Un tesoro que se debe explotar. Biotecnología: el diamante que brilla ante los ojos de la región (del Biobío)

Compartir

Si de ciencia y tecnología se trata, uno de los grandes legados que quedan en este Bicentenario, es el trabajo que en la zona se ha hecho con la biotecnología. Recursos naturales, académicos y humanos. Todo lo necesario tiene la Región del Bío Bío para ser líder en su desarrollo. Expertos proyectan como efectos de la biotecnología empleos masivos, cuidado del medioambiente, seguridad energética, alimentaria y de salud.

Por Paz Moraga Sabaj

Año 2050. El árido desierto del norte se ha extendido más allá de la zona central, pero las plantaciones de eucalipto y pino son prósperas en el país; la riqueza de ciertas potencias está dejando de ser el petróleo y la generación de “oro verde” es la clave, siendo Chile uno de sus principales exportadores; la lucha por alimentar a las poblaciones es cada vez más descarnada, pero a nivel nacional eso ya no es tema; y para que decir los avances médicos, hace un par de años que varios tipos de cáncer ya no atacan a los habitantes de esta larga y angosta faja de tierra.

Todo eso, y más, puede ser realidad si desde ya en Chile se comienza a mirar a la biotecnología como un tesoro nacional, tal como hoy sucede con el cobre, y se comienza a explotar desde todos sus ángulos. Si es así, la Región del Bío Bío tiene el rol protagónico, y uno de sus escenarios es el Centro de Biotecnología (CB) de la Universidad de Concepción.

Un largo camino

Cada día los investigadores de este centro trabajan para estar a la par, e incluso un paso más adelante, que aquellos países donde existen estrategias concretas respecto al desarrollo de la biotecnología, lo que Chile aún no tiene. “En 2002 hubo una decisión de tener una estrategia nacional de biotecnología. Nada de eso se volvió realidad”, señaló el Dr. Jaime Rodríguez Gutiérrez, director del CBUdeC.

Sin embargo, agregó, con el esfuerzo de las universidades y agencias de financiamiento como Corfo y Conicyt, se comenzaron hacer cosas y se desarrollaron líneas de investigación en todo Chile. Como era de esperarse en la región, esas líneas fueron dirigidas al sector forestal, acuícola, el desarrollo de biocombustibles, además de la biomedicina.

El CBUdeC es el caballito de batalla en esta cruzada, pero no es suficiente para las metas que se ha planteado el mundo científico local. Un Parque Científico Tecnológico, para el cual la universidad penquista ya tiene el terreno y el proyecto determinados, es el gran paso a dar para que el desarrollo en este ámbito sea completo. “Sin él, la verdad es que no tenemos muchas posibilidades de trabajar en grande y debe nacer de la mano del Estado, esa es la experiencia internacional y que ha sido un éxito”, aseveró el Dr. Juan Carlos Vera Cárcamo, director Programa Biomedicina UdeC.

Más allá de “creerse el cuento”, los especialistas aseguran que la región tiene no sólo la potencialidad académica y el interés de las empresas, sino que además el capital humano capacitado para salir adelante: “Aunque se necesita mucho más, los recursos humanos están”, indicaron los investigadores del centro y agregaron, “a través de la biotecnología, podemos ser capaces de cambiar la calidad de vida de los habitantes de la región, o sea, generar empleos, tener mejores trabajos. Necesitamos saltos mayores, los que no son espontáneos, acciones definidas, con un grado de decisión mayor”.

TRAS EL CÁNCER

En el caso de biomedicina, Chile no se diferencia mucho del resto de los países, aquí los problemas grandes son cáncer, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y degenerativas. Sin embargo, el Dr. Juan Carlos Vera advirtió que hay que poner atención con lo que sucede en el sur del país, y también en la región.

“Tenemos un problema serio que no ha sido atacado en la zona: cáncer a la vesícula, que aqueja principalmente a las mujeres en Chile y, peor aún, tiene una mayor incidencia en el sur del país. Entonces, si hablamos de un problema en biomedicina a nivel local, ahí lo tenemos y no ha sido atacado”, precisó el investigador.

Futuro

Mirando a futuro, Vera enfatizó que si hay éxito en lo que están emprendiendo, “vamos a poder producir mejores drogas, más baratas. Vamos a producir productos biológicos, que son moléculas humanas utilizadas para tratar enfermedades, aquí en Concepción, porque tenemos toda la tecnología para hacerlo”.

Y puntualizó el académico de la Universidad de Concepción, “la biotecnología, en el área biomédica, tiene posibilidades increíbles. Entonces la pregunta es ¿nos vamos a quedar fuera de esta carrera en la región?”.

