“Un crecimiento de 5% anual por una década transformaría totalmente a Chile”

Experto en crecimiento y en economía política, Acemoglu expondrá este lunes en el CEP.

Por Mauricio Rodríguez

No necesariamente hace falta volver al período de oro de la economía chilena para que Chile pueda alcanzar estatus de nación desarrollada. Si bien un crecimiento del PIB de 7% aún despierta añoranzas, el economista del MIT, Daron Acemoglu, cree que una expansión sostenida de 5% durante una década sería suficiente para cambiarle la cara al país.

Especialista en crecimiento económico y economía política, Acemoglu es autor de varios artículos clásicos en varias áreas de la economía. Entre los reconocimientos que ha logrado se encuentra la medalla Bates Clarke al economista americano menor de 40 años más influyente. El académico expondrá este lunes sobre políticas de desarrollo económico en un seminario organizado por el CEP.

Las autoridades chilenas se han propuesto lograr el nivel de nación desarrollada en 2018. ¿Es viable alcanzarlo en menos de una década?

Chile es un país de ingreso medio. Sin un boom duradero de recursos naturales, especialmente cobre, es improbable que pueda crecer sostenidamente a tasas como las de China. En varios aspectos, Chile ya tiene instituciones políticas y económicas modernas, si bien éstas podrían mejorarse. Ahora, puede alcanzar tasas de alrededor de 5% de manera sostenida, aunque eso no le hará alcanzar los niveles de ingreso de EEUU o Europa occidental. Pero un crecimiento de 5% anual por una década, transformaría totalmente la economía y sociedad chilenas.

¿Qué tipo de reformas se requieren para tener un crecimiento más rápido?

Un país como Chile no puede crecer sostenidamente si se especializa en manufacturas de bajo valor agregado, debido a que ellas están disponibles mucho más baratas en China, India o Indonesia. La disponibilidad de gran cantidad de trabajo barato en la economía global es un desafío real para países como Chile. Esto significa que debe diversificarse hacia alta tecnología, sectores de alta especialización y hallar nichos ahí. Chile tiene una fuerza laboral relativamente calificada, pero debe desarrollar tecnologías e infraestructura para hacer mejor uso de estos trabajadores. Esto requiere invertir en innovación y en una rápida importación de nuevas tecnologías.

¿Qué debe priorizar: sus propios inventos o copiar tecnología?

El término amplio de investigación y desarrollo (I&D) es central. No es tan importante que Chile tenga un laboratorio físico que compita con los mejores, o que tenga universidades que compitan con el MIT o Harvard. Lo importante es tener universidades de alto nivel y orientadas a la investigación, de manera que produzcan ingenieros bien capacitados, quienes tendrán un rol clave en la importación, adopción y uso de las tecnologías que se usen en cualquier parte del mundo. Ellos serán también los que creen los propios nichos y sectores de alta tecnología. Este tipo de crecimiento es imposible sin una inversión significativa en I&D.

¿Qué opina sobre la “guerra de divisas”? ¿La apreciación del yuan terminaría con los desequilibrios globales?

Creo que se ha puesto mucho énfasis en los tipos de cambio. El problema de EEUU es la falta de ahorro. Es importante que cuando la recesión haya pasado, EEUU empiece a incrementar su tasa de ahorro. Culpar a China me parece como evitar el problema real.

¿El relajo cuantitativo de la Reserva Federal será suficiente para estimular la economía? ¿Ve riesgos de inflación?

Hay problemas estructurales en EEUU que no pueden ser resueltos por una política monetaria agresiva. Durante los últimos 30 años ha estado en medio de una reasignación de la fuerza laboral, desde trabajos manufactureros de calificación media, a uno de dos: ocupaciones en el sector servicios de baja calificación o a puestos manufactureros o de servicios de alta calificación. Este es un proceso lento y doloroso, pues muchos trabajadores que antes tenían altos ingresos en la manufactura no desean ganar menos en el sector minorista o de servicios, o no tienen la calificación necesaria para el sector de alta tecnología. Esto implica que habrá presiones para que el desempleo se mantenga alto. Otro aspecto del problema estructural es el déficit de ahorro en EEUU. En algún momento, más relajo cuantitativo y más política monetaria relajada se traducirá en inflación. Podríamos estar cerca de ese punto. Por el otro lado, se podría argumentar que el riesgo de una inflación un poco mayor en los próximos años es un riesgo que vale la pena correr, para asegurarse que la reactivación no fracase. Esa es la visión de muchos macroeconomistas y puedo entenderla. Pero creo que también debemos ser realistas sobre los riesgos.

¿Los países emergentes podrán sostener el crecimiento global?¿Alcanzará la economía china a EEUU?

Las economías emergentes que desarrollen instituciones económicas y políticas inclusivas pueden hacerlo. Pero toma tiempo formarlas y tanto la tecnología como el capital humano y físico se acumulan lentamente. China ni siquiera es un país de ingreso medio y no está claro que pueda transformar sus instituciones y tecnología, porque su desarrollo ha sido desigual y las instituciones políticas son muy rígidas, no tienen la flexibilidad para permitir la próxima etapa de reformas y crecimiento.

Fuente: La Tercera – 6 Noviembre 2010

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.