Un fondo le entregará a la ciencia chilena equipos de nivel mundial

Compartir

Conicyt repartió $7 mil millones en cuatro proyectos: Un secuenciador de genoma, un súper computador, un nuevo bioterio (un laboratorio para criar animales de investigación) y un centro de microscopía se instalarán este año en tres universidades, pero serán aprovechados por toda la comunidad.

Gabriela Bade y Yasna Kiessling

Un fondo para todos. No es exactamente así, pero el Primer Concurso Nacional de Equipamiento Científico y Tecnológico Mayor se pensó para que su uso fuera compartido por toda la comunidad científica chilena. La razón es que se trata de un esfuerzo país para acceder a equipos de primer nivel mundial en áreas que se consideran prioritarias para la investigación en Chile.

Es así como Conicyt distribuyó más de siete mil millones de pesos en cuatro proyectos liderados por las universidades de Chile, Católica y de Concepción. Ese dinero será destinado a la compra de equipos para proyectos en microscopía, genómica, computadores de alto rendimiento y la generación de un bioterio (laboratorio donde se crían animales genéticamente modificados para la investigación científica) con estándares de excelencia global.
“Hay equipos a los que no se puede acceder con los fondos existentes. Por eso analizamos los grandes grupos de investigación y vimos que si ellos contaban con mejores equipos, podían hacer una investigación más rápida y avanzada”, explica Isabel Meneses, directora del programa de Investigación Asociativa de Conicyt.

Buen comienzo

Por eso se generó el concurso y finalmente Conicyt está haciendo esta primera entrega. ¿Habrá más? “La periodicidad del concurso va a depender de los recursos que se asignen dentro del presupuesto”, sigue Meneses.
Pero para empezar no está nada de mal. Al menos así lo manifiestan los líderes de cada proyecto. “Me alegro enormemente de que hubiera voluntad de aunar fuerzas”, dice Eduardo Vera, director del Laboratorio Nacional de Computación de Alto Rendimiento, dependiente de la Universidad de Chile.

Este proyecto obtuvo $1.903.392.400 para seguir desarrollando un trabajo que comenzó en 2010 con la compra de un súper computador IBM. Con estos nuevos recursos la capacidad de procesar datos aumentará más de tres veces la actual. Pero, además, “podremos hacerlo disponible para las necesidades computacionales de alto rendimiento de manera remota”, sigue Vera, quien enumera que en el proyecto participan también la UC, Usach, USM y Católica del Norte, entre otros organismos.

Microscopios al día

La otra apuesta de la U. de Chile es el Centro Nacional de Genómica, Proteómica y Bioinformática, que obtuvo $1.683.110.000. Estos recursos se usarán para la compra de un secuenciador de genoma. Un equipo semejante al que el año pasado adquirió la U. Mayor. “Ahora la idea es trabajar en colaboración con ellos”, explica Romilio Espejo, director del centro. Otra prueba del espíritu de colaboración es que la entidad funcionará en un edificio de la U. Católica y habrá participación de otras universidades. “Con el tiempo va a tener una personalidad jurídica propia y va a ser independiente”.

La U. de Concepción, en tanto, se adjudicó $2.190.022.000 para la creación del Centro de Microscopía Avanzada. “Estará compuesto por cuatro microscopios de última generación basados en la utilización de luz láser. El láser genera imágenes de alta resolución que pueden servir para diferentes áreas de conocimiento”, señala Francisco Nualart, director científico del centro.

Por último, la Universidad Católica ganó $1.224.267.000 para “la creación de un bioterio de clase mundial que asegure la calidad de la I+D+I en Biotecnología”. “La misión es proveer de roedores a quienes estén haciendo investigación en proyectos científicos y que estos animales sean mantenidos (dado que son especies de laboratorio) dentro de las normativas éticas internacionales”, explica Claudia Sáez, directora del proyecto.

Fuente: El Mercurio – 5 Enero 2011

Comentarios de Facebook