ORO VERDE

Cuando el Dr. Jaime Rodríguez habla de los biocombustibles se apasiona y cualquiera sale de su oficina convencido que ese es el futuro de Chile. “El mundo tiene desafíos claves por delante, por supuesto que todo lo que hagamos es lateral si no consideramos que tenemos un peligro tan grande como consecuencia del cambio climático. El precio del petróleo sube, el petróleo fácil se acaba y con el petróleo difícil de sacar sucede lo del Golfo de México”.

Un cambio

Por lo tanto acotó Rodríguez, se ha tomado como desafío promoverlos resolviendo así los temas anteriores, pero además se generan divisas, empleo, un nuevo impulso a las áreas rurales, promoviendo nuevos emprendimientos. “Eso puede cambiar el panorama regional y nos da un bien que no podemos subestimar en Chile, la seguridad energética”.

La clave son los biocombustibles de segunda generación, “somos líderes en el área forestal. Podemos sacar biocombustibles de nuestros bosques, tenemos una inmensa costa donde podemos sacar de las microalgas y tenemos espacios para producir biodiesel de microalgas. El impacto que puede tener en el futuro en la región no se ha dimensionado”, aseguró el director del CBUdeC.

ÁRBOLES SANOS

Las empresas forestales ya están trabajando con biotecnología. Y es que no se pueden dar el lujo de enfrentar las enfermedades que año a año atacan a sus productos. “En cuatro años que llevamos de investigación conjunta, hemos logrado bastante avances, a pesar que en el sector forestal las respuestas son en mediado plazo, por la demora en el crecimiento del producto”, explicó la Dra. Sofía Valenzuela Águila, especialista en biología molecular, genómica y bioseguridad.

El objetivo es “ponerse el parche antes de la herida”, porque a pesar que Chile es el cuarto exportador forestal a nivel mundial, países que no son tradicionalmente forestales, como Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia, están haciendo mucha investigación en el área genómica. “No nos podemos dar el lujo de decir, somos los cuartos exportadores, nos quedamos aquí y vemos como crecen los eucaliptos, viene un patógeno, o un hongo y hasta ahí llegamos”, advirtió.

Por eso las metas en esta área son variadas, como llegar a tener plantaciones forestales más sustentables y libres de enfermedades. Pero, a su vez, tener árboles que puedan crecer en terrenos que no son viables para ello, preparándose así para las posibles consecuencias del calentamiento global: zonas mas áridas y suelos más salimos. “Chile es uno de los países que puede ser pionero en tener árboles modificados”.

CONTROL DE MICROORGANISMOS

Para el Dr. Homero Urrutia Briones, especialista en biotecnología ambiental de las biopelículas microbianas, que los microorganismos lleven tres mil 500 años en el planeta, significa inevitablemente que a ellos les ha dio bien durante mucho tiempo. Para vencerlos. la biotecnología resulta una buena herramienta para interferir estos organismos, teniendo como consecuencia la obtención de productos asociados a control de enfermedades infecto-contagiosas y también a control de microorganismos no deseados.

A mediano plazo, acotó el Dr. Urrutia, trabajan en la generación de moléculas generadas por plantas nativas de ecosistemas chilenos, altamente eficientes en controlar patógenos de plantas. La idea es generar “productos comerciales de tercera generación, que no tienen el impacto ambiental, como los metales pesados, además son biodegradables y se usan en baja concentración. Se ofrecen como productos de solución para el control de enfermedades de peces y plantas”.

En un plazo mayor, está contemplada la ciencia de los biomateriales, que funcionen como superficies activas respecto a inhibir la herencia microbiana. “Cuando estos materiales se usan, por ejemplo para prótesis o implantes humanos, estamos logrando que éstos no transporten, no adhieran, ni acumulen microorganismos dentro del cuerpo humano” sentenció el investigador.

8 AÑOS han pasado desde que un 16 de diciembre de 2002 se creará el Centro de Biotecnología de la UdeC, dando respuesta a la Estrategia de Desarrollo de la región de los años 2000-2006. El edificio del centro fue inaugurado en 2005, destacándose por su alta tecnología.

34 EMPRESAS participan en este centro en el marco de los diferentes proyectos que allí se desarrollan. Tal como reconocieron los entrevistados, tener un centro es trascendental y un paso que fue importante, pero la biotecnología debe seguir creciendo y más entidades deben participar.

Fuente: El Sur de Concepción – 18 Septiembre 2010

Comentarios de Facebook

Un comentario sobre «Un tesoro que se debe explotar. Biotecnología: el diamante que brilla ante los ojos de la región (del Biobío)»

Los comentarios están cerrados.