Visión del Seminario “Científicos Unidos por la Reconstrucción de Chile”

Compartir

Científicos Unidos por la Reconstrucción de Chile

Cuando nos llegó el mail informativo del seminario titulado “Científicos Unidos por la Reconstrucción de Chile” realizado en el auditorio de Telefónica el viernes 19 de marzo, creímos que era una gran oportunidad de ver al fin a la comunidad científica reunida, a nuestros decanos, profesores, presidentes de sociedades científicas y a nuestros compañeros en una charla que no puede ser más oportuna. El título prometía mucho, por fin los científicos de Chile nos íbamos a congregar para aunar fuerzas ante una situación que así lo amerita. Sin embargo, para algunos de nosotros, fue una desilusión ver sólo a unos pocos, a los mismos de siempre que destinan parte de su valioso tiempo en ayudar a sus pares, o más bien, en interesarse por saber de primera mano sobre cómo fueron afectados los laboratorios, las investigaciones, a los profesores y a los alumnos de postgrado.

Científicos Unidos por la Reconstrucción de ChileSi la participación raya lo cuestionable, lo peor de todo fue que al terminar la charla (y transcurridas ya tres semanas desde el terremoto) las conclusiones resultaron escasas, lo que se traduce en que NO EXISTE una postura clara de parte de las universidades chilenas hacia sus pares damnificadas, tampoco una manifestación de los profesores indemnes para elaborar un plan de acción tendente a apoyar a sus colegas que ya no pueden continuar sus investigaciones, por ejemplo, recibiendo en sus laboratorios a los tesistas que lo requieran.

Esta actitud de no-acción se manifestó sin recato, pero con cierto grado de autocrítica, al escuchar a uno de los panelistas decir que “los científicos somos básicamente egoístas y que nos cuesta salir de nuestros laboratorios”, lo que lamentablemente constituye una verdad dolorosa, ya que me parece que ninguno ha tenido reparos en suspender sus actividades habituales para asistir a congresos de nuestras respectivas especialidades y tratar de formar redes de apoyo nacionales e internacionales; sin embargo, cuando nuestros pares y nuestra nación nos necesita, estamos muy ocupados, tenemos que hacer clases (que no es impedimento cuando se trata de viajar al extranjero), tenemos reuniones de laboratorios, etc. Estas no son más que excusas absurdas y que no deberíamos escuchar.

La función del científico debe ser buscar el conocimiento no sólo para entender los fenómenos de la naturaleza, sino también para ayudar al desarrollo, mantención y protección de la humanidad, y por lo tanto ser una voz de alarma, una guía para la sociedad en todos sus ámbitos. Esto es especialmente válido si entendemos que es el estado el que nos financia, los científicos le debemos al país nuestra formación, nuestros laboratorios y nuestros proyectos.

El hecho de “vivir” en nuestros laboratorios no debería ser pie para que nos comportemos como ermitaños, no entregando nuestro conocimiento a los demás, o no difundiendo de la mejor manera lo que le importa a nuestros compatriotas… ¡somos parte de la sociedad! Algo tan sencillo como llamar a la prensa o escribir un artículo ahorrarían al país millones de pesos, dolores de cabeza y llanto. En ese sentido también somos culpables de lo que puede estar sucediendo en este minuto, en que las frases “si se hubiera hecho esto” o “si me hubieran escuchado” salen a la palestra en forma de crítica a los demás, a las autoridades, a los de afuera (del laboratorio). Nuestra motivación no debería ser sólo publicar en un Journal, sino también proveer a la sociedad de información relevante cada vez que sea posible o atingente.

Científicos Unidos por la Reconstrucción de Chile

Dentro de todo este marco, es un orgullo formar parte de la ANIP, que en conjunto con Redciencia y Bioquimica.cl, está haciendo un catastro para poder reubicar a los tesistas de doctorado. A quienes lean estas líneas los invitamos a unirse a la reconstrucción de Chile, a ver más allá de sus laboratorios y de sus universidades. Estamos en una sociedad que financia nuestra gran pasión, que es la ciencia, financia la “formación de capital humano avanzado”; es el momento de devolverle la mano a este país y sentirnos orgullosos de ser ese capital humano avanzado que liderará las políticas científicas en el futuro próximo. Está en nuestras manos, los “investigadores jóvenes”, cambiar la perspectiva que tiene la sociedad respecto a los científicos y la de los científicos respecto a la sociedad; ambas partes comparten derechos y deberes. Somos entes sociales; no estamos en burbujas que nos protegen de la adversidad, por lo que debemos ponernos en el lugar de el otro, porque la adversidad no distingue entre razas, dominio de conocimiento, estrato social, religión, ni sexo; no podemos permitir que la búsqueda del conocimiento nos despoje de nuestra esencia, ni que la indiferencia gane parte en nuestros corazones. Al fin y al cabo, ¡lo que buscábamos saber en el día de hoy era lo que podíamos hacer por el país, y no lo que el país podía hacer por nosotros!

Autores:

Carolina Muñoz
Químico, mención Industrial, PUC
Doctorando en Química, PUC

Jonathan Martínez
Bioquímico, U. de Santiago
Doctorando en Bioquímica, U. de Chile

Comentarios de Facebook

2 comentarios sobre «Visión del Seminario “Científicos Unidos por la Reconstrucción de Chile”»

  1. Absolutamente de acuerdo con ustedes, pero sigo donde mismo (en el laboratorio) ¿existe alguna instancia en la que nosotros como cientificos podamos hacer un aporte concreto? (no solo construyendo media aguas). A mi se me ocurre que debieramos estar invadiendo los colegio, inclusos los que estan en el suelo, para enseñar a los niños cómo se hace ciencia y que es un paper, se a habaldo un monton del famoso paper que hablaba del terremoto, y la gente en general no sabe que existen revistas científicas…en parte es nuestra culpa y tenemos que hacer algo para equilibrar las cosas, creo yo.

  2. Te felicito por el artículo, sobretodo en la parte que hablas sobre devolverle la mano al estado, porque muchos piensan que tener una beca CONICYT o de otra entidad del estado, si bien uno se la gana por méritos, a mi parecer adquieres un compromiso con el país para colaborar con el, independiente del gobierno que sea, para sacarlo del subdesarrollo y mejorar la calidad de vida de todos y el resto de las generaciones. No para encerrarme en un Lab y no ver lo que me rodea en una actitud egoísta que lamentablemente se perpetúa en el tiempo de tutor a alumno.

Los comentarios están cerrados.