

Carlos Salazar Morey
Bioquímico, PUC
Magíster Cs. Agricultura, PUC

Comentarios de Facebook

4 comentarios sobre «TNE: El último diálogo»

  1. Felicitaciones Carlos, de película… de hecho, no se podría hacer un video y subirlo al youtube???

Los comentarios están cerrados.